Susana Ragel: el instante congelado


Nati Guil Grund MIRANDO A Susana Ragel

En un mundo, como el actual, en el que vivimos a cámara rápida la obra de Susana Ragel (Madrid, 1981) se nos presenta como un soplo de aire fresco, que nos invita a pararnos y entrar con curiosidad en las diferentes historias que nos propone. Personalmente conocí su obra en la feria Art and Breakfast, celebrada recientemente en la semana del arte en Madrid, y enseguida captó mi atención la maestría y el dominio de la técnica en su pintura, pero además establecí al instante una conexión emocional con su obra, sintiéndome protagonista de cada una de sus escenas.

@ Susana Ragel | Belma a contraluz

Belma a contraluz

Y es que el trabajo de Susana ha pasado por muchas etapas, evolucionando hasta llegar a un punto de equilibro entre obra y el espectador. Para Susana es muy importante el papel de éste y su obra está enfocada a transmitirnos las sensaciones y reflexiones que tiene ella al realizarlas. Su pintura podría enmarcarse dentro del realismo con un alto componente poético, trabaja fundamentalmente el óleo sobre lienzo o tabla y ha construido un estilo propio que nos resulta muy reconocible.

Sus últimos trabajos están enfocados en el retrato femenino, que utiliza como un medio de introspección. Sus figuras nunca aparecen de frente y por lo tanto los rostros no son reconocibles. Mujeres anónimas y universales que la artista utiliza para proyectarse a sí misma. Por tanto ellas no se enfrentan a nosotros sino que somos nosotros los que irrumpimos en sus instantes.

@Susana Rage | It's a right place

It’s a right place

Esos instantes son muy importantes en su obra; se encuentran entre la pausa y la acción, son momentos congelados, en suspensión, como si se tratara del fotograma de un video que hemos parado para el deleite de nuestra mirada curiosa.

Los últimos trabajos de Susana giran en torno al tema de la evasión y es que la ciudad en la que todos queremos vivir se ha quedado pequeña y nos asfixia, no tenemos lugar ni tiempo para nuestro esparcimiento. Los lugares que nos propone y donde se encuentran sus mujeres, están alejadas de los entornos urbanos y hay un (re)encuentro con la naturaleza a través de ellas.

La evasión, el concepto de tiempo junto con la mujer y la soledad frente a la naturaleza son los nexos comunes del conjunto de su producción, pero no en un sentido negativo sino todo lo contrario. En sus obras busca transmitirnos sensaciones agradables de frescura, esperanza, relajación, erotismo…En un momento como el actual de crisis busca generar en el espectador un sentimiento de evasión que nos haga pararnos y reflexionar, que busquemos nuestro propio instante y nos quedemos un momento en él. Junto a todo ésto la luz juega un papel muy importante, siendo cálida, intensa y que nos alcanza cuando estamos observando sus trabajos.

@ Susana Ragel | Contralúz

Contralúz

Sus personajes son actuales y ella hace mucho hincapié en eso, su aspecto, vestimenta e incluso su corte de pelo para que asociamos la obra al momento en el que está realizada.

Os invito a conocer el imaginario íntimo y universal que nos propone Susana y que por un momento paremos y observemos su obra. Nos encontraremos suspendidos entre lo conocido y lo imaginado. Es una artista que va a dar mucho que hablar.

@ Susana Ragel | Tormenta de verano

Tormenta de verano

@ Susana Ragel

Melodía

@ Susana Ragel

Primavera

@ Susana Ragel

Nuevo horizonte

@ Susana Ragel

La nuca

@ Susana Ragel

Se me va la olla

Imágenes: © Susana Ragel | Web

Texto: Nati Guil Grund | Web