lunes, julio 13, 2020
    Laia Noal - Entre el mar i la terra (2020)

    Laia Noal: “Todo lo que creo nace de mis experiencias”

    ANNA ROIG mirando a LAIA NOAL

    Laia Noal (1985) es una artista multidisciplinar nacida en Barcelona, ciudad donde reside actualmente. Es Licenciada en Humanidades, especializada en Historia del Arte (2008), y Graduada en Bellas Artes (2019).

    En 2017 recibió una beca para estudiar en la Universidad Cooper Union de Nueva York, donde participó en dos exposiciones colectivas. En 2018 fue seleccionada para el Premio de Escultura de la Fundación Vila Casas y el Premio de Pintura del Ayuntamiento de Canyelles.

    Su práctica artística gira en torno al paisaje y el territorio, siendo Portbou un lugar que tiene un fuerte impacto en su obra debido al vínculo emocional de la artista con el mar y las montañas del pueblo de su padre.

    A través de sus obras Laia investiga sobre la construcción que hacemos del paisaje y el diálogo que establecemos con el entorno. De qué manera lo intervenimos e incidimos en él constantemente, generando así unas tensiones entre aquello que consideramos natural y aquello que catalogamos como artificial. Estas tensiones también le interesan en relación a la manera en que condicionan cómo nuestros cuerpos se relacionan con otros cuerpos y con el espacio, un interés que nace de su formación en danza contemporánea y teatro.

    La fragilidad, la vulnerabilidad, la resistencia, la adaptabilidad, el equilibrio, lo inefable, las divisiones, las grietas, los elementos binarios y complementarios son constantes en su obra.

    Trabajando de manera interdisciplinar, a través de diferentes lenguajes plásticos entre los que se encuentran la escultura, la pintura, las instalaciones, el arte sonoro, el dibujo y la fotografía Laia va dibujando y entretejiendo obras que reflexionan en torno a estas ideas. Actualmente, Laia es artista residente en Assaig 7, en el Edificio Freixas, en Hospitalet del Llobregat.

     © Laia Noal - Partículas cósmicas (2018)

    © Laia Noal – Partículas cósmicas (2018)

    ¿Si digo paisaje, Laia que responde?

    Es la esencia de mi trabajo, lo que me inspira y me hace conectar con lo que quiero crear. Me interesa la construcción que hacemos del paisaje a partir de los territorios que habitamos. Lo que me fascina es la relación que eso guarda con cada individuo y con cómo funcionamos como ser social. Generamos una serie de ideas entorno al paisaje a partir de lo que nos viene marcado por la sociedad (imágenes, concepciones, estereotipos…) que se unen con nuestro paisaje interior.

    Tengo la sensación de que es como si el interior y el exterior se entremezclaran y ahí es dónde nace el paisaje. Supongo que eso me hace generar obras que no son referenciales, nunca me refiero a un paisaje o lugar concreto sino que lo trabajo desde ese punto de encuentro entre el exterior y mi percepción, mi visión, mi experiencia sensorial y emocional de ese paisaje. En ese sentido, me gusta trabajar desde la interacción de todos los sentidos y no sólo el visual. El paisaje no es sólo una imagen, sino el cúmulo de estímulos que experimentamos y sentimos en ese lugar, desde los olores hasta los sonidos y las sensaciones táctiles.

    © Laia Noal - No man is an island (2019)

    © Laia Noal – No man is an island (2019)

    Trabajas de manera interdisciplinar y usas distintos lenguajes plásticos como la escultura, la pintura, la instalación o el arte sonoro, entre otros. Si tuvieras que elegir uno de ellos, ¿con cuál crees que te sientes más cómoda a la hora de trabajar?

    Si sólo pudiera quedarme con uno sería con la escultura. Mi pensamiento funciona tridimensionalmente, por eso la danza ha sido un lenguaje que también me ha marcado mucho. También por el diálogo que se genera con el material y por ser un lenguaje en el que el tacto y la textura son fundamentales. Por otro lado, siento que hoy en día la escultura se está expandiendo de tal modo que las líneas que la separaban de otros lenguajes plásticos son cada vez más difusas y eso me parece muy estimulante a la hora de crear.

