martes, mayo 18, 2021

    Rosell Meseguer, la artista desacoplada

    ALICIA GONZÁLEZ (JABERBOCK)
    mirando a
    ROSELL MESEGUER

    Rosell no es una cowgirl, pero bien podría protagonizar uno de los westerns que Jordi Claramonte analiza como ejemplo del desacoplamiento, la figura que, sin terminar de ser acogida por la sociedad para la que resuelve un problema, en este caso, algo tan sencillo como saber mirar y luego desaparece de nuestras vidas rumbo a otra misión en la que mostrar las catas del tiempo.

    Entre el público estará quien eche de menos la referencia humana en Tamarugal que sabe a “El astillero” de Onetti… No hay tal, cada paisaje de Rosell Meseguer es la evidencia de una huella pesada que, sin estar hoy, cambia los pesos y medidas de los espacios.

    La creadora mediterránea toma esas representaciones formales, a veces sólo signos, para construir un archivo universal que nos remite a lo ancestral, a la piedra, a lo matérico convertido muchas veces en ofensa donde poner en práctica las operaciones de reconocimiento que propone. Es como si interpretara para nosotros un libro del que se hubiera perdido el código de lectura y ella ordenara los fenómenos puramente visuales mediante conceptos olvidados, a pesar de que con algunos mantengamos una vinculación casi identitaria.

    Proa. Batería de Cenizas. Metáforas de la Defensa. 2004 | ALICIA GONZÁLEZ (JABERBOCK) | ROSELL MESEGUER | VII MUJERES MIRANDO MUJERES

    Proa. Batería de Cenizas. Metáforas de la Defensa. 2004

    La contundencia de los bastiones en «Batería de Cenizas. Metodología de la defensa» contrastan con la fragilidad y la temporalidad que expresa la ruina de unos muros, la reflexión sobre la transformación que el hombre acomete en el paisaje, unas veces desde el brutalismo de esas metáforas alienígenas de su “Archivo Ovni” y otras en espacios vivos gracias a la industria extractiva en un tiempo, lastrados en la hora de la marcha con sus llagas.

    Los de Rosell son UFOs que adquieren las proporciones de enormes pechos brotados de la tierra, de la historia de los muros en Baleares a la salitrera chilena, antes espacio sin límites, horadados por una maquinaria que fragmenta los no-lugares para la economía, salvo que el turismo los haya recuperado de forma ¿menos? infamante.

    GLOBO Reflex Blue LPP61-BB, 2010. Impresión de tintas pictóricas a partir de diapositiva sobre Dibond. 100 X 150 cm

    GLOBO Reflex Blue LPP61-BB, 2010. Impresión de tintas pictóricas a partir de diapositiva sobre Dibond. 100 X 150 cm

    Sus piezas nos invitan a asomarnos desde ese “Tríptico Murales” que en lo impenetrable de su estructura ella hace humano con una sutil pareidolia en lo que se intuye una mirada triste sobre el horizonte. Con ella percibimos esa nostalgia de lo que fue y a la del presente empeñado en seguir siendo, con la obstinación de los que se resisten a saberse muertos como en Comala. Mundos que como los definidos por Marshall Berman están en perpetua desintegración y renovación donde nuestra Beatriz en los Infiernos nos hace descender a lo evidente que pasa desapercibido, esas invenciones mecánicas, esos búnkeres imposibles, o cómo el ser humano reescribe los paisajes desde el miedo para desembocar en lo esencial, donde quizá intenta hallar esa belleza última resistente. Oponiendo una callada reacción al Dan Cameron de “Cocido y crudo”, la creadora nos destapa una representatividad oculta hasta hace poco, significantes ayer, hoy palimpsestos a los ojos del receptor en un catálogo de lo natural frente a lo dañado, de unos sitios que responden a la dialéctica fuera de foco. No hay violencia en la impregnación del modelo, tan sólo testimonio de un continuo sin lugar para la utopía.

    Con la entrada de Lucas en la vida de Rosell despertamos a un espectro cromático menos oscuro, más allá de la piedra y los metales, en ese recuento de maravillas que es “Quadra Minerale”. Y es ahí donde Meseguer sabe escarbar para transformar alquímicamente un libro de cuentas en un volumen dorado en el que cualquier niño sabría descubrir la magia que esconden sus páginas con solo hojearlo.

    ¿Por qué estás tan interesada en lo oculto, y analizas formas de tratar lo que tuvimos a la vista, y se apartó del eje discursivo? ¿Es una línea de continuidad en tu trabajo, incluso cuando tomas carreteras al margen como tu investigación sobre el ámbito de lo mineral?

