Paula Noya. (EN) LA SUTURA INVISIBLE


Paula Cabaleiro MIRANDO a Paula Noya

 

Enhebrar la aguja para surcar la herida.

Un dolor momentáneo, agudo, inevitable, que precede a la sal sobre la carne enrojecida.

Blanco sobre negro. La acidez del brillo. La luz haciéndose un hueco en el desván, lleno de trastos y memorias desordenadas. El hogar, cuna de las ilusiones, nido de los errores inconfesables. La imposición. Unas alas cortadas. Un vestido que aprieta en las costuras. La infancia, latiendo a un compás que no le corresponde.

Y la vida recordándote cada desacierto. Cada ausencia. Cada paso, desdoblando el destino, superando las expectativas de ese fracaso que se antojaba un naufragio.

© Paula Noya | Paula Cabaleiro | Presentaciones | Mujeres MIrando Mujeres | MMM18

Serie Latidos


Collage, dibujo, escultura, fotografía, vídeo e instalación de una artista tremendamente versátil, poliédrica y multidisciplinar. La obra de Paula Noya (Lugo, 1969) te atraviesa. Las imágenes son punzadas, que acceden a través del ojo de forma amable, impecable, precisa, para llegar a remover a través de lugares comunes, donde te encuentras. Casi sin pretenderlo. Casi sin ser consciente. El hilo, la sutura, el recorrido, la vida. De repente, sus dibujos (nos) hablan de errores que se tornan propios, de recuerdos que semejan extraídos de tu álbum familiar. De una belleza meticulosa pero hiriente, sus imágenes trabajan múltiples planos de significado, provocando distintas lecturas a través de elementos simbólicos, referencias mitológicas e históricas, que se antojan una suerte de artefactos dispuestos a hacer sentir. Incomodidad. Melancolía. Curiosidad. Dolor. Incluso miedo. No es fácil enfrentarse a nuestros monstruos. Pero el arte contemporáneo tiene la capacidad de entrar sin llamar. Nuestra intimidad puede verse invadida, cuando te proyectas sobre la obra. Y aun así, ya no puedes evitar la mirada.

Estas fueron mis sensaciones cuando me adentré en la obra de Paula Noya. Como comisaria. Pero también como mujer. Su obra indaga sobre cuestiones existenciales, íntimas, vitales, que a partir de referencias autobiográficas evidentes, se vuelven universales. Su búsqueda constante de la identidad se reflejaba ya en su primer dibujo firmado con su nombre artístico en 1985, donde la mirada de una niña se escapaba de la ingenuidad de la infancia, para escrutar al observador/a, para mostrarle la dureza de su pequeño recorrido en el mundo: “Retrato de mi abuela Inés”. Unos 5 o 6 años tendría la pequeña en esa fotografía, que Paula retomó para retratar su lado más emocional, su madurez prematura y precipitada por la situación que vivía. Creo que, de alguna forma, esa niña la representaba también a ella. Y curiosamente de ese vínculo con su abuela surge también su apellido artístico. A partir de ahí, la palabra, la mitología y la memoria personal, confluyen en una resistencia desde la creación artística ante la tradición, la sumisión patriarcal, la norma, la imposición y lo correcto.

© Paula Noya | Paula Cabaleiro | Presentaciones | Mujeres MIrando Mujeres | MMM18

