miércoles, mayo 25, 2022

CARMEN CHACÓN. «Resiliencia»

"Resiliencia"

Tul, ramas de roble, pigmento, esparto, sangre artificial e impresión sobre tela.

500x100x100cm.

2011.

Si yo creyese en las casualidades, diría que es una gran casualidad que cuando yo estoy generando un tema concreto aparezcan los datos, pero yo creo en las concordancias – como diría Carl Jung – y es por eso que llega a mí un libro, en un instante concreto y en un escenario inusual.

Al abrir este libro ajeno, producto de un expurgo del Museo Provincial de Lugo, me impacta una foto en blanco y negro, que no tiene nada llamativo, una adolescente cuyo pie de foto reza: “Isabel en Leningrado, 1940.”

La pieza «Resiliencia» expresa el dolor y la violencia. En todos los proyectos están presentes, puesto que mi trabajo gira entorno a las dos caras la de la moneda. Una, la del reconocimiento del dolor, la evidencia de la Sombra. Y la otra, la capacidad de convertir la experiencia en una actitud que nos permita recuperar la capacidad de volver a vivir con una sonrisa. De seguir caminando y transmitir toda la fuerza de ser mujer.

No se trata de olvidar, se trata de reconvertir. En eso ha sido una maestra Isabel Argenina Álvarez Durán.

Carmen Chacón

Carmen Chacón fue presentada en la VI edición por Antonella Montinaro

LEER

Biografía

La obra de Carmen Chacón (A Coruña 1954) ha discurrido en constante revisión evolutiva durante las últimas cuatro décadas. 

Comienza (1982-84) y evoluciona a una deconstrucción de la imagen, abarcando espacios externos al cuadro hasta atraparse en un blanco vacío. 

Muestra además instalaciones, objetos ready-made y la caja, ésta, permanecerá omnipresente en todas sus obras y exposiciones hasta la actualidad. 

Reflexiona posteriormente sobre la conducta del ser humano, su ignorancia y desprecio por lo que nos rodea y todo lo que considera inferior, es decir, la naturaleza, la mujer. 

En posteriores etapas,1995 y siguientes aparece en su obra la fosilización, al fin y al cabo, en los fósiles están depositadas las emociones que han formado parte de las civilizaciones, la huella dejará una parte maravillosa y otra digna de Atila. 

En el Master de Creatividad Aplicada, gracias a Graciela Aldana (Universidad de Santiago de Compostela, 1997), toma contacto con los Arquetipos y estos comienzan a estar presentes como lógica progresión en su trabajo . 

El arquetipo y su Sombra, le llevan a investigar la obra de Carl Jung durante la década del 2000. 

En 2007 toma contacto con la psicología Gestalt, una evolución que da sentido a sus emociones, reconociendo la resiliencia , esencial para continuar. 

Sabiéndose depositaria de la herencia emocional de sus ancestros, de un inconsciente personal y colectivo, reconoce la losa a la hora de avanzar, un techo de cristal para romper y alzar el vuelo.  El precio de ser mujer es altísimo. 

Ningún tema (de género o naturaleza), está cerrado, trabaja elípticamente, estos se funden, (extinción y resiliencia) se retoman, se enriquecen. Poco ha cambiado, como para perder la preocupación o el foco, sobre los mismos. Evidenciar las agresiones a ambos, es su compromiso . 

Web

Carmen Chacón, en tercera persona

Os dejamos un pequeño extracto de la presentación que de Carmen Chacón llevó a cabo la directora de exposiciones de galería GAGMA, Antonella Montinaro.

Supongo que dedicarme al arte y a la educación artística era algo que estaba escrito en mi destino. Siempre recuerdo que cuando era pequeña y me regalaban una muñeca lo primero que hacía era quitarle la ropa e inventarme un vestido nuevo. Una vez hice un vestido con lonchas de jamón. …. Creo que soy artista y educadora desde que tengo uso de razón.

En la performance sigue siendo fundamental para mi la expresión del cuerpo y la voz pero la utilizo para filtrar heridas. Casi nunca hablo del dolor que estoy trabajando en esa acción por lo que el público hará su propia lectura, que es siempre válida. Yo soy una persona enormemente vital pero aunque suene extraño me cuesta mucho vivir. La performance me alivia.

La cultura ha sido siempre el territorio desde el que reivindicar cambios sociales porque nos acoge a todas y todos sea cual sea nuestra profesión. Así que debemos seguir gritando desde ella, protestando, sumando, y, en definitiva, avanzando con paso firme. Ya no hay excusas para no ser feminista. Toca ya un mundo feminista. Toca ya una cultura feminista.

Las mujeres hace mucho tiempo que luchamos por esa igualdad y somos conscientes del poder que tiene caminar juntas. Creo que el éxito del 8M fue una inyección de adrenalina para todas nosotras pero lo más importante es que muchos de los hombres que observan el feminismo actual como un capricho de la mujer moderna se dieron cuenta de que esto no va a parar. Nuestras demandas van a ir en aumento porque ya no demandan sólo las mujeres adultas, sino también sus hijas pequeñas.