    El interés por este tema vino porque en 2010 aparece un artículo que la prensa en la revista Science sobre un descubrimiento de un equipo de ingenieros alemanes cuya directora es una mujer y que había inventado un sistema para invisibilizar objetos. (¡Habría que ver diez años después qué ha podido pasar!, se pregunta la creadora). Esa historia me sugirió muchas cosas: primero la relación fortísima con lo militar -porque si podían seguir profundizando en el proyecto es porque tuvieron un apoyo económico de un Ministerio de Defensa y de alguna empresa dedicada a funciones militares. Yo lo que hice es tomar ese artículo y darle una parte más poética en un proyecto llamado “Lo invisible” que estuvo en Tabacalera Madrid en 2015 y 2016 y partía de una imagen de Georges Méliès, el mago del cine de ciencia ficción y con ese trabajo suyo empecé a articular el concepto de lo invisible en la magia, lo militar, en la memoria, en los sistemas fotográficos… como una manera de dar visibilidad a objetos muy grandes o muy pequeños, a mundos absolutamente fuera del control para nosotros por su tamaño gigante o por su tamaño minúsculo y todo el discurso del proyecto se traduce en el “Archivo Ovni” sobre la guerra fría …

    Montaje de «Lo invisible» en el espacio «La Fragua» de Tabacalera Madrid.

    Montaje de «Lo invisible» en el espacio «La Fragua» de Tabacalera Madrid.

    Pero has pasado igualmente por detenerte en objetos, a veces de carácter militar o que son objetivo militar, acercándote, por ejemplo, a estas tierras raras…

    Claro, me interesa mucho el tema de lo invisible y sobre todo el tema del paralelo, lo subterráneo, las zonas que quedan un poco por debajo. Es curioso porque este documento ha funcionado como lo que llamo “documentos comodines”, porque está en el proyecto del Ovni Archive, está posteriormente en el proyecto de “Lo invisible” y no está, pero sí conceptualmente en el último proyecto que es “Guía de mano petrográfica” o tierras raras, un proyecto para Cáceres que se ha expuesto en el Museo Vostell de Malpartida y en otro proyecto para el Centro Botín de Santander, donde el concepto de lo invisible está muy marcado.

    Lo invisible también tiene una parte de manipulación, porque, por ejemplo, las láminas delgadas de “Tierras raras” son objetos que necesitan una manipulación en el sentido más artesano y físico, que también existe de una forma más intelectual en el caso de los objetos relacionados con temas militares. Abordas una doble vertiente de la manipulación física e intelectual de los objetos y las ideas…

    Sí, exactamente en el caso de “Guía de mano petrográfica” lo que hago es que manteniendo el sistema que usan los geólogos fotografío las láminas de cristal donde están las muestras de las piedras. Lo que tú ves cuando ves la lámina delgada es muy diferente a lo que vas a fotografiar y eso me interesaba mucho, porque cuando el proyecto se expuso y los espectadores pudieron ver las piezas se les daba una guía de mano, una publicación que les permitía saber la relación entre la imagen y la cantera o entre la imagen y la construcción arquitectónica. Era muy singular, porque de repente tenían una imagen muy diferente del tipo de piedra que conocían y a la gente de Cáceres sobre todo les ilusionaba mucho tener una visión diferente de lo que era tener una cantera o una iglesia, un castillo.

    | ALICIA GONZÁLEZ (JABERBOCK) | ROSELL MESEGUER | VII MUJERES MIRANDO MUJERES

    Esa lectura de lo invisible es algo que está muy presente en el arte contemporáneo, como el trabajo de Lara Almarcegui, en esa especie de demolición masiva de todo lo que vemos y cómo lo transformamos, la modificación radical del espacio.

    Yo creo que, en el caso de ambas, más que hablar de lo invisible yo hablaría de proyectos pluridisciplinares, es decir, cómo un artista -se corrige- una artista trabaja con el arte y la geología, el arte y la ciencia, el arte y la música.

    Porque estáis rompiendo esa barrera entre arte y ciencia, más permeable de lo que nos han contado…

    Exactamente y además se da desde hace muchos años ya en la construcción de proyectos artísticos donde hay disciplinas absolutamente distanciadas del arte y esto empezó a impregnar una forma de hacer.

    ¿Qué estáis intentando reflexionar con esta forma de cuestionaros los artistas?

    Yo creo que tiene mucho que ver con la sociedad actual, con las redes, con la relación, con la conexión y tiene mucho más que ver con la sociedad en la que vivimos en la que tú puedes trabajar en un medio y no eres insensible a otros, por lo tanto, puedes estar influenciada. Te das cuenta de que muchos artistas estamos trabajando con disciplinas que no son puramente el arte: el resultado puede ser un dibujo, una fotografía, pero hay un proceso de investigación donde necesitas de otros profesionales. Son trabajos que tienen una parte muy conceptual, pero luego tienen una visualización material, bien en la instalación, en un dibujo, en un grabado o una pintura sobre papel.

