sábado, diciembre 4, 2021

    MAITE ORTEGA. «ABCDE»

    ABCDE.

    50 X 35 CM.

    Collage bordado (fotografías antiguas sobre papel e hilo).

    2020

     

    Mi pieza está creada especialmente para esta convocatoria. Es un homenaje y una puesta en valor de lo que hemos heredado de todas aquellas mujeres que han sido nuestra base para ser lo que somos nosotras ahora. A todo lo que nos han aportado, a su legado, una joya para nosotras.

    La composición está formada por once fotografías antiguas encontradas en las que se pueden ver escenas de la vida cotidiana durante varias décadas del S.XX, con las mujeres como principales protagonistas.  Sobre ellas, un abecedario bordado a mano con hilo dorado.

    Estas letras bordadas con hilo dorado representan la joya, el tesoro que hemos heredado de nues- tras ancestras. Gracias a ellas somos quienes somos ahora, gracias a ellas aprendimos y aprendemos mucho, gracias a ellas tenemos una educación.

    El bordado supuso para muchas mujeres el medio a través del cual aprendían a leer y a escribir. Una técnica infravalorada durante mucho tiempo pero que esconde un valor importantísimo y una parte clave de la cultura de ellas y de nosotras.

    Maite Ortega

    En 1983, Rozsika Parker publicaba The subversive stitch (“La puntada subversiva”), una aproximación a la historia del arte textil y una denuncia de cómo este arte, realizado fundamentalmente por mujeres, ha sido sistemáticamente infravalorado y reducido a la categoría de artesanía.

    Parker ponía en palabras lo que el movimiento feminista había empezado a reclamar años antes: el arte textil no sólo es arte con mayúsculas (si podemos seguir empleando estos términos hoy en día), sino que además ha constituido un campo creativo especialmente fructífero al ser empleado como elemento subversivo a lo largo de la historia.

    Siguiendo esta genealogía, en ABCDE, Maite Ortega emplea el bordado como elemento conmemorativo de todas aquellas mujeres que aprendieron a leer y a escribir gracias a esta técnica. La composición en forma de alfabeto y el color dorado del hilo evocan la importancia de la educación, el tesoro del acceso a la alfabetización, como herramienta indispensable para la emancipación de la mujer.

    De forma simbólica, la aguja de Maite une la historia de estas mujeres anónimas y sus respectivas cotidianidades, creando un relato colectivo sobre sus vidas, sus luchas, sus alegrías y saberes compartidos. ABCDE es, en definitiva, un delicado homenaje a la memoria de todas aquellas mujeres que nos precedieron y gracias a las cuales hoy vivimos en una sociedad un poco más justa.

    Maria Ávia

    Maite Ortega fue presentada en la V edición por Marina Ávia

    LEER

     

    Yecla. Murcia. 1989. Artista multidisciplinar especializada en bordado, collage y mural.
Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia y con formación en Tournai (Bélgica), junto a otros seminarios y cursos posteriores, todo en conexión con el dibujo, los textiles, el diseño, etc.

    Su obra parte de elementos encontrados y de la recuperación de técnicas, como por ejemplo el bordado. Recupera e interviene esos objetos (fotografías, revistas, patrones, muebles…) con el fin de darles un nuevo significado, remarcando su pasado pero en el contexto actual.

    Así, se sirve de este proceso para dar la importancia a ciertos elementos y situaciones pasadas como base de nuestro presente, a la que de vez en cuando hacer referencia.

    El proceso de trabajo varía según el proyecto o la intervención, aunque mantiene siempre una conexión con la intuición y la emoción que surge con los materiales y la temática.

 La mujer tiene un papel importantísimo en su obra, siendo referente desde un amplio significado y con múltiples visiones.


    También el bordado y otras técnicas textiles, que poco a poco van siendo más valoradas aunque años atrás hayan llevado una carga simbólica no muy acertada. Así, utiliza los hilos, las puntadas tradicionales y todo el poder que tiene el bordado, para demostrar el inmenso significado que tiene esta técnica como expresión individual y colectiva.


    Un ejemplo diferente de esto último se ve cuando lleva el bordado al espacio público y al gran formato a través de pinturas que representan patrones y figuras bordadas.

Además de su trayectoria artística, también imparte talleres y colabora con diferentes marcas y diseñadores, llevando su actividad artística a otros medios.

    Web

    Maite Ortega, en primera persona.

    Os dejamos un pequeño extracto de la entrevista que Maite Ortega concedió a la comunicadora cultural y redactora de Exit-Express, Marina Ávia para su presentación en la V edición online de Mujeres Mirando Mujeres.

    …, para mí el hilo ya de por sí tiene una carga simbólica muy fuerte. El acto de bordar es casi una meditación para mí, un ejercicio de autoconocimiento profundo, muy íntimo y personal, que al final estoy exponiendo.

    Cuando trabajo con temas directamente relacionados con la memoria, ese autoconocimiento está presente, y al mismo tiempo intento profundizar en la historia para conocer de dónde venimos.

    Mis procesos son bastante introspectivos pero a través de los talleres que doy, se cumple también un poco este aspecto. El bordado también puede ser un acto conjunto. Mi trabajo lo hago yo sola, aunque igual también sería un ejercicio interesante para poner en práctica.

    La mayoría de la gente que ve mis obras, hace interpretaciones que no son con las que yo he empezado a trabajar o no son directamente la intencionalidad que le he dado a la obra. De alguna forma, creo que esta también es una forma de creación de la obra (o de su significado) desde la colectividad.