viernes, noviembre 16, 2018

    Paloma Navares, la segunda mirada.

    MasauR MIRANDO a Paloma Navares

    Paloma Navares es la lucha en estado puro, una mujer guerrera que siempre ha abierto brecha en el mundo del Arte, proyectando enfoques adelantados a su época, corroborando con el paso del tiempo su capacidad visionaria en el ámbito del Arte y de la vida. Sus propios ojos le han marcado desde la infancia unas condiciones extraordinarias de mirar, y es quizás ese parámetro excluyente e impuesto, lo que le abre la capacidad de análisis y observación que otros dejaron pasar.

    Tener que aprender a levantarse constantemente forja un carácter diferenciador, y obliga a establecer unos parámetros de reflexión y estudio que profundizan estratos inimaginables; y es esa capacidad de indagación la que crea unas idas y venidas recurrentes en la obra de Paloma Navares: La soledad, La muerte, La falta de libertad, La represión, La mujer (ayer, hoy y en el futuro), Los materiales cotidianos, El hombre y su tiempo, El lenguaje aprehendido (aquel que heredamos pero también aquel del que somos esclavos)… temáticas que irán relevándose a lo largo de su obra, observadas, desgranadas y narradas desde diferentes perspectivas.

    Una artista que nos demuestra que a las zancadillas de la vida hay que mirarlas de frente, usarlas, exprimirlas, fagocitarlas y moldearlas a nuestro antojo. Una mujer inquieta a la que las disciplinas se le quedaban cortas enseguida, y había que subirse a la ola de las que apenas estaban naciendo; es así como el cuerpo como soporte, el vídeo, la performance y las instalaciones se irían convirtiendo en sus nuevos lienzos.

    Pero vayamos por partes en la vida de esta mujer inconformista y combativa… Paloma comienza calcando en su niñez y un poco más adelante acompañando a su padre al Museo del Prado, momentos que le irán acercando a la pintura hasta el punto de querer proyectar su vida profesional en esa dirección. Comienza pintando, pero en 1979 el lienzo se queda corto para sus sentimientos e inquietudes, de 1981 a 1999 descubrirá que la danza, la performance y el cuerpo humano esgrimido como soporte aportan nuevas perspectivas a su trabajo.

    Su camino en el arte sufre una interrupción causada por una complicación en sus ojos, algo que irá sucediendo en otras ocasiones y marcará giros, reenfoques a lo largo de su obra.

    Vuelve con “Circuito cerrado, circuito infinito” (1983-1987), con un mundo animal que muestra a fieras enjauladas, que recorren incesablemente un espacio acotado, un escenario construido por Paloma donde habitan seres vivos en situaciones extremas de opresión y angustia, como Evas encarceladas.

     © Paloma Navares | MasauR | Presentaciones | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

    Sombras del sueño profundo, 1985

    Desde 1987, comienza con “Ensamblajes” las que van a ser dos de las dinámicas de su trabajo, por un lado, extrapolar, enfrentar, cohabitar la apropiación de imágenes; y por otro, hacer que el espectador descubra a medida que acorta distancia con sus piezas, no todo se muestra en un primer vistazo, el acercamiento y la complicidad empiezan a ser parte del juego y la sutilidad se diluye ante la falta de atención, de ahí que hablemos de “la segunda mirada”.

    Así en “Otros Paraísos (1989-1995), Francisco Calvo Serraller destaca como “se ilumina la alienación del presente mediante las obras maestras glorificadas del pasado, sacudiendo el polvo de lo paralizado de nuestra vida actual”, calificando a Paloma como agente agitador. La observación del enfoque dado a la mujer a lo largo de los siglos XV al XIX en las grandes obras pictóricas precedentes genera piezas que remueven conciencias. En “De corazón ardiente” (1990-1999) mujeres que parten de los clásicos se verán latentes gracias a la inclusión de la tecnología, llamas de amistad, amor y vida. “De Venus, ninfas y otras Evas” (1989-1996) ahonda en desfragmentar la obra clásica y componerla en los nuevos materiales del S.XX, la mujer queda encerrada, enjaulada en novedosos componentes, electrificada generando una luz constreñida, limitada en el espacio, una mujer objeto. Una simbología que sigue plasmando en “Fragmentos del jardín de la memoria” (1992-1996) donde comienza a diseccionar a la mujer, a extrapolar partes de su cuerpo, a desagregar el concepto aún más, fraccionar la imagen que por tradición se ha quedado estereotipada de la mujer. *

