lunes, julio 22, 2024

    Mariela A. Porras-Chaverri: artivismo desde el binomio arte-ciencia.

    TATIANA MUÑOZ BRENES mirando a MARIELA A. PORRAS-CHAVERRI

    El entusiasmo de Mariela lo conocí en una residencia artística sobre coleccionismo de artesanía y arte popular, sin duda uno de los lugares más improbables para conocer a una doctora en Física Médica con una carrera académica intimidante. Atraída por su elocuencia, inicié un acompañamiento curatorial de su obra y me encontré con la sorpresa de conocer a una mujer introspectiva y analítica, sensible y racional.

    Era 2020 cuando yo aún pensaba que el discutido binomio arte-ciencia estaba fuera de los límites de mis intereses artivistas [1], hasta que aprendí con Mariela que el tema me concernía y me atravesaba como cuerpo feminizado [2]. Juntas hicimos la exposición “Mamografías de una mujer que no existe” en 2022, donde por primera vez, en una exposición individual, Mariela socializó su creatividad y su facilidad para pasar de un registro al otro: de los datos a la estética, de la cuantificación a la intuición, de los gráficos a los vestidos, de los números a la visualidad y de la ciencia más dura al arte más conceptual.

    Un vistazo macro permite contextualizar el impacto social de la obra de Mariela. En 2019, la tasa mundial promedio de investigadoras era de sólo 29,3%, únicamente el 3% de los Premios Nobel en ciencias había sido otorgado a mujeres, sólo el 35% del estudiantado de carreras STEM [3] eran mujeres y las mujeres investigadoras aún se encuentran subrepresentadas en los niveles más altos de las carreras profesionales científicas [4]. A esto se suma la violencia estructural que ello representa en la brecha salarial, la reproducción de estereotipos y la falta de visibilidad de antecedentes femeninos en la Historia de la Ciencia oficial y mayúscula.

    Mi lugar como comisaria feminista se hace ahora más obvio, y más allá de las estadísticas y la necesidad de atender el tema, me comprometí a acompañar los procesos de producción artística de Mariela con un elemento afectivo de por medio. Con una escucha activa heredada de mi formación en psicoanálisis, he podido ser movida por esos sentires que la ciencia hace resonar en su vivencia como mujer. Mariela es sutil pero temeraria al enfrentar a un discurso del que poco se duda, pero que de neutral no tiene nada cuando notamos el origen patriarcal de la estructura de poder de la ciencia.

    El método de acompañamiento curatorial que le propuse me permitió comprender que la creatividad de Mariela se enlazaba con su capacidad introspectiva permanente y con su profundidad analítica, que demuestra que todos sus títulos académicos no son decoración. Miro a Mariela y ella se mira hacia adentro con facilidad, y su forma de ser -bienhumorada y comunicativa- le permite atender a través del arte aquello que no puede gritar.

    Aprendí que es urgente la reflexión crítica alrededor de dos lugares desde los que una mujer se relaciona con el discurso científico:

    – como científica: posición desde la cual no hay posibilidad de generar conocimiento desde lo subjetivo,
    – como corporalidad-objeto de investigación: a partir de métodos y modelos creados y desarrollados históricamente en su mayoría por hombres.

    En el primer caso, la científica denuncia la rigidez con que el discurso científico cierra la posibilidad de generar un conocimiento que contemple lo que resuena dentro de quien hace la ciencia. Es decir, lo subjetivo se reduce a datos por codificar, ignorando lo que hay detrás de las cámaras de esta ciencia que está siendo generada por esta persona. Es así como, con ironía, Mariela aplica lo lúdico y resemantiza los objetos con los que hace ciencia, haciéndolos obras de arte. Nos está proponiendo un registro novedoso al incluir todo ese resto al que el discurso científico típico le da la espalda, lo cual obliga a una apertura de las metodologías tradicionales de creación de conocimiento. Llevar la biografía, las emociones, las molestias y las frustraciones a la disciplina(da) Física, es un acto de resistencia.

