domingo, marzo 3, 2024

    Elise Florentino «no se sale de la línea mientras colorea»

    DIDO CARRERO  mirando a ELISE FLORENTINO

    Elise Florentino sufre una reacción alérgica en las manos por culpa de tocar perritos. Sus manos se llenaron de pequeñas pelotas rojas que picaban como el círculo más profundo del infierno más dantesco. Como respuesta a todo esto, su padre la lleva al médico. El médico, a quien debidamente apodamos “El Carnicero del Nitrógeno”, le quemó aquellas ampollas, que en vez de convertirse en algo sano, se tornaron mucho más grandes y amarillas. En aquel momento, Elise, se quedó sin manos y recibió su primer trauma.

    Lo poco que puede recordar de su infancia es esto y que durante aquel año que estuvo recibiendo educación en casa, por ser la niña de las manos podridas, aprendió distintas cosas de sus familiares.

    Por una parte estaba su padre, quien le enseñó a leer, historia y mates tan bien que cuando volvió al cole le adelantaron un curso. Por otra parte, su hermana le contó algo sobre “pintar sin salirse de la línea”, y a Elise le encantó mimetizarse con un papel y hacer las cosas bien en aquel papel, como si se tratase de la hazaña más importante de toda su vida, como si de no salirse de la línea dependiera el mundo.

    Elise Florentino

    Elise Florentino

    Y os cuento esto, el primer trauma de Elise, porque sus traumas son siempre una fuente de energía, pues lejos de callarse, nos lo cuenta y sigue en busca de aventuras… a veces sin querer y otras veces queriendo.

    En 2011 se queda sin amigas y conoce a Sofía, una persona que le inspira muchísimo y le abre las puertas a los blends, al arte digital y al photoshop para que explore con ganas. Es entonces cuando se da cuenta de que le gusta crear de verdad y que ésta es una forma bonita de relacionarse con la vida.

    Los años de adolescencia son de búsqueda, de aprendizaje y de absorción, que dan lugar a una curiosidad inagotable y una necesidad de expresión, y que recuperan poco a poco la vida de aquellas manos podridas.

    En 2015 se enamora por primera vez, y a la vez que se enamora y sube a la nube más alta del cielo, se pega la hostia más monumental, la primera hostia monumental. A esta hostia monumental la llamaremos “Taking Everything Out”. Son todos aquellos dibujos realizados entre 2015 y 2017 donde la artista nos cuenta lo que sentía al salir de una relación abusiva con una persona emocional y económicamente más poderosa que ella. En este lapso de tiempo la artista crea su cuenta de instagram, donde comparte desde siempre historias y se va relacionando mucho más con artistas de su entorno.

    Back against the wall | Elise Florentino | Mujeres Mirando Mujeres | Dido Carrero

    Back against the wall. Litografía, 2016

    Elise, que de aquella tenía una bonita tendencia a ser secretiva, saca todas sus vivencias y las plasma artísticamente porque no era capaz de verbalizar aquello por lo que pasó. Lejos de mejorar su vida, esta serie y el pensar en esta relación con poca experiencia vital, provocan un intento de suicidio en 2017.

    El monstruo de la sinusitis | Elise Florentino | Mujeres Mirando Mujeres | Dido Carrero

    El monstruo de la sinusitis. Tinta china, 2017.

    En vez de sentirse débil, después del lavado de estómago se levanta y se va a la exposición para enseñar a sus colegas todo lo que había pintado.

    ¿Y si... miro dos veces? | Elise Florentino | Mujeres Mirando Mujeres | Dido Carrero

    ¿Y si… miro dos veces? Gouache, tinta y digital, 2017.

    “Taking Everything Out” está relacionado con una fascinación por Twin Peaks; todas las obras fueron realizadas de madrugada viendo las tres temporadas de la serie y se nota en mucha de la simbología.

