© Núria Farré Abejón | Sofía Martínez Hernández | entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Nuria Farré Abejón. Hablando desde la intimidad a través de la pintura

SOFIA MARTINEZ HERNANDEZ
mirando a
NURIA FARRÉ ABEJÓN

Para que conozcamos mejor tus gustos artísticos, dime en qué artista o artistas piensas en primer lugar que te hayan influido de alguna manera o que simplemente te encanten:

Un/a pintor/a: Una pintora Jenny Saville, un pintor Gerhard Richter.

Un/a escultor/a: Anish Kapoor

Un/a fotógrafa/a: Bill Viola, que, aunque lo que hace es videoarte, son casi como fotografías en movimiento.

Un/a ilustrador/a: ¡Pilarín Bayés!

Una canción: Soy de escuchar una canción en repeat durante varios días hasta que me da dolor de cabeza, pero no soy capaz de decirte una canción concreta.

Un grupo/cantante: Un día me gusta una cosa otro día otra… Ahora escucho mucho Anthony and the Johnsons, un grupo rarísimo japonés que se llaman Asa-Chang & Junray y Rosalía. Ya ves lo disperso de mis gustos.

[En las preguntas respecto a cine, a Núria le ha resultado imposible elegir sólo una película, sólo un/a director/a, y sólo un/a actor/actriz]

Un libro: Poeta en Nueva York.

Un/a escritor/a: Lorca me encanta. Hesse me encanta también.

Un edificio: Mi madre es arquitecto técnico y mi hermano es arquitecto, así que no sé qué responder aquí.

Un/a arquitecto/a: Con la arquitectura, el cine y la música me sucede lo mismo: cuanto más sabe la gente a mi alrededor, más ignorante me siento al respecto. Sinceramente no sé qué responder, a mí me gusta mucho el arte ¡soy muy monotema!

Un/a bailarín/a: Me da vergüenza reconocer que soy totalmente ignorante en el mundo del baile y que además me cuesta muchísimo comprenderlo. Soy cero motriz, camino medio raro y me muevo fatal en general.

Un/a tatuador/a: No sé mucho de tatuaje, la verdad.

© Núria Farré Abejón | Sofía Martínez Hernández | entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19
¿Cuándo fue el momento concreto de tu vida en el que pensaste que no ibas a poder vivir sin dedicarte al mundo del Arte?

Siendo jovencita, cuando entré en la universidad y veía a mis amigos entusiasmados con sus trabajos de verano, de fin de semana o de media jornada, pensaba que era un horror trabajar y que yo no quería dedicar mi vida a eso. Entonces decidí que, como fuera, aunque fuera difícil y me tuviera que doler, iba a dedicar mi vida a algo que me llenara de verdad y me hiciera feliz, un trabajo que verdaderamente pudiera aportar algo a nuestra sociedad y al que mereciera la pena dedicar todas las horas de mi día, y así decidí dedicarme en serio a la pintura. Y fue entonces cuando descubrí que no podría vivir de otra forma.

¿Qué obra o serie ha sido la más personal de las que has realizado y que más te haya costado hacer por la carga emocional que conllevaba?

Creo que cada nueva obra o serie de obras que hago es más personal y más difícil de afrontar. Creo que ese es el camino por el que tengo que ir porque me preocupa mucho aportar algo de valor al arte y al espectador que lo observa. Pienso que sólo hablando con absoluta sinceridad y abriéndote de par en par puedes conectar verdaderamente con las demás personas, que eso es lo que somos, al fin y al cabo. Creo que hablando desde la intimidad puedo contar cosas, que quizás no sean nuevas, pero sí serán verdaderamente únicas y personales.

Todos tenemos un basurero dentro nuestro en el que enterramos cosas que no somos capaces de afrontar, creo que es un acto de valentía mirar hacia adentro y contar lo que hay, y eso es lo que intento hacer cada vez más. En mi última serie a la que he llamado The Matter of the Memory (en inglés, por el juego que me proporciona la palabra “Matter”, que se puede traducir como materia o importancia) trato de indagar cómo la familia y todo lo que he aprendido durante mi infancia me han convertido en quién soy para bien y para mal. Para ello he rebuscado en los álbumes de fotos y he llorado bastante haciendo composiciones de alguna de las obras, sobre todo con las de mi madre y mi padre.