    ¿Y tienes siempre claro dónde vas a derivar cuando estás trabajando, tienes alguna intuición?

    Sí, hay mucho de intuición, pero lo que hago siempre es una investigación teórica que me lleva a una materialización de las ideas y a medida que lo voy haciendo esas ideas también se están complementando con ese desarrollo de la investigación teórica. Hay un momento en que teoría y práctica están conviviendo y la investigación me permite que de alguna manera yo pueda concretar en qué material voy a trabajar. Muchas veces para mí son muy importantes esas lecturas o en este caso el haber trabajado en la Biblioteca del Instituto Geológico y Minero de España, porque me ha ayudado mucho a concretar qué iba a hacer yo al final. Y sí, claro tenía una idea de trabajar con ciertos materiales… Hay un proceso en el que tú vas viendo materiales y vas diciendo tengo que trabajar con esto.

    | ALICIA GONZÁLEZ (JABERBOCK) | ROSELL MESEGUER | VII MUJERES MIRANDO MUJERES

    ¿Te has encontrado con algún material que a veces no sea tan accesible como piensas? Quizá la idea que tienes en imágenes es complicado poder plasmarla en una instalación…

    Normalmente al hacer ese trabajo de investigación van surgiendo posibilidades a nivel material y a la vez voy haciendo una investigación de materiales y probando cosas, qué funciona mejor. Estoy pensando, por ejemplo, en “Tierras raras: Quadra minerale”, donde hay una pieza que es una colección de libros de metales. En un momento dado una persona me regala un libro de Miquel Rius de una colección de libros de cuentas y eso, junto a lo que yo estaba leyendo en la Biblioteca sobre la Tabla Periódica de los elementos que justamente acaba de cumplir 150 años me ayudó a encajar qué iba a hacer yo al final. Visité Suecia hace dos años por segunda vez para visitar la mina de Ytterby que fue muy famosa, porque se encontraron varias tierras raras en esa zona. Me regalan este cuaderno poco antes de irme, me lo llevo a Suecia y empiezo a relacionar los elementos de la tabla periódica, no todos, pero sí muchos de ellos, con los valores del mercado. Estos cuadernos de cuentas de Rius están vinculados a lo económico y por eso se me ocurre pintarlos hoja por hoja con una serie de elementos de la tabla periódica que hayan sido fundamentales para generar valores y precios en el mercado: un libro pintado en oro, otro en cobre, otro en plata, aluminio, plomo y el mercurio. El mercurio y sobre todo el cinabrio, que es esta piedra morada, lo elijo por la importancia que había tenido para la economía española, aunque hoy día sea China quien produzca más masivamente mercurio, porque es muy tóxico.

    Has terminado aprendiendo de cosas impensables supongo…

    Sí, sí, muchas y sobre todo con la tabla periódica, de todo tipo y el trabajar con ella era porque de alguna manera quería entender todos estos materiales de la tabla y su relación profunda con materiales de la vida cotidiana. Lo que he hecho ha sido relacionar los elementos de la tabla periódica con objetos de mi estudio, con materiales de obras mías, objetos y trabajos de otros artistas. Es verdad que casi todo lo que hay en ese vademécum, en el diccionario que se está haciendo es o de obras mías o de objetos míos, pero la idea era sobre todo trabajar con los elementos de la tabla periódica y lo cotidiano de estos, a pesar de nuestro desconocimiento.

    Ostia Antica Instalación. Impresión de tintas pictóricas a partir de diapositiva y acrílico sobre tela de algodón crudo. Tríptico de 200 x 200 cm c/u (total: 200 x 600 cm). 2006 | ALICIA GONZÁLEZ (JABERBOCK) | ROSELL MESEGUER | VII MUJERES MIRANDO MUJERES

    Ostia Antica Instalación. Impresión de tintas pictóricas a partir de diapositiva y acrílico sobre tela de algodón crudo. Tríptico de 200 x 200 cm c/u (total: 200 x 600 cm). 2006

    ¿Y vas a regresar a esa observación de lo invisible, las grandes fortificaciones de Mallorca o la arquitectura ovni o has encontrado un sendero distinto en la minería con estos materiales más relacionados con la Tierra?