    En el trascurso de estos años se añade otra peculiaridad a su obra, singularidad que lleva explorando y se afianzará hasta convertirse en referente de su trabajo, el espacio queda dramatizado como un componente más de sus piezas.

    Del 15 Feb al 22 Abr´18 Museo Thyssen. Exposición “Del jardín de la memoria, donde intervenciones de Paloma distribuidas por varias plantas del museo dialogan con los clásicos*

     © Paloma Navares | MasauR | Presentaciones | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

    Del 15 Feb al 22 Abr´18 Museo Thyssen. Exposición “Del jardín de la memoria, donde intervenciones de Paloma distribuidas por varias plantas del museo dialogan con los clásicos*

    De nuevo el destino obliga a interrumpir el ritmo de trabajo de Paloma, la cirugía paradójicamente frena e impulsa su obra, le exige suspender su actividad física, pero al tiempo le provoca lo que será un nuevo giro argumental en sus creaciones.

    La desintegración del cuerpo, la disgregación de órganos o partes de la fisonomía, los elementos quirúrgicos entremezclados con elementos domésticos pasan a formar parte de un menú personalizado que ensambla con una gran carga de crítica e ironía, son el nuevo camino elegido para hablar del inconformismo con el cuerpo, del Yo interior, del hogar como circuito de creación, de la mujer a la carta…un mundo Cyborg tanto en el plano físico como en el plano moral. “De uso doméstico y otras funciones” (1992-1999) enseres de andar por casa se reconstruyen y transforman en contenedores de obra, en una nueva forma de enmarcación y encapsulado de metáforas; objetos de tocador que atesoran ojos, manos, bocas, exvotos fotográficos al alcance de la mano como si pudiéramos restituir lo perdido o construir lo anhelado con el simple gesto de alcanzarlo. El punto álgido del sarcasmo lo marcan “Los productos Navares” (1994-1998) e “Implantes. Seducción y belleza” (1993-1999), una particular línea cosmética, que por medio de seducción y artificio “ayuda” a la mujer a superar o a adaptarse a la presión social que le somete a cánones y roles estereotipados. Podremos falsificarnos y hacernos a medida…y es así como surge “Milenia, del corazón al artificio” (1997-1999), maniquí icónico en la carrera de Paloma Navares.

    Hoy podemos seguir reflexionando sobre ello, Paloma se adelantó de nuevo a su tiempo porque lejos de ser un tema obsoleto, se ha intensificado y adquirido contemporaneidad, así pues: ¿Qué quedará de verdad en nosotros? ¿Hasta qué edad la mujer deberá de parecer siempre joven? ¿Hasta qué sustrato de la emoción seremos capaces de llegar con implantes?

     © Paloma Navares | MasauR | Presentaciones | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

    Milenia del corazón y el artificio, 1998 – Implantes, tu sueño, una realidad, 1998

    En “Casa cuna” (1996-2001) Paloma da un paso más allá para hablar de la artificialidad y la adulteración del mundo. Su universo se amplía a la maternidad y al ser humano desde el momento de su nacimiento, el concepto cyborg nos aborda desde el comienzo de la vida, los cables se reconvierten en cordones umbilicales conectados a una matriz eléctrica y artificial, fría e impersonal, que acentúa el sentimiento de clonación. Como ella misma indica, “Vivir, Nacer y Morir, esa idea está cambiando”. Una idea planteada a finales de los 90, que parecía intuir hacia dónde nos dirigíamos, de hecho, siguen vigentes preguntas tales como: ¿Llegará un tiempo en que el ser humano sea un “objeto de supermercado”? ¿Nos alienaremos hasta tal punto que progenitores o empresas seleccionen atributos o formas de ser a su antojo? Y una pregunta estremecedora, ¿Será necesaria la figura de la mujer en la gestación del ser humano?, de nuevo Paloma abre un abanico de intuiciones que en pleno SXXI se acercan peligrosamente a la realidad.

