jueves, septiembre 16, 2021

    La escultura y el carnaval kitsch de Leticia Martínez

    MERCEDES PALAÍN mirando a LETICIA MARTÍNEZ

    El universo no normativo y carnavalesco de Leticia Martínez bebe a partes iguales de la belleza y lo insólito, de la complicidad y la armonía, sólo el que sabe mirar sin prejuicios estas escenas podrá disfrutar de un mundo tan divertido y absurdo, como comprometido y político.

    Una vez tuve que explicarle a alguien que el feminismo es una posición política, no quiero ni pensar cuánto tiempo me llevaría explicarle que en el discurso del arte contemporáneo, hay muchas mujeres artistas que también se comprometen y se posicionan.

    Leticia es una de ellas, por ello en este año tan duro, quería compartir esta VII edición de Mujeres Mirando Mujeres con ella.

    Villa Mandarina_Leticia Martínez | Mujeres Mirando Mujeres | Mercedes Palaín

    Villa Mandarina, 2018
    Conjunto de piezas cerámicas, dimensiones variables
    Chouette alors!, Musée de Louviers
    Fotografía: Jung Huh

    Quisiera saber de dónde parte tu línea de investigación, cómo vives el proceso creativo y cómo se gesta este imaginario no normativo que nos presentas.

    Mi trabajo nace principalmente del deseo, mi obra es la materialización de un universo íntimo. A través de un imaginario fantasioso y onírico, pero que bebe también de la realidad, propongo una mirada personal de lo que me atrae o de lo que me perturba. En mi obra juego con los códigos de mundos muy diversos hibridando referencias que pueden partir de la Historia del arte, de la cultura popular o del folclore buscando cuestionar sus límites.

    Utilizo como medio principal la escultura en un sentido muy amplio y combino tanto materiales tradicionales como la cerámica o lo textil con materiales sintéticos y objetos cotidianos. Últimamente estoy realizando esculturas de pintura sobre seda en gran formato. Sin embargo, mi obra se expande hacia la instalación o la performance. Gracias a la puesta en escena recreo espacios festivos tan voluptuosos como perturbadores. Me gusta convertir el arte en un escenario, en un carnaval en la que las esculturas juegan con frecuencia el rol de personajes y los performers el de obras vivientes. De este proceso resulta un arte ligero pero también irónico en el que me divierto creando una complicidad con quien observa.

    Jerónima_Leticia Martínez | Mujeres Mirando Mujeres | Mercedes Palaín

    Jerónima, 2020
    Instalación de esculturas en pinture sobre seda, dimensiones variables
    Festival ¡Viva Villa!, Collection Lambert, Aviñón
    Comisariado: Cécile Debray
    Fotografía: Marcos Uriondo

    He leído sobre tu trabajo Twerking Gardens, en él hablas sobre un juego de códigos. ¿Cuáles son los códigos y en qué consiste el juego?

    Mis obras tienen una dimensión lúdica y sensual, es de ese deseo de jugar con mundos diversos de donde nacen las formas más ricas. Me muevo con comodidad entre la dualidad y la ambigüedad para cuestionar lo que se considera arte noble o alta cultura. Intento tener una relación desacomplejada con lo vernacular o lo Kitsch para sublimarlo. Por ejemplo, me siento muy atraída por el objeto cotidiano, por la ropa, por los peinados, y me gusta utilizar los códigos asociados a la feminidad para alterarlos. Es como abrir el cajón de la cómoda de una señora mayor y descubrir formas que seducen y a la vez repelen. Por eso disfruto entrelazando sexualidad, ternura, vulgaridad, elegancia… En mi trabajo subyace la idea de “travestimiento” y transformación de los códigos, que son fluidos y flexibles; pero también del estatus de la obra de arte.

