miércoles, julio 6, 2022

    Mari Chordà: La capacidad de ser dos

    ELINA NORANDI mirando a MARI CHORDÀ

    Conocí a Mari Chordà (Amposta, 1942) en 1999, había venido a mi centro de trabajo, donde organizábamos una serie de actos relacionados con las mujeres artistas. Conectamos enseguida y comenzamos a fraguar una amistad que se ha ido labrando con el paso de días, de años, entretejida con largas conversaciones, muchas risas y un afecto sincero. Me hace muy feliz el reconocimiento que ella está recibiendo estos últimos tiempos, y aunque justo, no deja de ser tardío para una mujer polifacética que ha hecho tantas cosas, ha creado tantas obras y ha dinamizado tantos espacios que, muchas personas, necesitaríamos más de unas cuantas vidas para llevarlas a cabo: poeta, artista, guionista, prologuista, profesora, editora, gestora, activista…

    Garriga_Mari Chordà | Mujeres Mirando Mujeres | Elina Norandi

    Garriga

    Estamos hablando de una mujer con una energía infinita que la hace estar siempre colmada de actividades y con la agenda completa, ha sido así desde hace más de cincuenta años y continúa siendo de esta forma en la actualidad. Mari Chordà ha sido una luchadora valiente y comprometida, reivindicando –desde la última época de la dictadura hasta hoy– la igualdad de derechos para las mujeres así como para los colectivos LGTBI. Esta militancia la llevó a fundar, en 1968, el bar y local cultural “Llar” en Amposta donde organizó multitud de actos culturales y sociales de carácter político. Allí realizó una de sus primeras muestras individuales (1973).

    En 1977 fundó, junto a cuatro mujeres, el espacio “laSal Bar Biblioteca Feminista”, un lugar en Barcelona donde las mujeres podían encontrarse e ir creando y desarrollando redes de sororidad y que fue imprescindible para el desarrollo del movimiento feminista en Cataluña. Chordà también fue cofundadora y gestora de laSal edicions de les dones (1978-1990), editorial gracias a la cual muchas de nosotras accedimos a lecturas fundamentales de la política de las mujeres y del pensamiento feminista (Aleksandra Kolontái, Clementina Arderiu, Clara Campoamor, Duoda, Isabel de Villena, Anna Murià, etc.). Solamente por estos dos últimos hechos, Mari Chordà merecería toda la admiración y el respeto de las generaciones posteriores. Pero hay más: el mismo año de creación del bar “laSal”, inició su publicación la Agenda de la Dona, la primera de las varias agendas que después saldrían en España, y cuya edición se prolongaría hasta 1990. Más tarde, ella continuaría este proyecto con la historiadora Conxa Llinàs, bajo el nombre colectivo de “Les Pumes” (las Pumas) ambas compusieron e imprimieron: la Agenda de les Dones (1996-2007), donde difundieron el trabajo de diversas artistas como Caritat Gómez o Magdalena Duran.

    Colores_Mari Chordà | Mujeres Mirando Mujeres | Elina Norandi

    Colores

    En las agendas, además de imágenes de obras de arte visual, había textos y poemas, porque esta es otra de las dedicaciones de Mari Chordà: la poesía, a la que se entrega con el mismo entusiasmo y vehemencia que a la pintura. Amante de su lengua materna, el catalán, y escritora en la variante que este idioma adquiere en las tierras del Bajo Ebro, ha publicado tres libros de poesía: …i moltes altres coses, Quadern del cos i l’aigua con ilustraciones de Montse Clavé, Locomotora infidel del passat y Umbilicals, además del compendio Passar i traspassar, 1960-2000. Próximamente, verá la luz su nuevo poemario en edición de la crítica literaria Meri Torras. Deseo que con esta última publicación le llegue el reconocimiento como poeta que se merece, ya que constituye una de las voces insoslayables e indispensable de la poesía catalana de las últimas cincuenta décadas.

    Vulva_Mari Chordà | Mujeres Mirando Mujeres | Elina Norandi

    Vulva

    Afortunadamente, su extenso trabajo en el ámbito de las artes visuales la está colocando el sitio de la Historia del Arte que debe ocupar. Formada en Bellas Artes en la Escuela Superior de Sant Jordi (Barcelona), comenzó a exponer en la década de los años 50 y no ha dejado nunca de mostrar su trabajo en numerosas exposiciones individuales y colectivas. No obstante, su obra no adquirió el renombre que ahora posee hasta que su trabajo estuvo presente en la gran muestra The World goes Pop, realizada en la Tate Modern de Londres (2015), a partir de aquí el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid) le adquirió obra, después el Museu d’Art Contemporani de Barcelona y el Museu Nacional d’Art de Catalunya (Barcelona), hicieron lo propio. La barcelonesa Galería Mayoral –especializada en arte de posguerra– la ha fichado en su nómina de artistas y la ha expuesto, además de en Barcelona, en la feria Arco y en su sede parisina. Ahora Chordà está aún más ocupada, pues no para de atender a la prensa, dar charlas, conceder entrevistas, acudir a eventos, vender obras… hasta está montando un estudio nuevo.