     © Paloma Navares | MasauR | Presentaciones | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

    Cibernacimiento y maternidad – Expuesto en Kubo Kutxa, 20 Oct´17 a 4 Feb´18 – “Iluminaciones 1997/2017”

    Entre los años 2000 y 2003 la obra de Paloma se sumerge en un plano más psíquico y espiritual, el paisaje interno se hace tangible a través de sus nuevos trabajos, esa inactividad física obligatoria, impuesta por su situación personal le hace explorar su interior, la soledad y el aislamiento son abordados desde trazos que dibujan un mundo complejo, encerramientos, entradas y salidas, pasado y presente, ambigüedades, ensoñaciones… Verán la luz trabajos como: “Travesías” (2001-2002) , “Flores sobre el océano” (2000-2002), “Stand by” (1999-2003), “Desde la fragilidad del ser” (1993-2001), “Tránsito” (2000-2001), “Unidad de reposo” (2002), El color de la memoria” (1997-2002) y “Unidad de sueño y memoria” (2001-2002), donde aborda el nivel más etéreo del ser humano, el recuerdo, la simbología de los sueños, la enfermedad mental, la inquietud, el pensamiento, las emociones, el ánimo, la duda, el miedo, el proceso tras una intervención quirúrgica… Una pugna y confrontación directos con los problemas, un ahondamiento en los límites humanos ante la adversidad en una sociedad que mira hacia otro lado porque busca parámetros seductores, un mundo que huye de la desazón, esconde, distorsiona y disfraza lo incómodo, aquello que le perturba. Paloma asume los riesgos y el abismo desde el plano personal al genérico, desde la mente y el cuerpo, desabriga su experiencia personal y nos remueve la conciencia, invitándonos a comprender y explorar el otro lado, a metaforizar el encerramiento o la opresión, a cuestionar los cánones impuestos y los comportamientos insuflados socialmente a modo de dogma incontestable cuando se nos habla de la mujer, de la estética, del comportamiento, o de la enajenación.

     © Paloma Navares | MasauR | Presentaciones | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

    Unidad 0 – Unidad 1, 2001

    Los libros forman parte importante de la vida de la artista, siendo refugio e inspiración. En su obra “Del alma herida” (1993-2007), “Palabras cautivas, Transparencias”, “Cunas de agua, Casa de cristal”, “Cantos rodados Viaje a la memoria”, “Pensamientos, Flores en mi jardín”; Paloma indaga en la vida y en los textos que dejaron como legado escritores y poetas que tomaron la determinación de quitarse la vida. Un planteamiento sobre la delgada línea que separa la vida y la muerte, la salud y la enfermedad; cada pieza es un diálogo con cada uno de los autores que tuvieron la necesidad de escribir su punto final. Alfonsina Storni, Alejandra Pizarnik, Virginia Woolf, Silvia Plath, Cesare Pavese, Emily Dickinson… Flores, manos, vidrio, agua y rocas convertidos paradójicamente en tumba y altavoz, en objeto de reposo desde el que difundir homenaje a quienes decidieron irse y llevarse sus textos y poemas nonatos, dejando tras de sí un legado auto atajado. Y a su vez elabora un homenaje a la literatura transmutándola en obra plástica.

    La muerte está hoy en mis ojos
    Como cuando un enfermo sana
    Como cuando se camina después de la enfermedad.
    La muerte está hoy en mis ojos
    Como aroma de mirra
    Como cuando se baja la vela de un barco en un día de viento
    La muerte está hoy en mis ojos
    Como el perfume de nenúfares
    Como cuando te sientas en el margen de la embriaguez.