    Laia Noal - Itaca (2019)

    © Laia Noal – Itaca (2019)

    ¿Podrías adentrarnos en tu proceso creativo? ¿Es impulsivo? ¿Meditado? ¿Un proyecto te lleva a otro proyecto? Cuéntanos.

    Mi proceso creativo tiene diferentes fases y siento que siempre me estoy moviendo entre el instinto y el pensamiento. Aunque con el tiempo, me doy cuenta de que es algo que hay que cultivar, que hay que alimentar(y eso es algo en lo que muchos maestros me han insistido a lo largo de los años).

    Siento que hay un momento en el que empiezas a traer a un plano consciente la manera en la que creas, empiezas a ver y a entender qué te estimula, qué te inspira y eso es esencial para poder generar una rutina de trabajo. Con el tiempo he visto que hay una serie de prácticas fundamentales en mi proceso creativo. Por un lado, la relacionada con el territorio, que exploro a través del caminar a la deriva, utilizando la fotografía como medio de relación con el entorno. Y por el otro, la escritura de haikus y el dibujo, que me permiten materializar mis ideas y proyectos.

    Sin embargo, no es ni mucho menos un proceso cerrado y me doy cuenta de que se va transformado y aparecen nuevas fuentes de inspiración. Ahora, por ejemplo, estoy en un momento en el que me he dado cuenta de que experimento sinestesia a través del tacto. Eso hace que a través de ciertas experiencias táctiles vea formas y colores en movimiento. Es algo todavía muy incipiente que estoy empezando a explorar y a plasmar en esbozos.

    En ese sentido, me doy cuenta de que las percepciones sensoriales que experimento son muy importantes en mi proceso creativo y quiero ver de qué modo puedo plasmar eso en mis obras. En todo proceso creativo hay una fase en la que se genera una idea y otra en la que esa idea o inspiración se transforma en una obra

    Así, durante la ejecución de un proyecto, con independencia de la técnica que utilice, el instinto juega un papel fundamental. Tiendo a perderme y a dejarme llevar y fluir con aquello que está emergiendo, jugando con los materiales y sus cualidades para ver hasta dónde puedo llevarlos. Muchas veces, estos procesos en los que el juego tiene un papel fundamental me llevan a la creación de obras que, de otro modo, no hubiera llegado a imaginar.

    Y de esta forma sí, un proyecto puede llevarme a la ejecución de otro proyecto porque me acostumbra a pasar que se produce un accidente que abre un nuevo camino. Supongo que esta incertidumbre que es a la vez fascinante, excitante y angustiante es una parte indisoluble del proceso creativo.

     Laia Noal - Ingràvid (2019)

    © Laia Noal – Ingràvid (2019)

    La fragilidad, la vulnerabilidad o la resistencia son constantes en tu obra. ¿Hay mucho de autobiográfico en tu trabajo o te gusta hablar de universales?

    Sí, todo lo que creo nace de mis experiencias, lo que he vivido, la manera en que percibo y siento, pero siempre abordo mis obras desde lo universal.

    Me interesa que cualquier persona puede interpretar mis obras de manera libre y se pueda sentir identificada con ellas sin tener que reflejar algo concreto y reconocible de mi vida o de la realidad. Y me doy cuenta que es algo que como espectadora siempre busco y me fascina, esa capacidad de poder conectar con la obra de otra persona a un nivel esencial y puro.

    Laia Noal - Entre la terra i el cel (2020)

    © Laia Noal – Entre la terra i el cel (2020)

    Cómo mencionaba anteriormente, trabajas de manera interdisciplinar usando distintos lenguajes plásticos. Lo mismo pasa con los materiales. ¿Qué te aportan el yeso, la piedra, el grabado o la acuarela que no te aportan otros materiales?

    Siento que son como el abecedario o las notas musicales. Cada uno es distinto, tiene sus cualidades y particularidades, su unicidad y sus límites. Me gustan los límites, eso es algo que aprendí en la facultad, los límites potencian la creatividad.

