martes, mayo 18, 2021

    Mingomba. Violencia autobiográfica

    CLARA FUSTER mirando a RITHA THENDE MINGOMBA

    Cuando observamos las obras de Mingomba, el primer sentimiento que nos achaca es la tristeza, quizá por lo que es capaz de transmitir a través de su pintura, a veces figurativa, otras abstracta, pero siempre transmisora de sentimientos y emociones desbordadas.

    Quizá esta sería una buena frase para abarcar su estilo artístico, emociones desbordadas, porque desborda todos sus sentimientos ante la obra. Nos deja ver su parte más oscura, lo que la atormenta, pero también lo que la inquieta. Asimismo, muestra las desigualdades sociales que la inquietan e indignan, las cuales conoce doblemente de primera mano, tanto por ser mujer como por ser racializada. Así, sus obras casi siempre hablan de personas racializadas y de ella misma como persona negra.

    Mingomba vive en Bilbao desde 2008, es una artista multidisciplinar. Entre sus obras, encontramos poesía, fotografía, pintura y performances. Descubrimos en ella obras autobiográficas con una gran carga emocional, realizadas a través de un impulso, de sacar lo que lleva dentro, expresándolos por un medio que no sea el habla. De esta forma, el arte se convierte en su lenguaje de comunicación con el resto de las personas, ya que así puede expresar lo que en palabras no siempre se logra.

    Intestino tierra fértil_Ritha Thende Mingomba | Mujeres Mirando Mujeres | Clara Fuster

    Intestino tierra fértil

    Cuando se le pregunta sobre su nombre artístico, responde que se trata del nombre familiar. En una conversación con su madre sobre sus raíces, descubrió que su nombre viene de la casa Abeanza -hija de hermanas- ya que en su cultura todas las personas tienen un nombre de casa que viene dado por la abuela, las tías o las personas mayores. No conoce el significado exacto de Mingomba, pero, en palabras de la artista: “La razón por la cual artísticamente quiero que me llamen así es que mi padre es el único hombre que está legitimado a llamarse así. Es más, en caso de mi tribu, solo los hijos varones pueden portar este apellido. Esto muestra, una vez más, cómo impera el patriarcado en las estructuras y relaciones familiares. El papel del “hombre como cabeza de familia” es tan preponderante que incluso se considera que los hijos pertenecen a la familia del padre, en el caso de que mi padre o su familia quisiera arrebatarme de mi madre, ella no podría hacer nada porque está culturalmente estipulado así. Al ser consciente de esto, quería romper con todo lo que se supone correcto o bien visto culturalmente y ser la primera mujer de mi familia en ser llamada Mingomba”.

    Por lo que vemos, ese activismo que marca su obra, se extiende hasta su nombre artístico, siendo consciente de sus raíces y dándoles la vuelta para realizar una crítica social a lo que normalmente está estipulado, ya que la crítica a la norma forma parte de ella. Además, hay que añadir al significado de su nombre otra crítica, en este caso, hacia la colonización. La artista explica que está crítica es debida a que a todas las personas colonizadas por las personas blancas, se les obligó a tener un nombre no africano o fácil de pronunciar, lo cual hizo que muchos perdieran la oportunidad de ser llamados como les hubiera correspondido, como es su caso, en el que pasó a llamarse Ritha. Es por ello que reivindica el uso de los nombres no comunes para la cultura occidental, nuevamente, no normativos y hacer así que se dirijan a ella como Mingomba.

    Esperpentos_Ritha Thende Mingomba | Mujeres Mirando Mujeres | Clara Fuster

    Esperpentos

    Aunque la referencia a sus raíces es una constante, no siempre busca expresarlas constantemente. Sin embargo, al ser su obra autobiográfica y estar tan unida a ella, a sus pensamientos y sentimientos, es imposible no plasmarlo aún sin buscarlo. Para ella es muy importante remarcar que es una artista negra, africana y migrante, sin embargo, hay que recordar que el arte tiene una finalidad estética, y que muchas veces no tiene porqué ser activista, por lo que encasillar o establecer a todos los artistas racializados como activistas sería un error. En el caso de Mingomba, los temas que trata pueden variar mucho, desde la reivindicación de los temas que le preocupan hasta la expresión desbocada de sus propios sentimientos y emociones.

    He podido observar sus obras de cerca, con las series de Pussy is God (2019) y Esperpentos (2020). Con respecto a la primera, la artista investigaba el concepto de Dios y el hecho de que se piense que da vida siendo masculino, cuando realmente la única que tiene ese poder es la mujer. Así, a través de cuadros cargados de fuerza, investigaba sobre los conceptos de sexualidad, fertilidad y maternidad.

    Pussy is God_Ritha Thende Mingomba | Mujeres Mirando Mujeres | Clara Fuster

    Pussy is God

    Pussy is God_Ritha Thende Mingomba | Mujeres Mirando Mujeres | Clara Fuster

    Pussy is God

    En cuanto a la serie Esperpentos (2020), nos encontramos una serie mucho más personal, ya que en el momento en el que los realizó, estaba sumida en una depresión con ansiedad, por lo que utilizó el arte como medio de liberación de sus emociones, y, además, como una forma de visibilizar el estigma que conlleva la depresión, tanto en la cultura occidental como en la suya, dejando ver los mitos que todavía hoy se tienen en ambas culturas en torno a esta enfermedad. Así, mediante el uso de diferentes materiales en los lienzos, creó obras abstractas y oscuras, llamadas Esperpentos por ella misma. Los titula así porque para ella representan una realidad degradada y grotesca, deformada. De esta forma, la depresión toma forma para salir de ella y llegar al público.

    Esperpentos_Ritha Thende Mingomba | Mujeres Mirando Mujeres | Clara Fuster

    Esperpentos

    Esperpentos_Ritha Thende Mingomba | Mujeres Mirando Mujeres | Clara Fuster

    Esperpentos

    En cada cuadro realiza ante el espectador una dura carta de presentación, haciendo que se la conozca por los aspectos más cruentos de su vida. Se abre así ante el espectador completamente. Pero no lo hace desde el papel de víctima, sino desde el de poder visibilizar los problemas reales sobre los que se hace necesario replantearlos y debatir.

    Por lo tanto, si en una primera mirada a su obra, lo que nos puede invadir es la tristeza, en una segunda mirada lo que nos inunda es una fuerza desgarradora, un instinto de lucha que se hace patente en cada una de sus creaciones.

    Clara Fuster. Bio MMM.
    Ritha Thende Mingomba. Web. Bio MMM.

      ARTÍCULOS RELACIONADOS

      Exodo, mundo hostil_María Riera | Mujeres Mirando Mujeres | Cristina García Camino
      María Riera: «Los materiales son historias para mí.»
      La ciudad blanca_Alba Escayo | Mujeres Mirando Mujeres | Lucía Dueñas
      Alba Escayo. Viajar entre la abstracción y la realidad
      Infinito_Lara Pintos | Mujeres Mirando Mujeres | Lucía Carballeda
      Lara Pintos y el carácter transitorio del espacio habitado
      Kosmos_Marta Bisbal | Mujeres Mirando Mujeres | Cleofé Campuzano
      Marta Bisbal. Encarar el vacío y la incertidumbre.

      ESCRIBE UN COMENTARIO