miércoles, julio 6, 2022

    María Gar. Territorio, fragmentos y erosión.

    ELENA BANGUESES mirando a MARÍA GAR

    El trabajo de Maria Gar está visualmente dominado por la montaña, la deidad arquetípica transcultural que enseñó a los humanos el significado de respeto y temor. Para la artista la montaña funciona como un ancla emocional, como un espacio inmaterial que se compone de recuerdos y vivencias. Es imposible hacer justicia a la simbología de la montaña en un texto tan breve, si bien, María logra hacerlo visualmente a través de su obra.

     

    De la erosión la mímesis, 2017, María Gar

    De la erosión la mímesis, 2017, María Gar

    La necesidad de toma de contacto físico con el territorio, se hace evidente analizando el proceso creativo. Las imágenes de la montaña se materializan en serigrafías, impresas empleando papeles de alto gramaje. Aunque se puede discutir sobre la materialidad de la imagen digital, convertir la luz en tinta sobre papel, se aproxima, sin duda, a un ritual de transporte de lo divino a nuestras manos. Esta conversión alquimista, se vuelve aún más mágica cuando se corta el papel, fragmentando la imagen original. Este es el momento más entrópico del proceso de la artista. Desearíamos ponernos en su lugar en ese preciso instante, porque realmente se trata de un momento de gran poder. Arrebatar esa impresionante montaña de los recuerdos, comprimirla en tinta sobre papel y luego hacerla pedazos, es una acción de valentía. Pero, ni por un momento se trata de un caótico furor de insolencia iconoclasta, de lo contrario, cada paso parece dado como una reverencia al arquetipo.

    Erosión desplegada, 2015, María Gar

    Erosión desplegada, 2015, María Gar

    La captura y desmantelamiento de la montaña, se ejecutan con el mismo cuidado con el que posteriormente se reconstruye. Cada paso del proceso, ya sea la fotografía original o la serigrafía resultante, podrían considerarse obras de arte por derecho propio. La redundancia de resolución en las imágenes de María, uno de los aspectos más conmovedores de la obra, consigue formar los fractales que nos permiten sumergirnos en ellas. Las piezas se conforman por más fragmentos de los estrictamente necesarios para describir al sujeto, por cada punto de tinta visible hay otra docena escondida en los pliegues.

    Ausencia de luz, materia y memoria, 2021, María Gar

    Ausencia de luz, materia y memoria, 2021, María Gar

    María vuelve a ensamblar la montaña, en ocasiones literalmente cosiéndola, dando forma a una nueva, una que podría haber existido ya o existirá en algún momento. La artista menciona la erosión como el proceso de hacer montañas, reales o imaginarias, aludiendo al territorio no solo como espacio físico sino también como espacio inmaterial y entendiendo la erosión como hilo conductor. Pero en mi opinión, las montañas de María no deben su forma sólo a las fuerzas tectónicas de la madre tierra, sinó también a las fuerzas que surgen de la artista. Los paisajes ficticios reorganizados por Maria Gar, requieren una gran cantidad de energía, y eso en sí plantea la pregunta, ¿por qué?.

    Habitar (ser), 2021, María Gar

    Habitar (ser), 2021, María Gar

    La artista describe su relación con el territorio como punto de referencia y depósito de recuerdos..  Es posible que María, diseccione la montaña aproximándose al análisis de todo lo que para ella representa. Aparecen patrones en su modo de entender la memoria, la verdad objetiva se pone en cuestión. Tomemos la montaña como ejemplo. ¿Puede ser descrita completamente por una sola imagen? ¿Qué hay de sus grietas, sus otras caras, sus cuevas? Admito que mi lectura de estas obras, puede verse influenciada por mi predisposición hacia la cultura actual de las medias verdades, pero creo que la propuesta de la artista, viene con una invitación a cuestionar las nociones rígidas de verdad y realidad que hemos heredado, a no dejarse intimidar por su escala, y analizarlas extensamente, hasta el punto de desarmarlas antes de volver a armarlas. Debemos permanecer abiertas a nuevas interpretaciones, siendo conscientes de la multiplicidad de puntos de vista, sin considerar nunca que hemos logrado ver la imagen al completo.

    Esta línea de producción en la que la artista se encuentra inmersa, analiza, reconstruye y crea alrededor de términos como espacio, erosión, cueva, refugio, territorio, identidad o memoria, generando piezas de gran carga conceptual en diálogo con el paisaje y la experiencia personal sobre el mismo. Por encima de todo, María Gar reclama el poder de contribuir a lo que se considera real, como antídoto a las voces destructivas que ponen en duda la realidad como concepto. A medida que analizo detenidamente estas obras, me encuentro más y más enredada en densa bibliografía, y el único escape de esta maraña autoimpuesta es llegar al otro extremo, aceptando la verdad delante de mis ojos, tal y como aparece en la montaña mágica de María Gar.

    Elena Bangueses. Web. Bio MMM
    María Gar. Bio MMM

    Otras publicaciones de Elena Bangueses en MMM: Nuria Lago. Xisela Franco. Alexandra R. Rey. María Xosé Domínguez.

      ARTÍCULOS RELACIONADOS

      Aproximaciones a la pintura, Vicky Herreros,
      Vicky Herreros: la única respuesta es la pregunta.
      Una galería propia. Una galería de arte online con enfoque de género
      Diferentes densidades_Valeria Real | Mujeres Mirando Mujeres | María Lightowler
      Valeria Real. En las fisuras entre la ciencia y el arte
      Hábitat_Tania García | Mujeres Mirando Mujeres | Sonia Cabrera
      Tania García se desborda en lo performativo

      ESCRIBE UN COMENTARIO