REBECA LAR

Rebeca Lar. Hechizos. Puntadas subversivas.

SARA PÉREZ BELLO mirando a REBECA LAR

Rebeca Lar (Vigo, 1993) Artista e investigadora Conocer la obra de Rebeca en el Certamen Internacional de Arte PLASTIKA18 fue una revelación. Me encontré con una artista e investigadora que estudia la realidad con una perspectiva de género a través de diferentes disciplinas artísticas: video experimental, pintura, escultura, instalación y escritura, utilizando en sus obras diferentes materiales y nuevos modos de expresión, pintura digital, bordado, escritura…

Doctoranda en la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Vigo. Su trayectoria se caracteriza por la constante reivindicación y perspectiva de género, así como la investigación, realizando su Tesis Doctoral en torno a la figura de la bruja con la creación audiovisual contemporánea. “Los últimos proyectos en los que he trabajado surgen de una preocupación en torno a la mujer y sus representaciones, y para construirlos me he basado en la figura de la bruja.”

Me pregunté qué somos,
me pregunté qué fueron,
qué soy.
(Rebeca Lar)

Detalle de Borras las mentiras, 2019.

Detalle de Borras las mentiras, 2019.

Rebeca otorga especial importancia a la palabra. El texto es un elemento protagonista en su obra, ya sea bordado, mecanografiado, digitalizado o manual. En las obras iniciales emplea textos ajenos, sobre todo de inquisidores en su “caza de brujas”, (“Malleus Maleficarum”, de Heinrich Kramer y Jacob Sprenger, del s.XV) y en su evolución va incorporando textos propios para darle la vuelta a los significados perversos poniendo en valor la figura de la bruja. Con su trabajo, crea una declaración de intenciones con la que, a través de la palabra tratada de distintas maneras, enfatiza la dicotomía del proceso y el resultado.

Rebeca Lar realizando intervención poético-pictórica en Pinta Malasaña 2018.

Rebeca Lar realizando intervención poético-pictórica en Pinta Malasaña 2018.

En el estudio brujesco que está realizando, Rebeca Lar nos muestra todos los significados que este concepto pueda sugerir para abarcar diferentes campos: la literaria, que nos lleva a la imagen estereotipada que todos conocemos. En ella basó la obra “La bruja debe morir” una interpretación subjetiva que parte del final del cuento de Blancanieves, en la que la maléfica madrastra y bruja es castigada y obligada a calzar unos zapatos incandescentes y bailar con ellos hasta la muerte.

Desde la perspectiva antropológica, nos da a conocer a la bruja real, la curandera, hechicera, la mujer histérica, la perseguida… Creó así Rebeca Lar “las Corozas” (para las brujas condenadas); conos que la inquisición ponía en la cabeza a las brujas, eran de papel, con dibujos y frases relacionados con el castigo o la condena. Otra lectura que presenta es el de feminista (“Calibán y la bruja” Sivia Federici, Grupo Activista W.I.T.C.H. finales s.XX recupera la imagen de la bruja para sus protestas en la calle), en el que identifica a la bruja como símbolo de revolución y resistencia, una mujer adelantada a su tiempo. Y por último, el significado social que nos muestra a la mujer fatal, malvada, revulsiva.

REBECA LAR Es (y soy) la naturaleza, 2018. Colección de la Universidad Loyola Andalucía.

Es (y soy) la naturaleza, 2018. Colección de la Universidad Loyola Andalucía.

REBECA LAR Corozas (para brujas condenadas), 2017. Fotografía: Rafael Lafuente.

Corozas (para brujas condenadas), 2017. Fotografía: Rafael Lafuente.

REBECA LAR Fotograma de La bruja debe morir, 2016.

Fotograma de La bruja debe morir, 2016.

A través de la historia, el patriarcado siempre encontró la excusa perfecta para acabar con el poder de las mujeres, entre ellas “la caza de brujas,” que según la época o el momento, se ha llevado a cabo de diferentes maneras. Antiguamente se perseguía a mujeres protectoras y conectadas con la naturaleza que transmitían de generación en generación la medicina naturalista. Fue también la excusa para acabar con la mujer independiente; a la que quería tener control de su cuerpo; a la viuda o madre soltera que poseía tierras… historias perdidas de las que se sabe muy poco. En la actualidad son mujeres que luchan por la libertad, la equidad, la explotación. Ahora nos toca a nosotras, las hijas y nietas de las quemadas y torturadas en las hogueras, revisar e investigar qué les pasó a esas madres, a esas abuelas que vivieron el terror de la persecución que contribuyó a destruir y a desvalorizar a la mujer como sujeto social.

