lunes, octubre 25, 2021

    Fitz Licuado. Las mujeres toman el espacio público.

    AUDREY GARCÍA mirando a FITZ LICUADO

    @fitz_licuado (Florencia Durán Itzaina, Montevideo, 1986) es una artista que estudió Diseño Industrial.

    En 2010 empezó a experimentar con la pintura mural en espacios públicos y formó con Camilo Núñez el Colectivo Licuado. Trabajan para ciertos proyectos conjuntamente y para otros de manera separada.

    En pocos años, Florencia ha conseguido ser una de las figuras más respetadas del muralismo internacional.

    En 2018 uno de sus muros individuales llamado «Yo elijo», pintado en España, fue elegido como uno de los 10 murales más influyentes de 2018 según Street Art United States. En 2020, este mismo trabajo fue seleccionado como una de las obras más importantes del arte urbano internacional por la web especializada en arte contemporáneo Wide Walls (número 29).

    En 2017 empezó a trabajar experimentar con papel, lienzo y collage, desarrollando un trabajo más íntimo relacionado con su experiencia como mujer y el rol de mujer artista.

    Su primera muestra individual, «Nosotras mismas», tuvo lugar en la galería de arte SOA en Montevideo. Desde entonces, sigue trabajando sobre el “ser mujer”, vida cotidiana, redes feministas de apoyo y sexualidad.

    ¿Cómo pasaste de estudiar Diseño Industrial a querer hacer muralismo? ¿En qué te ayuda haber tenido esta formación?

    Cuando terminé el liceo, estaba totalmente desorientada en lo que quería. Por lo menos sabía lo que NO quería. Elegí diseño industrial ya que era una carrera relativamente corta (4 años) y básicamente en su descripción tenía la palabra creatividad. Claramente no sabía mucho de lo que se trataba pero me metí ahí. Sinceramente fueron unos años preciosos, donde conocí a muchxs amigxs y las ganas de hacer cosas autogestionadas y relacionadas de alguna manera al arte, dibujar, sacar fotos, pequeños guiones de videos, armar vestuario, etc. Por otro lado, la carrera me ayudó mucho en cuanto a disciplina y me dio herramientas metodológicas que sigo aplicando.

    Fueron pasando los años hasta que entendí que no me gustaba, ni quería ser parte de una industria más. En paralelo dibujaba tímidamente en la calle y en el 2010 ya habíamos empezado a pintar murales de una manera muy “amateur”.
    Fue a finales del 2012 que decidí dedicarme a pintar y vimos, junto a Camilo, que había una veta a explorar, sobretodo en Uruguay, tanto a nivel artístico como posibilidades de trabajo. Ahí fue el quiebre, entender que podíamos vivir de esto, lo que sería con el tiempo una forma de vivir.

    Me contaste que, a raíz de un viaje en 2013 con Camilo, empezaste a darte cuenta de que el mundo del muralismo era casi exclusivamente masculino, tanto a nivel de los artistas como de los equipos de producción, lo cual te hizo entrar en una crisis personal, ya que te sentías invisibilizada como mujer y asfixiada. ¿Nos puedes explicar un poco más?

    Había también en ese entonces mujeres pintando, donde más les conocí fue en Chile. Igual en ese momento si me preguntabas mis referencias, eran todos hombres, porque pintaban los mejores muros y eran los que veías que viajaban, yo por dentro pensaba “quiero eso yo también”.

    Porque las calles “son de hombres”, o porque hay que “tener mucha fuerza” (como si nosotras no tuviéramos). Al principio no fui consciente de esto, me tomó años afianzar esa realidad. Esta desigualdad me dio fuerza como para impulsar estos deseos de viajar y crecer en tamaño y desafíos, sé que también es el pensamiento de muchas colegas, esto nos dio fuerzas. Por suerte, ha cambiado radicalmente, y ahora hay muchas mujeres haciendo cosas increíbles a grandes escalas y con el reconocimiento que merecen como unx más, igual queda mucho por hacer. Pero por lo menos, esto está sobre la mesa.

    Las crisis son bienvenidas, ya que son las que nos transforman, así que por más que esta fue tormentosa, ahora la agradezco porque me aclaró muchas cosas, no sólo a nivel artístico, sino a nivel global, entonces desde ahí por lo menos pude trabajar en ello.

    Las mujeres en los museos son generalmente desnudas y pintadas por hombres, cuando hay pintoras excepcionales. Me citaste el ejemplo del Prado, donde hace poco hubo un escándalo con una exposición (comisionada por un hombre cuando también tenemos comisarías de arte de muy alto nivel en España), que se suponía que rehabilitaba las mujeres artistas, pero que no es otra cosa que una operación de “purple washing”. Semiramis González lo explica muy bien en este artículo. ¿Qué te pareció todo el asunto?