    Hay cosas que me interesan mucho del IGME, de la Biblioteca, hay mucho material, porque no solo hay materiales de la geología, sino mucho de la paleontología y otros elementos muy importantes como los mapas. Por eso yo creo que voy a volver, porque siempre va a haber algo, algún elemento. Trabajé mucho en origen en un proyecto anterior, “Tránsitos del Mediterráneo al Pacífico” con el guano, con el nitrato, con el cobre, entonces tuve que venir en 2005 al IGME, y por cosas de la vida encontré más material en el Archivo del Banco de España y, sin embargo, en los últimos proyectos he tenido que ir más al IGME. Pero sí, a mí me fascina, creo que, porque hice dos especialidades en la carrera, Pintura y luego Artes de la imagen. En pintura me encantaba una asignatura que era Técnicas pictóricas y cuando tú vienes aquí y ves todas estas piedras con estos colores y empiezas a investigar los pigmentos, inevitablemente ahí hubo una primera conexión con el material, por el que tengo un gran amor. Por eso supongo que tengo tanta atracción hacia este lugar.

    GLOBO Reflex Blue LPP61-BB, 2010. Impresión de tintas pictóricas a partir de diapositiva sobre Dibond. 100 X 150 cm

    GLOBO Reflex Blue LPP61-BB, 2010. Impresión de tintas pictóricas a partir de diapositiva sobre Dibond. 100 X 150 cm

    Para los poco habituados al arte contemporáneo tus exposiciones son como un río de imágenes de todo lo que te ha ido sugiriendo una investigación, ¿cómo se la explicarías a un visitante?

    Me ha sorprendido que los trabajos que yo he realizado, por ejemplo, el del Archivo Ovni que es sobre la guerra fría es una instalación que se ha visto en muchos sitios, en Puerto Rico, en Austria, en Colombia, en Argentina, en EEUU, en Reino Unido y mucha gente que visitó esa instalación no son del mundo del arte. Y yo creo que, como trabajo con elementos que están muy vinculados a lo social, a la historia, a la memoria, a qué está ocurriendo hoy en día, siempre, de alguna manera enlazan con el espectador, aunque no sean expertos en arte contemporáneo.

    Porque unes la materia, lo tangible, con la manipulación de esos materiales para la elaboración de un relato no siempre perceptible que queda fuera de la historia en mayúsculas, lo que entendemos habitualmente como arte, como las imágenes de esos ovnis.

    La experiencia que tuve con los espectadores de ese “Archivo Ovni” que se expone en 2010-2011 en Matadero Madrid fue impresionante, la gente se quedaba leyendo los textos y entendía la relación del proceso con las obras finales, porque vas a encontrar pinturas, grabados sobre papel, fotografías, había una inmensa plancha de cobre que era un fotograbado y todo esto estaba combinado con documentación, con el proceso de investigación. En la pared se planteó por temáticas y entonces era muy fácil de entender, porque eran problemáticas de la guerra fría, petróleo, o espionaje -porque el proyecto nace del envenenamiento y muerte de Litvinenko, el espía ruso- Luego en la vitrina era un trabajo mucho más del XIX, porque es un elemento más de esa época, donde yo hablaba del famoso submarino Peral, la primera y segunda guerras mundiales, la caída del Muro y la historia contemporánea y la gente se quedaba viendo el material. Incluso una de las personas que estaba en sala trabajando me dijo, “A veces sueño que van a robar algo de la pared”, porque las vitrinas estaban cerradas, pero los objetos de la pared sí que eran accesibles y nadie se llevó nada, la verdad.

    | ALICIA GONZÁLEZ (JABERBOCK) | ROSELL MESEGUER | VII MUJERES MIRANDO MUJERES ovni

    P.D.: Me confiesa que de viejecita se ve haciendo fotografías de búnkeres de costas, un proyecto de por vida para el que seguirá buscando apoyo, por mucho que todos sepamos lo necesario que es aprender a mirar y ella haya sabido enseñarnos cómo.

    Alicia González (Jaberbock). Web. Bio MMM.
    Rosell Meseguer. Web. Bio MMM.

    Imagen destacada: Montaje de «Lo invisible» en el espacio «La Fragua» de Tabacalera Madrid

      ARTÍCULOS RELACIONADOS

      Exodo, mundo hostil_María Riera | Mujeres Mirando Mujeres | Cristina García Camino
      María Riera: «Los materiales son historias para mí.»
      La ciudad blanca_Alba Escayo | Mujeres Mirando Mujeres | Lucía Dueñas
      Alba Escayo. Viajar entre la abstracción y la realidad
      Infinito_Lara Pintos | Mujeres Mirando Mujeres | Lucía Carballeda
      Lara Pintos y el carácter transitorio del espacio habitado
      Kosmos_Marta Bisbal | Mujeres Mirando Mujeres | Cleofé Campuzano
      Marta Bisbal. Encarar el vacío y la incertidumbre.

      ESCRIBE UN COMENTARIO