REBECA LAR Detalle de Corozas (para brujas condenadas), 2017. Fotografía: Rafael Lafuente

Detalle de Corozas (para brujas condenadas), 2017. Fotografía: Rafael Lafuente

En el territorio conceptual en el que se desarrolla la obra de Rebeca Lar y desde un punto de vista ontológico nos encontramos con un insistente Mutatis Mutandis que nos lleva a un estudio semiótico de una figura brujesca comprometida, transgresora y reflexiva.  Intenta descontextualizar convencionalismos y tradicionalismos para convertirse así en una artista comprometida y en una pensadora plástica.

Desde este punto de vista nos muestra una figura que nos acerca a «La jungla de Meinong» quien impugne la existencia de lo brujesco, no se ciñe a unas brujas imaginarias, si no a la bruja de carne y hueso que nos podemos encontrar en cualquier lugar o momento. Esa bruja que convive coetáneamente en espacio tiempo sin apartarse nunca del presente más inmediato y que nos invita a afirmar su existencia.

REBECA LAR Detalle de Preside a lúa, 2019.

Detalle de Preside a lúa, 2019.

En sus múltiples disciplinas, Rebeca Lar trabaja con telas, telas que utiliza para recuperar la forma de hacer de las mujeres y poniendo en valor su trabajo. Las feministas de los años setenta cosieron para denunciar y contradecir los roles o prejuicios ligados al bordado y la mujer.

En este sentido Rebeca cose y borda empoderando esta práctica tan ligada y asociada al quehacer femenino, tejer es, para las críticas feministas Nancy Miller y Patricia Joplin Klindienst, “un medio de resistencia” (citadas en el texto de María José González Madrid, Coser y crear. Tejido, bordado y magia creativa en la obra de Remedios Varo). En lo textual, utiliza las palabras o algoritmos informáticos en capas para tapar y minimizar el contexto negativo.

antracita en los pómulos

#afterMaryWebsterandMargaretAtwood

cenizas que cubren
un cuerpo carbonizado en el bosque
–ayer rojo–

piel y huesos entre los árboles
esos amigos incansables

un polvo oscuro, pegajoso y eterno
inunda la carne pálida

órganos encogidos
que no dejan escapar gritos necesarios.
brazos… unos dedos temblorosos
arrancan cada milímetro del fuego

los tristes compañeros lloran desnudos
–las árbolas lloran desnudas–
testigos una y mil veces, saben que
está viva todavía
respira fuerte
el negro brilla en los dientes
contrastes de carbón y pelo
que pudo ser rojo
como sus mejillas

ahora

por la rabia
por la valentía

Rebeca Lar

REBECA LARIlustración del Malleus Maleficarum en la serie Estado de la cuestión (retrato incipient<a href=

e de mi tesis doctoral), 2018.» width=»1000″ height=»1363″ /> Ilustración del Malleus Maleficarum en la serie Estado de la cuestión (retrato incipiente de mi tesis doctoral), 2018.

© Rebeca Lar. Web.
Sara Pérez Bello. Bio.
Otros trabajos de Sara Pérez Bello en Mujeres Mirando Mujeres

Entradas relacionadas

“Pantone” objeto-contenedor CHUS GARCÍA-FRAILE
Chus García-Fraile: Realidad, ficción, espectáculo y consumo.
YUMNA AL-ARASHI Shedding Skin, video. 2018
Yumna Al-Arashi. El poder del cuerpo femenino
«Nuestras Hermanas». 2019 24 x 24 pulgadas. Óleo, Iris Pérez Romero
¿CÓMO SON «NUESTRAS HERMANAS»… las creadas/revividas, metafóricamente, por Iris Pérez Romero desde el lirismo visual y, múltiples asombros?
SoledadPenalta-SONIDOS-DE-LA-HISTORIA-SIN-FIN-NI-LÍMITES
SOLEDAD PENALTA. El sentimiento en la frontera de la monumentalidad.

Dejar una respuesta