    Al superar todo esto, se da la oportunidad de explorar otras cosas y es cuando surge el Fanzine “THE HAT”, una protesta al arte viejo que te enseñan en clase de historia y a su vez, una rebelión contra el arte endogámico de señores de 40 años de Oviedo, contra el difícil acceso a los espacios artísticos de la ciudad y contra la tendencia a subestimar el arte joven que aún perdura.

    Después de The Hat llega “Mancha Impulsiva”, una colección en su mayoría de retratos de personas de la Escuela de Arte de Oviedo que son utilizadas para expresar cosas totalmente sinceras que simplemente llegaban a la mente mientras la obra se iba construyendo. Como el nombre indica, jamás se pensó en nada, jamás se pensó en el color, en la composición o en las consecuencias de lo que surgía para expresarse… El resultado fueron unas obras oscuras pero a la vez estridentes, profundas, sinceras y tristes pero a su vez llenas de alegría. Un contraste de emociones lleno de capas. Algo a destacar es que aunque el espectador perciba la obra como psicodélica, no lo es, no hay nada relacionado con los hippies, ni con las drogas, ni con los años sesenta… es simplemente exploración.

    Intuye el castigo | Elise Florentino | Mujeres Mirando Mujeres | Dido Carrero

    Intuye el castigo. Ilustración digital, 2019. De la serie “Mancha impulsiva”.

    Aparentemente las mujeres latinas | Elise Florentino | Mujeres Mirando Mujeres | Dido Carrero

    Aparentemente las mujeres latinas somos parte de los cuatro fantásticos. Ilustración digital, 2019. De la serie “Mancha impulsiva”.

    Con valentía y sin pensar mucho en las consecuencias es como decide embarcarse en el viaje a la Escuela de Arte de Altos de Chavón, la hija caribeña de Parsons en República Dominicana. Chavón aporta un cambio a cada persona que la pisa, ya sea para bien o para mal; a esta escuela entras joven y sales con la responsabilidad de una señora de cuarenta y seis años con seis hijos por mantener. Podemos decir entonces que Chavón se traga a la Elise más punkie y descuidada, devolviéndonos a una Elise un poco más responsable y preocupada, menos nihilista negativa y más nihilista positiva. Chavón le da a su obra una base sólida, que no tiembla y que nuevamente, “no se sale de la línea mientras colorea”.

    Al conectar con sus raíces saca la serie Paraíso-Ciguapa, con la que se embarca en una aventura con C E R Ú L E O. El año 2021 fue un año rico y productivo, muy satisfactorio y activo. Hizo tres series, entre ellas la ya mencionada, “Demasiado” y “Entrañas”.

    Sea | Elise Florentino | Mirando Mujeres | Dido Carrero

    Sea. Pluma y color digital, 2021. De la serie “Entrañas”.

    Me lo llevé de paseo | Elise Florentino | Mujeres Mirando Mujeres | Dido Carrero

    Me lo lleve de paseo. Óleo sobre lienzo, 2021. De la serie “Demasiado”.

    Egocéntrica | Elise Florentino | Mujeres Mirando Mujeres | Dido Carrero

    Egocéntrica. Óleo sobre lienzo, 2021. De la serie “Demasiado”.

    Dido Carrero. Web  Bio MMM
    Elise Florentino  Bio MMM

      Related Posts

      Aproximaciones a la pintura, Vicky Herreros,
      Vicky Herreros: la única respuesta es la pregunta.
      Diferentes densidades_Valeria Real | Mujeres Mirando Mujeres | María Lightowler
      Valeria Real. En las fisuras entre la ciencia y el arte
      Sol Arguindegui | Mujeres Mirando Mujeres | Claudia Martín Grau
      Sol Arguindegui. Hermenéutica en continua construcción
      Germen_Sara Biassu | Mujeres Mirando Mujeres | Silvana Retamal
      Cerámica hecha poesía en la obra de Sara Biassu.

      Leave a Reply