Irene Cruz, la femineidad hecha fotografía


 Raquel Moraleja MIRANDO A Irene Cruz

 

Descubrí a Irene Cruz en la Room Art Fair de 2013. Fue por casualidad. No la conocía, no la buscaba. Entré en una habitación cualquiera y había una caja de fotografías encima de la cama. Polaroids de pequeño formato, a precios asequibles para todos los públicos. Yo tenía ansias de arte. Esa fiebre de posesión que nos produce la belleza estética. Y entonces vi aquellas fotografías de chicas descalzas caminando sobre carreteras mojadas. Chicas con el rostro escondido enredadas en las ramas de los árboles. Me encantó. En la Art Madrid del siguiente año, vi a lo lejos una chica de espaldas, con vestido de flores. Inconfundible. Saltaba, y estaría detenida eternamente en su intento de alcanzar una noria abandonada. Urlaub VIII. Me cautivó. Ella sabe que es mi preferida.

Desde aquellos primeros momentos he trabajado muchas veces con Irene Cruz. He escrito sobre ella en mi blog Lit Ar Co y en otros medios culturales. Presenté su fotolibro Blumen en la Universidad Complutense de Madrid. He participado en la organización de una de sus últimas exposiciones, Lurra, en Nave 73, junto al artista Juan Yuste y la ilustradora María JL Hierro. Y ahora la elijo como artista invitada para la segunda edición de Mujeres Mirando Mujeres. Porque Irene Cruz es todo femineidad. Etérea, onírica, irreal. Es la conjunción de la mujer con la naturaleza. Con los restos arquitectónicos de lo que un día deseamos ser. Es la belleza imposible.

¿Cuándo empezaste a hacer fotografías?

La verdad es que no sé donde están exactamente mis comienzos. Recuerdo que mis padres, cuando era muy pequeña, me regalaron una cámara que llevaba a todas partes. Siempre ha sido como una extensión de mi cuerpo. Desde entonces no imagino mi vida sin la fotografía. Es algo imprescindible, una parte de mí.

¿Y en qué momento decidiste que te dedicarías a la fotografía de una manera artística y profesional?

Creo que hubo dos sucesos que me animaron a apostar por mi carrera artística. El primero fue el áccesit que gané en el concurso Fototalentos de la Fundación Banco Santander en 2010. Y el segundo fue cuando hice mi primer viaje a Berlín mientras realizaba el Máster de fotografía conceptual en EFTI. Gracias al Máster conocí un mundo que me encantó, me absorbió. Y me dejé llevar. Y desde entonces ha sido un no (querer) parar.

© Irene Cruz | Metamorphosen

Metamorphosen

¿Qué particularidades tiene el lenguaje fotográfico que te atrae más que, por ejemplo, la pintura?

Lo que más me atrae de la fotografía es su carácter performativo. Mi método de trabajo es muy parecido al de una pequeña producción cinematográfica. La pintura, más bien las acuarelas que realizo, me sirven para visualizar mejor las imágenes que me interesan, planificar… Como un story board.

¿Qué se esconde detrás de cada serie fotográfica? ¿Una historia, una idea, una emoción…?

Cada serie es diferente, cada una está muy ligada a mi momento vital y por supuesto a los sentimientos que experimento. Cada serie trata de reflexionar sobre algún misterio o algún tema que me interesa.

¿Qué significado tiene la naturaleza para ti? ¿Cómo encuentras los paisajes que retratas?

La naturaleza lo es todo. En ella me reencuentro conmigo misma. Es paz y calma. Es la huida de la gigantesca ciudad. Estoy completamente enamorada de los paisajes y de la luz del norte, es la gran razón por la que vivo en Berlín, aquí es muy fácil encontrar los lugares que tengo en mi cabeza. También es muy importante la luz tenue y tamizada que lo envuelve todo, lo llena de misterio. Creo que el paisaje tampoco existe sin la percepción emocional de quien lo contempla. Es primero un acto de ver y sentir para posteriormente ser interpretado por el arte. En mis series, el cuerpo transmite la atmósfera del paisaje y el paisaje refleja los sentimientos de las figuras. Algo no revelado. Apelo a quien lo contempla, a su empatía. Desde Inner Tales (2011), no ha habido trabajo fotográfico sin esa combinación de retrato con paisaje.