    la gran vagina_Mari Chordà | Mujeres Mirando Mujeres | Elina Norandi

    La gran vagina

    No es extraño todo este revuelo, salvando el hecho de lo tardío de estos acontecimientos; su obra, a partir de los años 60, puede situarse al lado de las grandes artistas feministas de la segunda oleada: Miriam Schapiro, Buffie Johnson, Cynthia Mailman, Nancy Spero, Niki de Saint Phalle o Joyce Kozloff, por ejemplo. Por esa época la artista comenzó a articular un estilo muy personal, donde la abstracción orgánica y el contraste cromático le sirven para elaborar un discurso sobre el cuerpo de la mujer y sus experiencias propias. Los títulos de los cuadros, esenciales como sucede con buena parte del lenguaje abstracto, nos remiten a conceptos relativos a la sexualidad, la gestación, etc. De esta manera, grandes masas moradas, rojas, rosas o amarillas nos remiten a vulvas, pechos y vaginas, y formas sinuosas multicolores nos hablan de todo tipo de jugos, secreciones, orificios y líquidos, que siempre, eso sí, son gozosos y radiantes, al igual que pasa con las mujeres de la citada Niki de Saint Phalle, a quien la artista tiene entre sus referentes de inspiración.

    Vaginales_Mari Chordà | Mujeres Mirando Mujeres | Elina Norandi

    Vaginales

    Secreciones_Mari Chordà | Mujeres Mirando Mujeres | Elina Norandi

    Secreciones

    Pero si hay una experiencia que marcó la vida creativa de Mari Chordà, sin duda es la maternidad, esa capacidad de ser dos, como diría Luce Irigaray y con la cual todas las mujeres, seamos madres o no, hemos de vivir. En sus magníficos cuatro autorretratos embarazada, plasma las transformaciones de su cuerpo desde su punto de vista, personal y único, tal como, algunos estudios hoy lo afirman, lo hicieron aquellas mujeres del Paleolítico, al tallar con sus manos las pequeñas figuritas denominadas Venus, y que les servirían como talismanes durante el parto.

    Autorretrato_Mari Chordà | Mujeres Mirando Mujeres | Elina Norandi

    Autorretrato embarazada

    Autorretrato_Mari Chordà | Mujeres Mirando Mujeres | Elina Norandi

    Autorretrato embarazada

    Otra vertiente del trabajo de Chordà es lo que podríamos llamar las esculturas unifaciales, realizadas sobre soportes de madera o hierro, a veces esmaltados donde se colocan pequeñas piezas –movibles o no- de diversos materiales. Estos objetos, de gran originalidad, también comparten el lenguaje de la abstracción geométrica y los mismos significados. Alguno, como el Juguete para Àngela, es una obra que, en manos de su pequeña hija, cambiaba de aspecto, mientras daba un puntapié a los conceptos grandilocuentes de la intelectualidad masculina de los 70, al enfocar el arte en la realidad de las mujeres, en las tareas de cuidado de la vida y al poner el énfasis en la importancia social de estas labores. Huevos de Felina constituye –además de una ironía a la fama e importancia que tiene la forma ovoide en el discurso de uno de los iconos del arte internacional, Salvador Dalí– una doble alusión a los orígenes femeninos de la vida y a la situación de las mujeres en el mundo, ya que para moverse y luchar contra el patriarcado se ha de ser una auténtica felina, es pues, una llamada a la fuerza y la valentía. Por último, las series de fotografías subacuáticas de la artista nos devuelven a nuestros orígenes: al útero materno, al sueño de la liquidez tibia que Mari Chordà encuentra en su lugar de origen, las tierras de la desembocadura del río Ebro.

    Huevos de felina_Mari Chordà | Mujeres Mirando Mujeres | Elina Norandi

    Huevos de felina

    Hace poco quedé con Mari Chordà en Amposta y juntas nos hicimos una fotografía delante de la placa que el Ayuntamiento ha colocado en una plaza, la Plaza Mari Chordà, hacía un día de sol espléndido y la artista lucía brillante delante “su placa”, yo sueño con más días como ese, que espero no se demoren en llegar ya que, son bastantes los premios y distinciones a los méritos a las Bellas Artes que este país aún debe otorgarle.

    Elina Norandi. Bio MMM.
    Mari Chordà. Bio MMM.
    Imagen destacada: Autorretrato embarazada.

    Otras publicaciones de Elina Norandi en MMM: Sandra March. Núria Martínez Seguer.

      ARTÍCULOS RELACIONADOS

      Aproximaciones a la pintura, Vicky Herreros,
      Vicky Herreros: la única respuesta es la pregunta.
      Una galería propia. Una galería de arte online con enfoque de género
      Diferentes densidades_Valeria Real | Mujeres Mirando Mujeres | María Lightowler
      Valeria Real. En las fisuras entre la ciencia y el arte
      Hábitat_Tania García | Mujeres Mirando Mujeres | Sonia Cabrera
      Tania García se desborda en lo performativo

      ESCRIBE UN COMENTARIO