© Marta Pujades | Adriana Pazos Ottón | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Marta Pujades subversiva y en los límites de la identidad

ADRIANA PAZOS OTTÓN mirando a MARTA PUJADES

Acercarse a Marta Pujades es viajar con Orlando a través del tiempo. Con ese Orlando tan maravillosamente protagonizada por Tilda Swinton, encarnación de la ambigüedad intemporal y pelirroja.

Tengo que confesar que algo de los autorretratos de Marta me evoca aquella sensación de verdad no masticada que ha llevado a considerar Orlando como la obra más brillante de la producción literaria de Virginia Woolf. En este mismo caso y tras 100 años de reflexión parece que aún seguimos masticando, y me pregunto hasta cuándo?

Porque la obra de Marta es completamente contemporánea, sumergiéndose en el estudio y cuestionamiento de los límites de la identidad, las superficies, el espacio que nos rodea y nuevamente nuestra construcción consensuada y continua de género, que no cesamos de corroborar en cada mínimo acto reflejo.

© Marta Pujades | Adriana Pazos Ottón | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Stylized Repetition of Acts, 2018, Casal Solleric, Palma.

Esa dualidad y paradoja en la que construimos una identidad a partir del reflejo de los otros. La persistente resistencia y el fracaso de la modernidad en la que el proceso de construcción de la identidad personal se considera más un diálogo entre el individuo y el resto de miembros de la sociedad que el ejercicio individual por conocer la propia esencia.

Es aquí donde pone el punto de mira Marta Pujades y despacha en un solo gesto los cuestionantes más profundos, dejándolos en evidencia con claridad meridiana.

No en vano obtuvo una beca de residencia con el apoyo de Illenc para desarrollar parte del proyecto “A stylized repetition of acts” en L’Estruch Fàbrica de creació de les arts en viu de Sabadell y el Premio Ciutat de Palma Antoni Gelabert d’Arts Visuals 2016.

Es en su proyecto “A stylized repetition of acts” donde los estereotipos se retuercen en el arquetipo de la figura de “el bailarín”, que como ella misma comenta: “reproduce definiciones muy limitadas de lo que significa feminidad y masculinidad”.

© Marta Pujades | Adriana Pazos Ottón | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Stylized Repetition of Acts, 2018, Casal Solleric, Palma.

Es en lo limitado de lo limitado donde nos desenvolvemos, es allí donde nos construimos, es en ese estrecho equilibro donde marcamos el paso y repetimos las figuras. Las coreografías repetidas hasta el infinito, que la sociedad y nuestros grupos sociales recrean, expandidos como ondas alrededor de nuestro estático y perfeccionado movimiento.

Por eso me gusta cuando Simone de Beauvoir comenta: “La mujer y cualquier género es un situación histórica antes que un hecho natural”. Y Marta Pujades lo hace evidente trasmutando lo ambiguo para mostrarnos que no es cuestión de género, se sea hombre, mujer o el género que se sea, nada cambia dentro.

© Marta Pujades | Adriana Pazos Ottón | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Stylized Repetition of Acts, 2018, Casal Solleric, Palma.

Aquella transformación de Orlando que nos habla de la inmutabilidad del alma, de la estulticia de quienes consideran que los espíritus y las inteligencias de hombres y mujeres se diferencian en algo, más allá de los indicadores de cada individuo.

El cuerpo es aquí y siempre un conjunto de posibilidades, con el que podríamos danzar la disolución y la recreación constante del mundo, y por ende, de nuestra individualidad y de nuestra identidad.

© Marta Pujades | Adriana Pazos Ottón | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Homes coronats, 2016, Casal Son Tugores, Alaró.

En “Homes coronats” concedemos a la masculinidad un nuevo margen. Apenas nos salimos de las líneas divisorias y ya nos encontramos en un terreno disrrupitvo, como bien indica Marta.

Nuevamente tenemos que reorganizar nuestras ideas y mirada, porque la obra de Marta se presenta con una limpieza y equilibrio exquisito. Para leer la supuesta incomodad, tenemos que enfrentarnos a la honestidad que grita desde estos retratos de posturas que responden al canon clásico de lo masculino.

© Marta Pujades | Adriana Pazos Ottón | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Homes coronats, 2016.

Sólo al baco ebrio, trasgresor y orgiástico se le permitía la corona florida, vegetal, que ni eso, que eran parras. Pero sin embargo nos inquieta, nos perturba este hombre coronado. Algo se resiste, aún a sabiendas de todo el feminismo, y todo lo recorrido hasta ahora, el gracioso gesto de un tocado podría llegar a cambiar una sociedad entera, si mañana los hombres que nos rodean lo decidiesen. Así de sencillo amigos, y amigas.

Recogiendo a Judith Butler, también referente de Marta: “es en la relación arbitraria entre esos actos, en las diferentes maneras posibles de repetición, en la ruptura o la repetición subversiva donde se hallarán las posibilidades de transformar el género.”