    El hombre cansado de la vida – Poema anónimo de la XII dinastía egipcia.
     © Paloma Navares | MasauR | Presentaciones | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

    Cantos rodados – fotograma de película, 2005

    Y será a partir del año 2004 cuando Paloma grita en sus obras lo que a tantas mujeres hicieron callar, se convierte en megáfono de gargantas enmudecidas, mundos de mujeres, voces silenciadas, lenguajes forjados para batallar la incomprensión, el silencio y la soledad; legados culturales que transitan en “Otros páramos” (2004-2009), “Travesía del agua” (2008); se intercalan con un icono recurrente en la obra de Paloma Navares, las flores; fotografías que capturan su belleza pero que en realidad se alzan como vehículo del sonido, la existencia y el desgarro de mujeres a lo largo y ancho del mundo. Obras a las que hay que acercarse y desentrañar su mensaje sutilmente Buganvillas, mimetizado en sus pétalos, “Flor de Rwanda”(2007), “Flor del Himalaya” (2007), “Rosas a la memoria. Del campo de Auschwitz al campo de Ravensbrüek” (2007), “Herida en flor” (2008), “Kisaeng. Esclavas, cortesanas, concubinas” (2008), “Minuague. Canción de Geisha” (2008), “Flor de Estambul” (2010). Amapolas, Hibiscus, Orquídeas, Rosas… son el nuevo lienzo donde denunciar injusticias y revelar situaciones inhumanas, violaciones, ablaciones, esclavitud, explotación sexual…

     © Paloma Navares | MasauR | Presentaciones | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

    Otros páramos. Mundos de mujer, (2004-2009)

    También la poesía de mujeres de oriente se redescubre a través de pétalos cargados de mensaje, “Orquídeas blancas. Mujeres poetas de Japón” (2007), “Vestidas de seda. Poetas chinas” (2009) hace que emerjan mujeres que fueron aisladas intelectual, física y emocionalmente en sus culturas. Lenguajes secretos como el Nushu que nace en Hunan como respuesta a la represión sufrida por las mujeres que no tenían derecho a la educación, convirtiéndose en un acto de rebeldía que pasaría de madres a hijas; o los Landays, cantos con los que lloran las pérdidas las mujeres afganas, también encontrarán su espacio y reconocimiento en el legado de Paloma. De nuevo la mujer, la literatura, la opresión, la desigualdad caminan en sus piezas y nos obligan más que nunca a utilizar esa segunda mirada, a descubrir y meditar, a conocer y poner remedio a los desequilibrios que cada día transitan el presente.

    © Paloma Navares | MasauR | Presentaciones | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

    Mujer del Samurai

    Es realmente complicado resumir un bagaje tan extenso y prolífico como el de Paloma en un escrito, se quedan referencias, iconos y temas sin desgranar, pero espero haber trasmitido la admiración, respeto y en algún modo pequeño homenaje particular hacia una mujer increíble, combativa, innovadora, inquieta y visionaria.

    Ojalá sepamos capturar el testigo de Paloma Navares, afrontar la vida y exprimir las dificultades que nos imponga hasta hacerlas nuestras y convertirlas en arte y discurso, ojalá seamos capaces de analizar hacia dónde nos dirigimos con la misma capacidad de anticipación, de crítica y de ironía que ella ha demostrado, y ojalá denunciemos y luchemos para erradicar las injusticias cometidas con las mujeres en cualquier parte del mundo.

     © Paloma Navares | MasauR | Presentaciones | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

    Jardín de la Melancolía

     © Paloma Navares | MasauR | Presentaciones | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

    En el umbral del sueño

    Paloma Navares. Web
    MasauR. Web

    Entradas relacionadas

    © Mónica Alonso | Adriana Pazos Ottón | Presentaciones | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18
    Mónica Alonso: de la emoción analítica al color
    Susana Carro | Colectivo Offmothers | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18
    Susana Carro presenta Colectivo Offmothers
    Anna Roig | Mujeres que cortan y pegan | Proyectos Invitados | Mujeres Mirando Mujeres | MM18
    Anna Roig presenta Mujeres que cortan y pegan
    © Reme Remedios | Pilar Bonet | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18
    Reme Remedios, artista gestáltica

    Dejar una respuesta