    Me interesa el hecho de que cada uno te permite explorar distintas posibilidades y el juego que eso genera. Ese juego lleva a descubrimientos inesperados que pueden convertirse en obras que jamás hubieras imaginado.

    Laia Noal - Entre la terra i el mar (2020)

    © Laia Noal – Entre la terra i el mar (2020)

    ¿Qué opinas del papel de la mujer en el panorama artístico actual? Seguimos avanzando, posicionándonos en el lugar que nos corresponde, exigimos iguales oportunidades y trato pero, ¿crees que lo estamos consiguiendo?

    Creo que todavía estamos en el camino de conseguirlo pero considero que hemos avanzado muchísimo y hay que valorar todo el trabajo que se ha hecho, sobretodo si pensamos en la situación de la mujer en el mundo del arte hace cien años. La mayoría de mujeres eran consideradas únicamente como musas y las que intentaban dedicarse profesionalmente al arte eran en muchos casos menospreciadas, desprestigiadas y olvidadas.

    En ese sentido creo que es fundamental la labor de recuperación que se ha hecho y se está haciendo para ponerlas en el lugar que les corresponde dentro de la historia del arte. Hoy podemos ejercer de artistas, comisarias, galeristas… pero igual que en todos los ámbitos, tenemos que seguir trabajando para que llegue un día en el que esta pregunta no sea necesaria.

    Laia Noal - Entre el mar i la terra (2020)

    Laia Noal – Entre el mar i la terra (2020)

    En tu caso en concreto, ¿has tenido algún tipo de problema o discriminación por el simple hecho de ser mujer?

    Me ha pasado en pocas ocasiones, pero ha habido momentos de mi carrera en los que me he encontrado con hombres mayores que yo que me han tratado de manera condescenciente y sin dar valor a mi trabajo o mis ideas por el hecho de ser mujer. Pero también es justo reconocer que ha habido muchos hombres que han valorado y apoyado mi trabajo con independencia de mi género.

     Laia Noal - Entre el cel i la terra (2020)

    © Laia Noal – Entre el cel i la terra (2020)

    ¿Qué mujer o mujeres inspiran a Laia?

    Entre las artistas que más me inspiran y que más han influido en mi obra y en mi manera de entender el arte se encuentran Barbara Hepworth, Pina Bausch, Sonia Delaunay, Nancy Holt, Yoko Ono y Àngels Ribé.

    Dentro del panorama actual, me interesa y me inspira la obra de artistas como Tara Donovan, Sabrina Merayo Nuñez, Regina Giménez, Mercedes Mangrané, Usoa Fullaondo, Julia Llerena, May Parlar, Mirthe Blussé, Heather Day, Ines Longevial y Caroline Denervaud.

    Laia Noal - Entre el cel i el mar (2020)

    © Laia Noal – Entre el cel i el mar (2020)

    ¿En qué proyectos estás inmersa actualmente y cuáles son tus siguientes pasos?

    Estoy trabajando en un serie de esculturas en metacrilato en las que exploro la interacción entre elementos naturales y elementos artificiales. Y tengo muchas ganas de investigar en mayor profundidad el arte sonoro.

    Me gustaría poder generar interacciones entre las piezas de metacrilato y el sonido. Con el conjunto de piezas que cree, quiero organizar una exposición individual.

     Laia Noal - Cuerpos celestes (2020)

    © Laia Noal – Cuerpos celestes (2020)

    © Laia Noal. Instagram
    Anna Roig. Bio

    Entradas relacionadas

    Las Resilientes: Memorias imborrables. Exposición online MMM
    Primera exposición online de Mujeres Mirando Mujeres
    “Pantone” objeto-contenedor CHUS GARCÍA-FRAILE
    Chus García-Fraile: Realidad, ficción, espectáculo y consumo.
    «Nuestras Hermanas». 2019 24 x 24 pulgadas. Óleo, Iris Pérez Romero
    ¿CÓMO SON «NUESTRAS HERMANAS»… las creadas/revividas, metafóricamente, por Iris Pérez Romero desde el lirismo visual y, múltiples asombros?
    Las resilientes. MEMORIAS IMBORRABLES.

    Dejar una respuesta