© Sandra March | Elina Norandi | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Sandra March: amar y gozar el propio cuerpo

ELINA NORANDI mirando a SANDRA MARCH

La primera vez que vi a Sandra March, ella estaba sentada junto a una ventana que dejaba entrar la melancólica luz que el final del verano vuelca sobre Barcelona. Delante de una mesita gueridon en la que había varios útiles de costura, ella, lenta y pacientemente, cosía un trozo de carne cruda. La performance, que tenía mucho que ver con las letras, las palabras y su relación con los alimentos era, de por sí, impactante. No obstante, lo que más me impresionó de March fue su presencia, una presencia que de inmediato me hizo recordar la sentencia de Carlos Fuentes: el cuerpo ante todo. Con un vestido minifaldero rojo muy escotado, unas maravillosas medias negras y la belleza de su rostro concentrado en la costura, March transmitía exactamente toda la fuerza y el interés que, después pude constatar, su arte posee. El cuerpo ante todo. El cuerpo ante todo…

© Sandra March | Elina Norandi | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Te vas a comer MIS palabras. Performance, Barcelona, 2012.

Un cuerpo que sabe ponerse en juego en cada obra, el cuerpo de una artista que, partiendo de sí misma y de su mirada sobre el mundo, es capaz de transformar la materia e inferirle los conceptos adecuados para hablar del cuerpo de todas nosotras. Y la artista lleva a cabo esta tarea desde múltiples lugares y facetas pues pocas creadoras he conocido tan auténticamente polifacéticas: la pintura, el dibujo, el arte textil, la escultura, el libro de artista, las artes gráficas, la poesía, la performance, el fanzine, la instalación, el muralismo, la fotografía, el cartel, el video… todas y cada uno de las manifestaciones artísticas son utilizadas por March para elaborar los cientos de discursos que se entrecruzan en el conjunto de su obra. Unos discursos no exentos de erudición (Sandra es diplomada en magisterio, y licenciada en filosofía y en Bellas Artes) que ella jamás deja caer en el esnobismo. Sino que, por el contrario, escoge la ironía y el humor como las herramientas para lograr transgredir cualquier pensamiento, estructura o sistema ampliamente aceptado o impuesto, con la finalidad de provocar primero, una mueca de hilaridad -y, a veces, quizás una carcajada-, pero que pronto se transforma en una pregunta que da lugar a otra y a otra, hasta proponernos una red de argumentos críticos que amplían de forma indefectible nuestra visión de la realidad.

Los intereses de March giran, en su mayoría, en torno al concepto de corporidad y sus significados, así como a los estereotipos asociados al género. En estos planteamientos tiene mucho que ver el valor de la propia experiencia, de su devenir biográfico que, en su caso, -igual que pasa con su arte- resulta poliédrico. Con las raíces bien sujetas en su población de origen (la leridana La Seu d’Urgell), la artista ha trabajado y expuesto en varias ciudades españolas: Alicante, Madrid, Ciudad Real, Bilbao, etc. y en muchos otros lugares repartidos por el mundo como Múnich, Dresde, Lisboa, Palermo, Calabria, Bolonia, Porto Alegre, Nueva York (donde la representa la galería Central Booking de Maddy Rosenberg), en Miami (donde Sandra residió varios años) y en París (donde vive en la actualidad). Próximamente tendremos la oportunidad de ver una muestra de su trabajo en El Almacén de Lanzarote.

© Sandra March | Elina Norandi | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

The Beach is a Border, Acción realizada en Miami, 2019

En cuanto a proyectos concretos, es difícil escoger algunos ejemplos entre su abundante obra, ya que he podido ver a la artista pasearse por una galería ofreciendo a los asistentes, bandejas de embutidos y lonchas de quesos con poemas estampados en tinta comestible, vendiendo en una carnicería y envolviendo las chuletas y costillas en papeles con dibujos e inscripciones producidos por ella, realizando una instalación en la que ella ponía a la venta bandejas con toda clase de alimentos que previamente había confeccionado y cosido en fieltro, o escribiendo poemas (de Jose Olivarez, Natalie Scenters-Zapico, Fabienne Josaphat y Javier Zamora) en la arena de Miami Beach en un magnífico y veraniego recorrido poético.

© Sandra March | Elina Norandi | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

FELT FELT, poc o molt va anar així, Escultura textil, 2010.

© Sandra March | Elina Norandi | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Qui es ara? Acción realizada en doce carnicerías, 2013.

Sin embargo, aquí me gustaría señalar los siguientes trabajos: ¿Qué me pongo?, un recortable como aquellos con los que jugábamos de pequeñas a vestir muñequillas de papel, pero en el que la muñeca es una representación del cuerpo de la artista (que como la gran mayoría de los cuerpos reales no se sujeta a los cánones) y la vestimenta propuesta son trajes de pelos o de heridas, es decir, muy distantes a las galas de fiesta con las que soñábamos siendo niñas.

© Sandra March | Elina Norandi | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

¿Qué me pongo?, Edición abierta, 2013.

© Sandra March | Elina Norandi | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

¿Qué me pongo?, Edición abierta, 2013.

El mismo mensaje desmitificador es el que trabaja en Anatómica, un proyecto muy largo y complejo compuesto de múltiples piezas en torno a la preocupación por la estética de las mujeres en la actualidad y su explotación por parte del mercado y la industria de productos de belleza, la publicidad y la cirugía. La artista utiliza la imagen de su propio cuerpo al cual despedaza y mutila en esculturas de cartón piedra, lo deshuesa y vende los trozos de plástico en bolsas como si se tratara de productos a exponer en el supermercado y lo abre en canal para enseñarnos la interioridades de su ser. Su cuerpo convertido en mercancía. Además elabora una serie de prendas de ropa utilizando planchas de fotolitografía, con las que se nos presenta la feminidad estereotipada al máximo y nos recuerda que éste no es un fenómeno exclusivo de nuestro tiempo, sino que los corsés de hierro se usaron durante la moda del siglo XVI o los ligueros en el siglo XIX con la invención del amor romántico y la afirmación del mito de la virginidad en la sociedad burguesa. Pero la gran investigación que hay detrás de este trabajo concluye con unos autorretratos en los que la artista baila y juega desnuda, se divierte con su cuerpo estableciendo el claro mensaje que nuestros cuerpos, todos, son bellos, fuertes e intensos y no necesitan más que de nosotras mismas para amar y gozar del arte y la vida.

© Sandra March | Elina Norandi | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Proyecto Anatómica. Lib.VI – Soft Commodity Goods -. Piezas de plástico envasadas al vacío, 2011.

© Sandra March | Elina Norandi | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Proyecto Anatómica, Lib. VIII. – Abstine et sustine  Escultura, planchas de fotolitografía, 2009.

© Sandra March | Elina Norandi | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Projecte Anatòmica. Lib.V – Moving Body Games -. dibujo, 2011.

 

Mi enorme interés en la obra de Sandra March me lleva a pensar en lo extraño que resulta que ninguna de nuestras galeristas todavía no se haya fijado en ella, máxime cuando pienso que una de las cosas que más me fascinan de Sandra March es que actúa y se relaciona como si ella no supiera la gran artista que es.

© Sandra March. Web
Elisa Norandi. Web

Imagen destacada: Proyecto Anatómica, Lib. III. – La Venus anatómica, cuerpo del deseo – Escultura, 2011.

Dejar una respuesta