    Estoy bastante por fuera y lejos de ese acontecimiento, pero por lo que leo es algo que se repite en las instituciones en general y en otros ámbitos artísticos como la música, los vídeos, el muralismo. El uso de la imagen de la mujer y hablar en su lugar.

    Queda tanto por hacer. Sin duda hay que dialogar y seguir debatiendo. Siempre hablaron por nosotras y nos representaron como nos veían. Creo que ya no da lugar hace rato a esto, y necesitamos comprensión sobre estos temas que hace que tanta gente (sobretodo hombres) queden a la defensiva. Es necesario seguir haciéndonos paso en este mundo y decir las cosas para llevarlas a un análisis.

    Me acuerdo que el 2016 justo fui al Prado y vi de casualidad la muestra de Clara Peeters, era la primera vez que el museo hacía una muestra de una mujer. Me sorprendió como lo publicitan como algo buenísimo, por mis adentros pensé que verguenza, no acreditaban que era la primera vez que había en el museo la exposición de una artista y todavía alardeaban de eso, así con todo y por lo que veo no hay muchas cosas que hayan cambiado.

    Vienes de una familia de mujeres muy fuertes. Me hablaste de tus abuelas y de tu madre, que son modelos para ti. Crees que eso te dio la fuerza para empezar a trabajar sola, al margen de los proyectos con Camilo?

    Mi familia siempre fue un sostén y apoyo, no sé qué sería de mí sin ellas y ellos. Sin duda mi familia matriarcal fue una inspiración desde niña, por más que no se definen como feministas, ellas son sostén y amor, aprendí mucho y lo sigo haciendo.

    En un momento, hubo una necesidad de identidad personal, que vino muy desde adentro. La pintura es tan importante para mi, que creo que esa necesidad en cuanto a lo pictórico era también de algo de mi personalidad. Fue un camino por encontrarme a mí misma, poder entender quién era y que quería decir/hacer yo sola. Una especie de renacimiento, un impulso. No fue nada específico y fue todo al mismo tiempo, fue una gran crisis emocional que abrió un viaje personal donde recién estoy empezando a trabajar.

    Supongo que como muralista recibes los típicos comentarios machistas, ¿me podrías citar algunos ejemplos en concreto?

    Por suerte son más los halagos y cosas bellas que los comentarios machistas. Igual hay algunos que no he olvidado. Por ejemplo: “Pintas como un hombre” (jurando que me hacían un halago), “Si no hay más mujeres figurando en el street art, es porque no son lo suficiente buenas” (aha, claro), muchas veces halagando a mi compañero directamente y dando por sentado que soy la asistenta o novia que lo acompaña. “¿Qué hacés en la calle ahí solita, no te da miedo?” “Pinta de espalda, así puedo verte la carita mientras pintas”, etc.

    ¿Cómo podrías describir tu evolución personal y estilística?

    Como autodidáctica y autogestiva, impulsiva e improvisada. No tengo conocimientos académicos en cuanto al dibujo y pintura, todo fue muy armado de a poco y muy codo a codo con mi compañero Camilo. El sacaba fotos y yo siempre fui de pensar en lo que decir. Eso entre los dos ha sido un gran complemento en cuanto a lo técnico y ejecutivo, trabajando en base a fotografías y técnicas metodológicas un poco inventadas. Luego fue tomando forma y solidificandose, tanto la temática como la técnica. Con los años, cada uno probando sus cosas, pero con un alineamiento en común.

    A partir de ese momento delicado que pasaste y de muchas dudas empezaste a juntarte con más mujeres, leer ensayos feministas, literatura y poesía escritas por mujeres. ¿Cuáles son tus obras favoritas o las que más te marcaron?

    Desde encontrarme con el libro clásico “El segundo sexo” de Simone de Beauvoir, “Calibán y la bruja” de Silvia Fredicci, hasta encontrame con Rita Segato, antropóloga argentina que para mí es una GRAN referencia en el feminismo y pluralismo. Hoy en día escucho podcasts de mujeres sobretodo latinoamericanas dónde abarcan muchos temas, podría recomendar: “Mujeres que no fueron tapa”, “Femirulas”, y “El deseo de Pandora”. Amo la democratización de internet en ese sentido, tenemos toda la información al alcance de nuestras manos.

    ¿Al nivel artístico, cuáles son las artistas que más admiras, sean de otra época o actuales?

    Dentro de las artistas muralistas, las colegas son siempre influencia e inspiración, empezando por mis colegas uruguayas, Noe Cor, Ceciro, Fer Piñeirua, siguiendo por otras de las cuales pude conocer algunas y admiro como Milu Correch, Dúo Amazonas, Paola Delfín, Poni, Elisa Capdevilla, etc.