    Capas heterogeneas, Mariela A. Porras Chaverri | Mujeres Mirando Mujeres | Tatiana Muñoz Brenes Capas heterogeneas, Mariela A. Porras Chaverri | Mujeres Mirando Mujeres | Tatiana Muñoz Brenes

    Capas heterogeneas, Mariela A. Porras Chaverri | Mujeres Mirando Mujeres | Tatiana Muñoz Brenes

    De la serie: Capas heterogéneas, 2019, recortes de papel bond sobre papel canson y bristol. Los collages se apropian de imágenes provenientes de artículos científicos sobre temas relacionados a mamografía y que forman parte de la literatura científica usada por la artista-investigadora en su trabajo de tesis. Los gráficos originales se convierten en vestidos al estilo de las “muñecas de papel”, prendas que vestirán a la figura arquetípica de la visión del mundo masculina y occidental, portadora de la bandera que ha unido a la ciencia y al arte históricamente: el Hombre de Vitruvio, de Leonardo da Vinci. La serie representa aspectos estéticos inherentes a la investigación científica y evidencian la otredad de la experiencia femenina dentro del discurso científico: los autores que deciden en la investigación sobre mamografías, son cuerpos que nunca se harán mamografías.

    En palabras de la artista: “las experiencias, las dinámicas sociales, el entorno cultural, los sentimientos de las personas participantes, sus recuerdos, sus corporalidades, quedan fuera del conocimiento que se codifica en los artículos científicos y de las diversas dinámicas de poder que mueven la ciencia”.

    Paper, Mariela A. Porras Chaverri | Mujeres Mirando Mujeres | Tatiana Muñoz Brenes

    Paper, Mariela A. Porras Chaverri | Mujeres Mirando Mujeres | Tatiana Muñoz Brenes

    De la serie Paper, 2021. Tres intervenciones realizadas a un artículo científico publicado previamente por la artista-investigadora. En esta pieza, se tachó con color negro todo aquello relacionado a procesos técnicos y científicos, y se marcaron con resaltador los componentes personales del proceso de investigación (nombres propios e intentos de subjetivación).

    Este proceso le permite a la científica-artista reapropiarse del control de las emociones cargadas sobre su investigación. Tal fue el caso de su obra de performance Defensa ante la tesis doctoral, donde ante una audiencia Mariela desplegó un monólogo sobre su vida en la academia y el impacto de la misma en su vida personal. Interactuando con su tesis desde la corporalidad, su estremecedora historia causó lágrimas y conmoción en una sala llena de público espectador.

    Performance, Mariela A. Porras Chaverri | Mujeres Mirando Mujeres | Tatiana Muñoz Brenes

    Mariela A. Porras-Chaverri performando en _Temporal, San José, Costa Rica, 2022. Utiliza un objeto de papel a partir de las páginas de su tesis doctoral, en cuyo proceso pudo interactuar con el documento más allá de las palabras que están escritas en él. La vestimenta usada durante su defensa de tesis se recontextualiza dentro de esta interacción emocional con la tesis-objeto y se evidencian los procesos emocionales vividos como mujer científica a lo largo del desarrollo de la investigación.

    Ahora bien, la relación de la mujer con la ciencia como cuerpo-objeto de investigación, Mariela la cuestiona a través de acuarelas que simulan mamas. El azar del viento y la sal sobre el agua hace que cada pieza tome sus formas particulares, sus rumbos inciertos, similares a la singularidad de nuestros cuerpos feminizados que la investigación en mamografía homogeniza con sus modelos de medición.

    Mamografías para una paciente que no existe, Mariela A. Porras Chaverri | Mujeres Mirando Mujeres | Tatiana Muñoz Brenes Mamografías para una paciente que no existe, Mariela A. Porras Chaverri | Mujeres Mirando Mujeres | Tatiana Muñoz Brenes

    Mamografías para una paciente que no existe, Mariela A. Porras Chaverri | Mujeres Mirando Mujeres | Tatiana Muñoz Brenes

    De la serie Mamografías para una paciente que no existe, 2020-2021, acuarela sobre papel. Imágenes estetizadas que se basan en la anatomía interna del seno, según aparece en las imágenes médicas de mamografías. Al igual que el arquetipo actual en la investigación, estas imágenes están basadas en anatomías irreales (pues no pueden ser de una mujer real), pero a diferencia de esa conceptualización sobresimplificada, las pinturas presentan diferencias claras en sus estructuras, obtenidas a partir de la manipulación de los materiales. A partir de ese juego es posible generar estructuras visuales que resuenan con las estructuras anatómicas reales y con ello interpela a la presencia de la mujer como objeto de estudio científico y las violencias sistémicas al tratar de encasillar los cuerpos femeninos dentro de modelos rígidos.