© Marta Pujades | Adriana Pazos Ottón | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Homes coronats, 2016.

Y en esta corona de flores, recae todo el peso de una simbología tejida a fuerza de la repetición. Y a su vez la llamada, la afirmación del poder de autoproducción. Esto es: somos libres de reinventarnos, de invertir el código o de anularlo, simplemente porque está en nuestra esencia ser plurales y contenerlo todo, lo artificioso y antinatural es lo otro, es el no sentirse un ser expandido y complejo.

No existe la realidad innata, ni la imperturbabilidad del género. No existe una relación directa entre sexo biológico y sexo psicológico, y la obra de Marta Pujades nos lo recuerda, nos lo confronta. Es una pregunta personal que se lee en cada una de sus obras, y lo consigue con un gesto mínimo, casi puro, sin alterarse.Podríamos invitar a las series de proyectos de Marta, a un debate sobre identidad, enfrentar todas estas miradas hasta llegar a detrás, de detrás, de detrás….. ir quitando capas de yo hasta dejar lo mínimo imprescindible para reconocernos.

© Marta Pujades | Adriana Pazos Ottón | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Nosaltres, 2016.

Y repetir ese acto performático que sustenta la obra Nosaltres, 2016, una obra de fotografía, video y elementos de iluminación interactivos.

“Nosaltres se construye a partir de una sesión fotográfica con características particulares: el estudio es completamente oscuro, se ilumina solo con el destello de los destellos y causa un resplandor en las personas retratadas. Mientras tomo las fotografías, trato de mantener una conversación en torno a conceptos como el individuo (lo que eres), la subjetividad (lo que quieres ser) y la construcción social (lo que ellos quieren que seas).”

En definitiva, la lectura no es lineal nunca, la secuencia de resplandores y destellos es lo que nos conforma y nuevamente sólo existimos y somos en ese lapso intermedio de realidad propia. En Nosaltres se habla «metafóricamente de las tensiones entre lo particular y lo colectivo y las concepciones que cada uno tiene sobre ello», señala Pujades.

© Marta Pujades | Adriana Pazos Ottón | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Nosaltres, 2016.

Otro de los actos disruptivos que nos plantea Marta es la exacerbación del gesto. En su obra Carmí, 2015, el registro videográfico de una acción simple: aplicar lápiz labial, el gesto se amplifica hasta desbordar sus límites, un poco más allá ya es un acto subversivo de primer orden.

© Marta Pujades | Adriana Pazos Ottón | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Carmí, 2015.

Nuevamente la sencillez de su elección para el gesto, es el acto condensado de un estruendoso grito. Una ruptura con la institucionalidad de los elementos que configuran nuestra identidad de género y a la vez un paso para reconocer y elaborar nuestro propio campo perceptual, por una comprensión más amplia y profunda de la existencia humana.

En palabras de Marta Pujades: “ A grandes rasgos, los conceptos generales que articulan mi trabajo son la identidad y la imagen. Me interesa entender cómo se constituyen las diferentes construcciones de las identidades individuales y colectivas y cómo éstas se canalizan a través de representaciones visuales. En esta línea, me fascina el uso del retrato. Transversalmente, procuro incidir en el propio estatuto ontológico de la imagen, especialmente el de la fotográfica, lo que me lleva a tratar aspectos sobre la mirada o la percepción.

Suelo materializar estas inquietudes en proyectos donde la fotografía o el vídeo son los principales medios, pero también me interesan las prácticas inmateriales, como las acciones o los procesos relacionales.”

© Marta Pujades | Adriana Pazos Ottón | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Autorretrato múltiple de Marta Pujades.

Marta Pujades (Palma 1990) es licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona y graduada en el máster Fotografía y Diseño por la Universidad Pompeu Fabra y Elisava. Fue galardonada con el Premio Ciutat de Palma Antoni Gelabert de artes visuales 2016. Asimismo resultó ganadora del XXIII Premio Ciutat de Manacor de artes visuales 2016 y recientemente obtuvo una beca de residencia con el apoyo de Illenc para desarrollar parte del proyecto «A stylized repetition of acts» en L’Estruch Fàbrica de creació de les arts en viu de Sabadell.

Ha participado en diferentes exposiciones individuales y colectivas como «Índex. Señalar un punto indefinido» Galería Xavier Fiol Proyectos (Madrid 2017); «Hombres coronados» CCA Andratx (Andratx 2017); «August» Kunsträume Michael Horbach Stiftung (Colonia 2016); «De la vora a l’horitzó» Torre de Ses Puntes (Manacor 2016); «Amics de paraula» Galería Xavier Fiol (Palma 2017); «Present immediat» Centre de Cultura Sa Nostra (Palma 2017) o «La Gran Il·lusió» Sala d’Art Jove (Barcelona 2015)

© Marta Pujades. Web. Bio en MMM
Adriana Pazos Ottón. Web. Bio en MMM

Imagen destacada: Carmí, 2015.

Dejar una respuesta