    Cómo gran referencia sería HYURO, cada pieza me llegaba al corazón. Nos dejó un gran legado y con un estilo muy particular, fuerte y dando en la clave.

    De otras épocas podría citar a Paula Rego, Artemisa Gentileschi, Petrona Viera, Sofonisba Anguissola, Louise Bourgeois, Mary Cassat, entre muchas.

    Tus obras murales o de estudio sólo representan mujeres, algunas olvidadas cómo, por ejemplo, mujeres de la dictadura en la pared del sitio donde fueron encarceladas en tu país natal, pero también mujeres fuertes, unidas, juntas, en una mezcla de fuerza y fragilidad que transmites con mucha delicadeza. Crees que eso es un reflejo de tu propia personalidad?

    Supongo que sí, o la consciencia de lo que quiero plasmar. No soy fuerte todo el tiempo, siento miedos e inseguridades como cualquier persona, pero trato de seleccionar bien lo que quiero decir ya que de alguna manera queda inmortalizado y espero que viva el mensaje más que yo.

    El abrazo al otro yo_Fitz Licuado | Mujeres Mirando Mujeres | Audrey Garcia

    El abrazo al otro yo (foto de la artista)

    las mujeres sostenemos_Fitz Licuado | Mujeres Mirando Mujeres | Audrey Garcia

    Las mujeres sostenemos la mitad del cielo (foto de la artista)

    Has producido obras muy potentes, con imágenes de mujeres masturbandóse. Me hizo pensar en algunas obras de Schiele y de Klimt sobre este tema, pero pintado por mujeres es mucho menos frecuente.

    Pero qué claridad! SI! Esta imagen la hice luego de ver una muestra en Viena de Schiele, aluciné, me pareció increíble, me emocionó sus trazos, su frescura, su oscuridad. Esta imagen la hice inspirada en una obra específica de Schiele que tuve el agrado de poder ver en vivo y erizarme.

    Final rosa_Fitz Licuado | Mujeres Mirando Mujeres | Audrey Garcia

    Final rosa (foto de la artista)

    Este último año creaste piezas de estudio fascinantes donde te representas a ti misma en momentos de tu vida cotidiana, sentada en el váter, mirándote en el espejo de tu baño, quitándote la ropa, etc. Estas obras corresponden al confinamiento y transmiten mucha dulzura y vitalidad, a pesar de la soledad que hemos podido sentir todas. ¿Cómo viviste este momento en Uruguay?

    Por suerte en Uruguay el 2020 fue bastante leve, mas no el 2021. En este país, como tantas cosas, hasta la pandemia vino despacio y a destiempo. Creo que a principios, fue una locura emocional como sentimos todas. Miedo a la muerte de seres queridos, al colapso económico y la incertidumbre del qué pasará. Lo que más me pone triste ahora en mi país, es el aumento desmesurado de la pobreza, la cantidad de gente en situación de calle y cada vez más vulnerable, hay una desolación general que abruma.

    Soy afortunada, tengo techo, comida, familia y gente que quiero y que me quiere, no puedo pedir nada más pero me es imposible disfrutarlo del todo si veo que hay gente que lo está pasando mal de verdad.

    Estas imágenes salieron, ya que en el momento estaba viviendo con una gran amiga y fotógrafa (Lu Lee) y se me dió por recrear lo cotidiano, amigarme con mis pies y manos que suelo esconder y retratar partes de esa casa que supo ser un gran refugio en un momento clave de la vida. Ahora capaz que lo veo más relacionado a la pandemia pero en su momento era un reflejo de una situación cotidiana sin mucho trasfondo.

    Baño_Fitz Licuado | Mujeres Mirando Mujeres | Audrey Garcia

    Baño (foto de la artista)

    Vestirse_Fitz Licuado | Mujeres Mirando Mujeres | Audrey Garcia

    Vestirse (foto de la artista)

    Hay un trabajo muy valiente de tu parte donde te retrataste mirándote la vagina con un espejo, con un texto a la vez tímido, muy humilde y extremadamente potente. Me hizo pensar cómo hace apenas algunos años que en talleres feministas se hace lo mismo, ya que todavía hay mujeres que ni saben cómo es su vagina ni cómo está hecho o funciona el clítoris. ¿Nos puedes explicar cómo te vino la idea?

    La verdad que no se como se me ocurrió, simplemente vino la imagen a mi cabeza. Nunca nadie me dijo que me podía ver así, simplemente un día agarré un espejo y me miré unos pocos años anteriores a la obra, pero no dije nada, ni lo conté. No podía creer que había demorado tanto años en mirarme y de cómo me sorprendí de conocer mi vagina, su color y su asimetría. Cuando me animé, quise retratar esta imagen para incentivar a mi manera a más mujeres a conocerse.