¿Podrías explicarnos cómo es el proceso creativo de tus fotografías? Desde que surge la idea hasta que llega a la galería…

Para mí, el inicio de todo trabajo artístico es una reflexión. Ésta conecta con algún tema, que hace que me pregunte sobre él. Me documento literariamente, leo, y comienzo el proceso creativo para explicar lo que me hace sentir mediante el lenguaje corporal. Para ello, como ya he explicado antes, hago muchos dibujos. Busco un lugar en mi imaginario y continúo dibujando el escenario. Luego lo encuentro, y ahí se desata todo.

© Irene Cruz | Habitat 02

Habitat 02

¿Qué uso le das a las herramientas digitales?

Hago mucho uso de ellas, sobre todo de internet y las redes sociales, es el arma asequible que tenemos los jóvenes más a mano. Aún no me he desvinculado de la fotografía analógica, de la fotografía instantánea… y no creo que lo haga nunca. Pero mi equipo es sobre todo digital. Me gusta tener el control del revelado de mis imágenes, y al ser una nativa digital y no tener laboratorio… no me queda otra que tirar de ordenadores.

Con photoshop, instagram… ¿Cómo distinguir la fotografía artística profesional de la de los meros aficionados?

Sinceramente, lo que busco en una fotografía es que me transmita. Me da igual de qué ojo venga, todos empezamos siendo aficionados, ¿no? Creo que una buena imagen es aquella que te hace sentir, que conecta contigo, que te hace pararte más de cinco segundos en este mundo que te bombardea constantemente con imágenes.

Después de crear, llega el momento de exponer tu obra al público. ¿Encuentras con facilidad lugares donde exponer tu obra?

Llega un momento que los lugares te encuentran a ti. Pero al principio fue duro. Hasta que empecé a trabajar con la primera galería que me fichó.

A día de hoy, ¿puedes vivir de tu obra? ¿Crees que tienes una buena situación dentro del mercado del arte?

Bueno, podría vivir si no tuviera que estar invirtiendo constantemente en nuevos trabajos, proyectos, producción de obra, libros, viajes… muchas veces me tengo que dedicar a otro tipo de fotografía o a la docencia para poder seguir adelante.

¿Qué crees que falla en el mercado del arte español? ¿Por qué no viven nuestros artistas de su trabajo?

Muchísima oferta, poquísima demanda. Creo que todo está en que en el colegio generalmente no nos educan para que desarrollemos la sensibilidad necesaria para valorar una pieza de arte. El que con 16 años elige la rama de Humanidades… y tiene alguna asignatura relacionada con el arte… sólo tendrá una base hasta el cubismo de Picasso, porque ahí se acaba el temario. Ojala eso cambiara. Otro cosa que se me pasa por la cabeza es que todos “regalamos” nuestras imágenes a las redes, y eso es el eterno problema de “si no está en internet, no se conoce, y si no se conoce, no se vende, pero no se vende, porque la estoy publicando gratis”.

© Irene Cruz | "Ewige Wiederkunft I"

“Ewige Wiederkunft I”

El sector de la fotografía artística, ¿está dominado por hombres?

No lo creo. Se ha luchado mucho, y se sigue luchando, para que eso hoy en día no sea así.

¿Cuál crees que es tu situación como mujer joven dentro del panorama artístico?

No creo que me vaya peor o mejor por ser mujer o no, la verdad. Me va, que ya es algo, porque trabajo mucho. Aún así, me encuentro en una situación difícil, porque el arte no es suficientemente demandado, no creo que tenga que ver con mi sexo.