Retrato de mi abuela Inés

Investigadora nata, enamorada de la filosofía, del arte y de la historia, de naturaleza sumamente curiosa, son múltiples las referencias artísticas que podemos intuir en su obra. En “Latidos”, donde esa búsqueda de reconocimiento en el otro se vuelve personal, mi mente viaja a las instalaciones de vestidos de Louise Bourgeois, a sus “celdas” o “habitaciones rojas”, con una fuerte connotación psicológica en esa sensación de aprisionamiento. Bourgeois está presente en muchas de sus obras y probablemente sea una de sus más claras influencias. “Bourgeois es en mi opinión una de las artistas que mejor refleja en su trabajo el trauma, los miedos, la ira ante hechos biográficos de su propia vida que muestra de una manera honesta y sincera”, dice Paula Noya. En “El vestido de novia”, las palabras bordadas sobre pañuelos se vuelven símbolos, mensajes de subversión, metáforas, al igual que en las obras de la artista vasca Yolanda Herranz. Por su parte, en “Nazarenos”, donde retrata los trajes de los Tamboristas de Moratalla, Murcia, leemos su interés por referentes como Cindy Sherman, que utilizaba la indumentaria para provocar la reflexión sobre diferentes clichés machistas en la sociedad. En este caso, con túnicas y capirotes, como si de nazarenos se tratara, la extrañeza viene dada por los colores y estampados, que contradicen la sacralidad y austeridad propia de estos ropajes.

© Paula Noya | Paula Cabaleiro | Presentaciones | Mujeres MIrando Mujeres | MMM18

Serie El vestido de Novia


© Paula Noya | Paula Cabaleiro | Presentaciones | Mujeres MIrando Mujeres | MMM18

Serie Nararenos


Conceptualmente, muchas de sus obras hablan de la soledad y del aislamiento de las personas. La filosofía de Alberto Giocometti respira en obras como “Ceguera”, que parte de la idea de que las cosas vistas en el interior pueden ser más reales que las vistas en el exterior, tomando como leitmotiv la pérdida voluntaria de la vista. Del mismo modo que siempre le ha fascinado René Magritte y especialmente sus cuadros en los que pinta cuerpos y cabezas tapados por telas. Puede también que en sus collages sea una de las referencias más notables. Y su serie escultórica “Ovillos” nos recuerda a la instalación “Impenetrable” de Mona Hatoum, ese cubo construido con alambre de espino, que representa el espacio del hogar como algo agresivo, violento o poco acogedor. Sus “ovillos”, construidos de hierro y alambre de espinos, se oponen radicalmente a la idea transmite la lana, evocándonos suavidad, protección, calor.

© Paula Noya | Paula Cabaleiro | Presentaciones | Mujeres MIrando Mujeres | MMM18

Serie Cegueras

© Paula Noya | Paula Cabaleiro | Presentaciones | Mujeres MIrando Mujeres | MMM18

Serie Cegueras

Memoria, ausencia y cicatriz se vuelven protagonistas en el que puede que sea uno de sus proyectos más autobiográficos, “Ausencias”, una serie de fotografías “construidas” como si fueran piezas de un rompecabezas, que se presentan como una metáfora de la construcción de nuestra vida. Como en las instalaciones del gran Christian Boltanski, Paula Noya cuestiona aquí la frontera entre lo ausente y lo presente, siendo su álbum familiar y los recuerdos el eje vertebral.

© Paula Noya | Paula Cabaleiro | Presentaciones | Mujeres MIrando Mujeres | MMM18

Serie Ausencias


El error y el fracaso. La presencia de la muerte. El hogar, no siempre protector. La huella del patriarcado. La crudeza de las emociones. La cicatriz. Paula Noya nos remueve. Nos incomoda. Porque sus obras no preguntan si pueden acceder. Simplemente acceden.

Son artefactos para hacer sentir, con la acritud que ello implica.

Puede que esa sea su magia.

La magia del arte contemporáneo.

© Paula Noya | Paula Cabaleiro | Presentaciones | Mujeres MIrando Mujeres | MMM18

Cegueras. Vídeo.

© Paula Noya | Paula Cabaleiro | Presentaciones | Mujeres MIrando Mujeres | MMM18

Serie Ovillos

© Paula Noya | Paula Cabaleiro | Presentaciones | Mujeres MIrando Mujeres | MMM18

Serie El hilo de Cloto

© Paula Noya | Paula Cabaleiro | Presentaciones | Mujeres MIrando Mujeres | MMM18

Serie El vestido de Novia

© Paula Noya | Paula Cabaleiro | Presentaciones | Mujeres MIrando Mujeres | MMM18

Santa Teresa y las metamorfosis

Paula Noya. Web
Paula Cabaleiro. Web