    Señoras que_Leticia Martínez | Mujeres Mirando Mujeres | Mercedes Palaín

    Señoras que, 2017
    Objetos encontrados, dimensiones variables
    Fotografía: Michèle Gottstein

    Me interesa saber cómo nace el discurso en tu trabajo, se crea a partir de la materialización del objeto o es el discurso el que crea el objeto

    Podemos decir que el discurso y las formas se van retroalimentando. Suelo trabajar por proyectos, normalmente dos o tres al mismo tiempo, pero estos nunca están en el mismo punto de maduración y se van superponiendo según voy investigando. Cuándo quiero trabajar sobre algo nuevo voy recolectando formas, materiales y conceptos de manera intuitiva hasta que voy entendiendo qué es lo que está surgiendo, cómo darle forma y qué nociones saldrán de ahí. A veces tengo muy claro sobre qué quiero trabajar pero necesito macerar las ideas hasta encontrar el cómo. Cuándo soy consciente sigo investigando para añadir capas de significación, lo que me permite ofrecer múltiples lecturas de las obras. También hay nociones que van apareciendo en el trabajo de manera repetida y totalmente inconsciente. Por ejemplo con el tiempo me he dado cuenta de que creo comunidades o familias con mis obras y que prácticamente todas parecen estar en algún tipo de representación teatral o de celebración por muy extraña que sea.

    Conceptos como el de aceleración, tanto social como cultural, así como los contrastes que surgen del encuentro entre tradición y modernidad atraviesan mi obra. Ahora mismo estoy trabajando sobre lo que yo llamo “el retorno de las brujas” conjugando los diferentes arquetipos para reinterpretar su iconografía. Me interesa cómo las imágenes de la “verdadera” historia de las brujas y su versión “folclorizada” se mezclan entre sí. Me apropio igualmente de la idea de bruja como símbolo de resistencia y emancipación reivindicada por los movimientos feministas, pero también bebo de la actual estetización de lo esotérico y la apropiación de su imaginario por el mundo de la moda y la cultura de masas.

    Pin_Leticia Martínez | Mujeres Mirando Mujeres | Mercedes Palaín

    Pin, 2018
    Cerámica, soporte en hierro y madera 160 x 45 x 75 cm
    Tetislap, 2018
    Cerámica, soporte en hierro y madera 202 x 60 x 22 cm
    Suites résidentielles, Artothèque de Caen, Espace d’art contemporain
    Comisariado: Claire Tangy y Jérôme Letinturier.
    Fotografía Amel Hdj

    El año pasado fuiste becada por la Diputación Provincial de Zaragoza en la Casa de Velázquez y este año eres residente en la Cité international des arts en París, cuéntanos cómo han sido estas experiencias.

    Han sido residencias complejas porque la pandemia ha hecho que no haya podido disfrutarlas todo lo que hubiera querido. Siempre es enriquecedor disfrutar de una beca de larga duración para poder crear proyectos que no habrían podido hacerse en otras circunstancias y colaboraciones con otros residentes. Por suerte llegué a hacer mi performance Deliciae en colaboración con el compositor Jonathan Bell en Madrid y en Sevilla y participé del proyecto Common Ground de Keke Vilabelda en Melbourne.

    Common ground_Leticia Martínez | Mujeres Mirando Mujeres | Mercedes Palaín

    Common Ground, 2020
    Performance para coro, colaboración con el artista Keke Vilabelda y el
    compositor Jonathan Bell.
    Interpretada por el Voice department of the Monash University / Sir Zilman
    Cowen School of Music and Drama.
    Grauprojekt, Melbourne, Australia.
    Fotografía: Simon Strong

    Yo ya residía en París de manera intermitente antes de irme a Madrid a la Casa de Velázquez. He desarrollado mi carrera en el arte contemporáneo en Francia por lo que tenía muchas ganas de descubrir la escena peninsular y poder participar de ella. Por desgracia estuve casi la mitad de la residencia confinada o con los espacios culturales cerrados así que no pude evitar sentir frustración. Al volver a París ha sido parecido, he vivido dos confinamientos desde octubre y los espacios culturales como museos o salas de exposiciones han estado cerrados desde entonces hasta hace dos semanas. A pesar de todo he seguido exponiendo, presenté Twerking Gardens en marzo, mi primera exposición personal en Zaragoza y he participado en varias exposiciones colectivas en espacios que no tenían estatus de museo o galería. Ahora mismo hay un movimiento enorme en París y muchas exposiciones interesantes así que voy a intentar disfrutarlo. Mi residencia se termina dentro de poco pero de momento me quedo aquí, tengo mi red y más oportunidades, aunque me encantaría participar en más exposiciones en España.