¿Es diferente la mirada de una mujer a la de un hombre?

Es diferente la mirada de cada persona individual. Porque cada uno o una proyectamos en nuestras fotografías nuestras experiencias, nuestras inquietudes, nuestras obsesiones… y al tener todos vidas diferentes, las miradas son diferentes. Sí puedo apuntar que las mujeres suelen tener otro tipo de sensibilidad y muchas veces son reconocibles, pero… otras veces no.

© Irene Cruz | Corneilles

Corneilles

© Irene Cruz | Corneilles

Corneilles

¿A qué fotógrafas admiras?

Mara León me pone los pelos de punta. María Sánchez me inspira muchísimo. Francesca Woodman es como una Diosa a la que adorar.

Mayumi Hosokura, simplemente me encanta. Mona Kuhn, me apasiona su fotografía de desnudo. Barbara Klemm, fotoperiodista, me emocionó su última exposición en Berlín.

Leila Amat, es todo autenticidad, tiene un mundo interior muy potente. Recientemente he tenido la oportunidad, y la suerte, de poder realizar un fotolibro, Corneilles, junto a ella. Y no puedo estar más contenta. Ha sido una experiencia maravillosa.

Casi toda tu obra se caracteriza por retratar a mujeres, de espaldas, descalzas, anónimas… ¿Quiénes son ellas?

A veces mis musas, y otras yo misma. Ellas son todas, ellas pueden ser yo, o no. De eso se trata.

En algunas de tus últimas series hemos visto la figura de un hombre en tus paisajes. ¿Qué te ha decidido a incluir cuerpos masculinos en tus fotografías?

Para mí siempre ha sido un reto, y quería romper, atreverme y probar. La primera vez fue en 2014 con la serie Habitat. Y más tarde en Lurra, con Juan Yuste. Ahora estoy trabajando con bailarines de la Ópera de Berlín, donde estoy haciendo unas video-instalaciones.

© Irene Cruz

Lurra

© Irene Cruz | Lurra

Lurra

¿Con qué otras artistas has colaborado?

Con la collagista Annitaklimt, con la ilustradora María JL Hierro, con la fotógrafa Giovanina Sequeira… Todo han sido buenas experiencias hasta el momento.

¿Sientes competencia o solidaridad con otras fotógrafas?

No siento competencia ni solidaridad, siento admiración o compañerismo.

 

Biografía

Irene Cruz (Madrid, 1987) es fotógrafa y videoartista. Estudió Publicidad y Relaciones Públicas y más tarde Comunicación Audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid. También asistió al prestigioso Máster Internacional de la escuela EFTI, con el que se especializó en Fotografía Conceptual y Creación Artística. Ha ganado varios premios, incluyendo un accésit en Fototalentos (organizado por la Fundación Banco Santander), el Segundo Premio en el Concurso de Fotografía de la Fundación AENA y el Primer Premio en el Concurso de Fotografía de Iberdrola 2014. Ha participado en más de 120 exposiciones, ferias de arte contemporáneo y festivales del mundo entero. Durante el próximo mes de febrero, su obra podrá verse en ferias como Art Madrid, Room Art Fair y We Are Fair. Las mujeres anónimas, románticas, etéreas, son una constante en su fotografía, que indaga en las luces y los elementos naturales de paisajes del norte de Europa. En su última etapa, ha añadido la figura masculina a algunas de sus piezas. Hasta la fecha tiene editados seis foto-libros, en solitario o en colaboración con otros artistas, escritores y comisarios. Actualmente reside y trabaja en Berlín.

© Irene Cruz | Habitat 01

Habitat 01

© Irene Cruz | Seele 2

Seele 2

© Irene Cruz | Seele 3

Seele 3

Imágenes: © Irene Cruz | Web

Entrevista: Raquel Moraleja | Web