martes, mayo 24, 2022

NURIA LAGO. «Sempre ás escuras I»

Sempre ás escuras I.

60 cm x 50 cm

Acrílico sobre papel

2020

 

La pandemia ocasionada por el Covid-19, está provocando consecuencias dramáticas en todo el mundo a nivel sanitario, social y económico; además, a un nivel más concreto, está poniendo ante nuestros ojos, diariamente, situaciones personales desgarradoras: enfermedad, sufrimiento, miedo, pérdida de seres queridos, pobreza, hambre, pérdida de empleos,…

Cada una de estas situaciones constituye una historia única, con sus protagonistas, sus padecimientos y su valentía. Entre dichos protagonistas hay muchas mujeres, de diferentes edades, nacionalidades, creencias, etc; entre todas ellas, las mujeres mayores que están en residencias y las que viven solas están siendo particularmente azotadas, pero no solo por esta pandemia, sino por la soledad y el miedo que, una vez más, tienen que afrontar por si solas.

Y digo “una vez más”, porque desgraciadamente, esta es una más de las muchas ocasiones y épocas en las que, a lo largo de la historia, las mujeres se han visto en estas circunstancias de impotencia y de lucha solitaria.

Mi obra “Sempre ás escuras I” pretende ser un humilde homenaje a todas esas mujeres que, en lugar de claudicar y someterse, lucharon y siguen luchando, por la igualdad de derechos y la justicia social, por una sexualidad libre, por el derecho a decidir sobre su propio cuerpo, por sus seres queridos desaparecidos, por los que todavía están tirados por las cunetas de toda la geografía española, a las que luchan contra el yugo de los cánones estéticos imperantes,…sobre todo a aquellas veteranas a las que la sociedad no las ha reconocido y que pasaron o están pasando el último tramo de su vida en soledad y con miedo; “siempre a oscuras”…

En ellas he intentado expresar su lucha y su asfixia, así como mi propia impotencia. Ponen de manifiesto, por encima de todo, su DIGNIDAD.

Nuria Lago

La obra de Nuria Lago, con el dinamismo que la familiariza, consiste en eventos con resultados irreversibles e irrepetibles. La pieza “Sempre ás escuras”, muestra una mezcla delicada de deliberación y accidente, las piezas están trabajadas utilizando técnicas de secado rápido, lo que restringe el tiempo de reacción de la artista y exige espontaneidad.

Los gestos, los derrames, las pinceladas y las manchas, siguen siendo el vehículo principal de la pintora, almismo tiempo, el uso de colores no saturados, refleja la vida doméstica.

La artista parece estudiar los resultados de sus acciones en la superficie del papel, en lugar de simular la forma en que ocurren las cosas de forma natural, busca significados en las formas que genera.

Nuria Lago trata de dar sentido a los sistemas caóticos que siempre han intrigado a los artistas, no hay nada más humano que buscar patrones en el caos, nuestra fragilidad, física y mental, necesita razones para mantenernos resilientes.

Elena Bangueses

Nuria Lago fue presentada en la IV edición por Elena Bangueses

LEER

Biografía

Nuria Lago (Vigo, 1979) recibe su formación académica en pintura en la Escuela de Artes y Oficios de Vigo (EMAO). Desarrolla su actividad artística desde los noventa.

Tras años de pintura figurativa, actualmente su trabajo y su labor investigadora se centran en el ámbito de la pintura de abstracción, concretamente en el expresionismo abstracto, el cual le posibilita la síntesis de ideas, así coma una relación más directa y profunda con su obra. Nuria vive el arte como un proceso de investigación permanente, lo que implica receptividad, permeabilidad y plena atención a su entorno, a sus emociones y sensaciones, lo que al mismo tiempo, le lleva a la búsqueda de nuevos lugares y situaciones…Un viaje continuo.

Entre sus exposiciones más recientes se encuentran: Exposición colectiva del XVI «Certame Isaac Díaz Pardo de Artes Plásticas” (A Coruña); (2020). Exposición colectiva “El poder de la presencia II”, en el Museo de las Mujeres de Costa Rica, con la plataforma “Mujeres Mirando Mujeres”; (2020).

 Exposición individual “Natureza Humana”; “Ciento Volando” (Malasaña, Madrid); (2020). Exposición colectiva “El poder de la presencia II”, con la plataforma “Mujeres Mirando Mujeres» (itinerante en la Red Museística de Lugo); (2019).  Exposición individual “Insuas”; Centro Empresarial do Tambre (Santiago de Compostela); (2019).  Exposición individual “Autoretratos”; Liceo de Ourense (Ourense); (2018).Participación en la Feria “Culturgal 2018” (Pontevedra); (2018).  “Concurso Nacional de Pintura Casimiro Sainz” (Reinosa; Cantabria); (2018). Exposición colectiva en “Galleri Bellman” (Estocolmo); (2018).  Artista seleccionada en “IV ed. Mujeres Mirando Mujeres. Arte y Género”; (2018). Exposición individual “Abstracción irreversible”; Galería Apo ́strophe (Vigo); (2018). “I Certamen de Arte Plástika 17” de la galería Apo ́strophe (Vigo); (2017). “XVI Premio Internacional de Pintura Miquel Viladrich” (Torrelameu; Lleida); (2017).  “Certamen de Cerámica, Pintura y Fotografía 2017” (Ministerio de Agricultura; Madrid); (2017).  Exposición colectiva Sala “Afundación” (Vigo); (2017). “29 Concurso Nacional de Pintura” (Lora del Río; Sevilla); (2017).

Web

Nuria Lago, en tercera persona.

Os dejamos un pequeño extracto de la presentación que de Nuria Lago llevó a cabo la historiadora del arte, gestora cultural y comisaria, Elena Bangueses para su presentación en MMM.

El condicionamiento, aún presente en nuestra cultura y educación, de ver el cuerpo femenino como un objeto que debe ser controlado y cuidado, en lugar de un sujeto lleno de capacidades que toma iniciativas, a menudo se refleja en la forma en que se espera que una mujer se mueva, actúe e incluso pinte. Pero el mito de la fragilidad y la pasividad femenina se ve rebatido por los gestos atrevidos y seguros de Nuria.

Nuria ha construido un vocabulario visual tomando prestada la estética de la abstracción y la pintura de acción, así como la caligrafía, pero comunica a través de su obra un mensaje propio. La artista genera un espacio propio con su obra y se sitúa física y mentalmente en el centro del mismo. Durante el proceso creativo actúa de forma casi obsesiva dentro y fuera de este espacio, hasta que convierte sus obras en registros de su actividad creativa.

 

Al mismo tiempo, Nuria afronta las implicaciones de entrar en diálogo con una de las tradiciones pictóricas más reconocidas internacionalmente, el «expresionismo abstracto», y al hacerlo, expone su trabajo a basadas en el género, algo que ya han sufrido muchas mujeres artistas. Fue hace solo dos años, cuando las figuras femeninas del expresionismo abstracto obtuvieron su primera gran exposición conjunta.

La realización tardía de esta exposición, ilustra cómo estas prácticas artísticas estaban subrepresentadas e infravaloradas, simplemente porque sus instigadoras no eran hombres. La visibilidad de las artistas del expresionismo abstracto fue obstruida por la magnitud de proyección de sus homólogos masculinos; a menudo, este hecho se atribuye a las circunstancias del período de posguerra, pero lamentablemente, hoy en día, la situación no ha cambiado tanto como debería.