    Deliciae_Leticia Martínez | Mujeres Mirando Mujeres | Mercedes Palaín

    Deliciae, 2020
    Performance para coro, colaboración con el compositor Jonathan Bell
    Interpretada por el Coro de cámara de la Universidad Autónoma de Madrid
    Casa de Velázquez, Madrid
    Fotografía: Pénélope Saïarh

    El feminismo vive intrínseco en nosotras, nuestra mirada siempre conlleva una clara perspectiva feminista, pero yendo más allá, ¿crees que el arte contemporáneo suma al feminismo tanto como para tener la capacidad de cambiar espacios, o más bien es el feminismo el que aporta un discurso y suma criterio y perspectiva dentro del arte?

    Creo que las dos son posibles. El arte contemporáneo está sumando al feminismo cada vez más porque cada vez somos más las que conseguimos ocupar espacios que nos han sido negados, conforme lleguemos a ellos los podemos transformar, diversificar las propuestas artísticas, mostrar otras sensibilidades. Personalmente para mi ser mujer y llevar una vida de artista, con los sacrificios y luchas que eso implica, (además en el extranjero) y acceder a ciertos espacios e instituciones desde mi singularidad y mi forma de ver el arte ya es un acto feminista. Por otra parte, también el feminismo, reescribe la Historia del arte desde una nueva perspectiva a la vez que lee las transformaciones sociales actuales que pasan por la cultura y el arte.

    Para terminar, cuáles son tus próximos proyectos, dónde podemos ver tus trabajos.

    En cuanto a mis proyectos más cercanos, esta semana se inaugurará una exposición colectiva en la Cité international des arts donde expondré I’ll get you my pretty, mi última instalación de pintura sobre seda que alude al tema de las brujas. Durante el verano voy a trabajar en un encargo de dos tótems de cerámica en gran formato que serán expuestos en septiembre en el norte de Francia. También en septiembre, y si todo va bien, volveré a representar mi performance Deliciae, esta vez en Normandía. Más a largo plazo voy a continuar trabajando en dos proyectos de escultura textil y a investigar con nuevos materiales.

    I'll get you my pretty_Leticia Martínez | Mujeres Mirando Mujeres | Mercedes Palaín

    I’ll get you my pretty, 2021
    Instalación de esculturas en pinture sobre seda, dimensiones variables
    Chemins de traverse, Espace Voltaire, París
    Comisariado: Lena Peyrard
    Fotografía: Eladio Aguilera

    Gracias a Leticia Martínez por aceptar la invitación y participar en esta Edición de MMM y gracias al esfuerzo de todas las compañeras que trabajan tanto por este gran proyecto.

    Mercedes Palaín. Bio MMM.
    Leticia Martínez Pérez. Web. Bio MMM.
    Imagen destacada: Last Christmas I gave you myheart, 2018. Performance con objetos cerámicos. Artothèque de Caen, Espace d’art contemporain (Fotografía: Thierry Ha).

     

      ARTÍCULOS RELACIONADOS

      Portada_Tejido (in)visible | Mujeres Mirando Mujeres | Adriana Pazos Ottón
      TEJIDO (IN)VISIBLE: Artes conjugadas al hilo de la MUJER.
      RARA_Healing | Mujeres Mirando Mujeres | María Bueno
      HEALING, un proyecto que visibiliza y cuida en torno a los cuerpos de mujeres de la comunidad latina y afroespañola, en el contexto artístico español actual.
      Migraciones_Diana Dowek | Mujeres Mirando Mujeres | Micaela Fernandez Darriba
      Diana Dowek, una artista comprometida con nuestro tiempo.
      Mi mortaja. María Gimeno | Mila Abadía Ruber | MUJERES MIRANDO MUJERES
      María Gimeno: «El patriarcado lo llevamos en la sangre, cada día me sigo quitando vendas»

      ESCRIBE UN COMENTARIO