    Esta rebelión sutil a la academia, es una forma de poner a dialogar al arte con la ciencia de una manera en la que no encuentro precedentes. La obra de Mariela es síntoma, pero también sublimación, de un entorno científico y académico raramente feminista o amigable con la diversidad. Pero aún entre modelos patriarcales de censura, la artista logra denunciar las frustraciones de su lugar como mujer científica que piensa y siente, pero que también habla por todas como cuerpos-objetos de estudio, al denunciar la disonancia entre los cuerpos que producen la ciencia y los cuerpos que la reciben.

    Phantoms, Mariela A. Porras Chaverri | Mujeres Mirando Mujeres | Tatiana Muñoz Brenes

    Serie Phantoms, 2021, acrílico, papel y acuarela. La serie consta de cilindros con las dimensiones típicas de un modelo de seno en investigaciones en mamografía. El acrílico es un material muy utilizado en este campo de investigación, por lo que se recontextualiza el instrumento de laboratorio como obra artística, representativa tanto de los modelos precedentes sobre los que se construye el conocimiento científico (elaborado mayoritariamente por hombres europeos), como de las anatomías femeninas homogéneas y sobresimplificadas que se usan como arquetipo en esta disciplina. Uno de los cilindros se encuentra relleno de papel arrugado en forma de lóbulos mamarios, papel proveniente de la impresión de un artículo científico seminal en el área. Otro de los cilindros se encuentra intervenido con acuarela, de manera que a contraluz se pueden observar estructuras similares a las que se encuentran en una imagen de mamografía. El tercer cilindro se encuentra sin intervenir, lleno de aire, un material complejo, pero tan homogéneo e inexistente en la anatomía mamaria como los usados en la investigación científica.

    Mariela me invita a mirar a donde asustan. A un entorno que me incomoda porque debo ser sutil y es un epíteto que no se me da. Agradezco esta incomodidad, gracias a la cual expando mi compromiso ético y político hacia nuevas ramas del saber que estaban fuera de mi interés inmediato. Puedo resumir mi aprendizaje reconociendo que el peso emocional de ser una mujer científica dentro del saber hegemónico patriarcal, es el origen de esta obra artística cuya estética y concepto, los registros de datos numéricos no pueden comprender.


    NOTAS:

    [1] Intereses desde los cuales se escribe este texto, el cual refleja únicamente mi posición personal como mujer comisaria que mira a la artista.
    [2] Es un tema que afecta directamente a las mujeres cisgénero, a los hombres trans y a personas no binarias con cuerpo biológico de hembra. Asimismo, el asunto no afecta a todas las mujeres, siendo el tema de la mujer trans en la ciencia un tópico urgente de abordar en el medio artístico y en los círculos feministas.
    [3] Science, Technology, Engineering, and Mathematics (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).
    [4] ONU Mujeres. (2020). Las mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas en América Latina y el Caribe. https://lac.unwomen.org/sites/default/files/Field%20Office%20Americas/Documentos/Publicaciones/2020/09/Mujeres%20en%20STEM%20ONU%20Mujeres%20Unesco%20SP32922.pdf

    Tatiana Muñoz Brenes. Bio MMM. Web.
    Mariela A. Porras-Chaverri. Bio MMM. Web.

      Related Posts

      Arco iris, Laura Larocca | Mujeres Mirando Mujeres | María Lightowler
      Laura Larocca. Explorando la posibilidad de la vinculación emocional y ecológica con el paisaje. Proyecto Absorción.
      Gabriela Aberastury. Puertas a lo incognoscible desde el arte.
      #PortalDeIgualdad. Campaña por la Igualdad entre mujeres y hombres en el Museo y en la Educación
      Santa Lucía, Clemencia Labin | Mujeres Mirando Mujeres | Ana Isabel Orozco Aguilarte
      Clemencia Labin. Descubriendo la vida de una Artista

      Leave a Reply