    Autoconocimiento_Fitz Licuado | Mujeres Mirando Mujeres | Audrey Garcia

    Autoconocimiento (foto de la artista)

    En el interior de mercedes_Fitz Licuado | Mujeres Mirando Mujeres | Audrey Garcia

    El interior de Mercedes (foto de la artista)

    Una de tus obras más conocidas es la de “Yo elijo”. !A la tercera la vencida! Es un inmenso logro para muchas mujeres en Argentina desde diciembre 2020, pero justo en enero supimos que Polonia y Honduras habían prohibido el aborto, incluso en caso de violación o de riesgo grave para el feto o la madre. ¿Qué opinas sobre el tema? ¿Cómo crees que desde el arte podemos cambiar este tipo de posición?

    Que tristeza de noticia, se avanza en un lado y se retrocede en otro. Hace unos años vengo trabajando en lo personal y en este último tiempo más que nunca, sobre lo político en el arte. Siempre es un camino, no creo que haya llegado a ningún lado, pero sin duda me interesa más que nada el hecho de dejar mensajes. Es importante tomar las riendas de nuestras decisiones y tratar de comunicar conscientemente y amorosamente, creo que este fue un buen caso, el “Yo elijo”. Hay tanto para decir y hacer todavía… pero creo que a muchos de los artistas nos motiva y nos enciende.

    Yo elijo_Fitz Licuado | Mujeres Mirando Mujeres | Audrey Garcia

    Yo elijo (foto de la artista)

    La mayoría de tus obras hablan de sororidad, de normalización del cuerpo y de la sexualidad, y de reivindicaciones contra el patriarcado cómo esta obra que juega con humor con una expresión machista. Cómo me dijiste, el arte también es política, ves tu trabajo cómo una forma de activismo feminista?

    La verdad que si, por lo menos a mi me motiva el aspecto del arte político. También aclarar que puedo equivocarme a veces, y que puedo cambiar de manera de comunicarlo a través de los años, me ha pasado. Elijo este entre otras mil luchas que apoyo por el hecho de vivirlo en primera persona. Pero a la par del feminismo creo que hay muchas cosas por cambiar. Ya no se puede dar lugar al machismo, al racismo, a la xenofobia, a la transfobia ni a las desigualdades sociales y económicas.

    ponerse los pantalones_Fitz Licuado | Mujeres Mirando Mujeres | Audrey Garcia

    Ponerse los pantalones (foto de la artista)

    ¿Cómo ves el 2021 y cuáles son tus proyectos? Ahora mismo tienes una exposición con artistas muy reconocidos como Franco Fasoli – Jaz , Julian Pablo Manzelli – CHU y Milu Correch. ¿Cómo estás viviendo la experiencia?

    La verdad que es y fue una gran experiencia. Es un honor estar rodeada de artistas que admiro tanto, un montaje impecable y más allá de los artistas que estamos, la parte de producción y gestión ha sido increíble.

    Para abril de 2021 me espera en mi primera muestra individual en la galería madrileña “Modus Operandi” en la que ya estoy empezando a trabajar. Estoy muy emocionada.

    Para terminar esta entrevista, me gustaría mucho añadir el mural que hiciste para el 8M, con su texto.

    «Me parece fundamental que las mujeres habitemos las calles, las plazas, los espacios públicos. Se viene el 8m y quise estar estos días en la calle, haciendo lo que me gusta y sale, porque sí, porque quiero dejar plasmado mujeres libres, jugando, apoyándonos, sumando.
    Espalda con espalda, cuidándonos e impulsándonos para llegar un poco más lejos.»

    El impulso, 8m_Fitz Licuado | Mujeres Mirando Mujeres | Audrey Garcia

    El impulso, 8M (foto de la artista)

    Audrey García. Bio MMM.
    Fitz Licuado. Web. Bio MMM. 

      ARTÍCULOS RELACIONADOS

      RARA_Healing | Mujeres Mirando Mujeres | María Bueno
      HEALING, un proyecto que visibiliza y cuida en torno a los cuerpos de mujeres de la comunidad latina y afroespañola, en el contexto artístico español actual.
      Migraciones_Diana Dowek | Mujeres Mirando Mujeres | Micaela Fernandez Darriba
      Diana Dowek, una artista comprometida con nuestro tiempo.
      Mi mortaja. María Gimeno | Mila Abadía Ruber | MUJERES MIRANDO MUJERES
      María Gimeno: «El patriarcado lo llevamos en la sangre, cada día me sigo quitando vendas»
      Chaos Lumineux_Ana Daganzo | Mujeres Mirando Mujeres | Meritxell Alvarez
      Ana Daganzo, sublimando arte y ciencia.

      ESCRIBE UN COMENTARIO