© Núria Farré Abejón | Sofía Martínez Hernández | entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

¿Hasta qué punto ha influido tu familia en tu vida artística y en la creación de tus obras?

¡Totalmente! Ellos son los motivos de mis últimas pinturas, pero, además, ellos son los que han ayudado a formar tu carácter, no dejas de ser una especie de puzle derivado de todo lo que has aprendido de ellos. Mi familia siempre me ha apoyado con mis cosas, eso también ha influido a que haya sido tan valiente con esto. No venimos de una familia adinerada ni del mundillo de la cultura, pero el suegro de mi tía por parte de madre se dedicó toda su vida a la pintura, se llamaba Lluís Flotats, igual que su hijo, mi tío. Además, mi abuelo paterno pintaba como hobby y yo he heredado material de pintura de los dos. En mi casa siempre se han aplaudido las dotes artísticas, aunque nadie más haya querido dedicase a esto, eso ayuda muchísimo.

¿Creer que el arte es una herramienta para reivindicar aquello en lo que crees?

El arte en sí es una herramienta reivindicativa. Creer en el arte es creer en las personas, lo cual es profundamente antisistema hoy en día. Creer en el arte es creer que lo que debería mover el mundo es la poesía, me llamarán ilusa, pero prefiero creer en las emociones que conectan a las personas que en el dinero.

¿Hasta dónde te gustaría llegar a nivel artístico?

Me gustaría llegar a la elegancia y la sofisticación, a ser capaz de contar mucho con muy pocos elementos. Quisiera llegar a la síntesis de las cosas sin que pierdan su esencia y su belleza. Me gustaría llegar a la simplicidad y complejidad de un Miró o de un Rothko. Me da vergüenza porque suena súper grandilocuente, pero en realidad, ¡con llegar a una cuarta parte de su capacidad me conformo! Vale, no es verdad, nunca me conformo con nada [admite riéndose].

© Núria Farré Abejón | Sofía Martínez Hernández | entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

¿Cuál crees que debería ser el objetivo de una artista? ¿Crees que como mujer tienes una responsabilidad moral mayor a la hora de reivindicar a través de tus obras?

El objetivo de un artista creo que debería ser lo que te he contado antes, ser capaz de explicarse perfectamente con la menor complejidad. Trabajamos con la imagen, nuestra labor es contar cosas complejas con imágenes sencillas. Es muy complicado, pero debemos intentar ser lo más claros posible en aquello que contamos y tener muy en cuenta cómo lo contamos. Qué contamos también es importante, no creo que haya temas más importantes que otros, pero creo que no debemos caer en tópicos, sino tratar, como te he dicho, de ser lo más honestos posible en cualquier tema que tratemos.

Como mujer artista no creo que tenga ningún objetivo más elevado que el resto de personas, ni creo, sinceramente, que debamos poner en nuestros hombros la carga de ser todas súper heroínas. Ahora bien, sí creo que debemos vivir acorde con cómo queremos ser tratadas. Creo que nuestra labor es más potente como personas, como individuos dentro de la sociedad, que como artistas. Lo que tenemos que hacer las mujeres, y eso es lo que trato de hacer yo con mi vida, mi carrera y con mis obras, es tratar de alcanzar los mismos objetivos que se marcaría cualquier hombre, no achicarme por el mero hecho de pensar que para las mujeres es todo más difícil. Sí, lo es, pero creo que, no sólo reivindicando, sino luchando por ello conseguiremos alcanzarlo.

¿Alguna vez has sufrido algún tipo de discriminación a nivel personal o a nivel artístico por el hecho de ser mujer? ¿Has sentido que te tomaban menos en serio por ser joven y/o por ser mujer?

No lo puedo probar y por la cuenta que me trae de momento es mejor que no te cuente nada aquí, pero sí. Siendo joven ya te toman poco en serio, no eres “un valor seguro” para nadie y parece que “no te enteras de nada”, pero si además eres mujer, a veces ni te miran a la cara. No es raro que te digan lo que tienes que pintar o que te traten de tonta en alguna negociación. Muchas veces, por culpa de cosas así, te sientes muy estúpida y sientes que haces el ridículo intentando ser artista. Es fuerte, ¿no?

El hecho de representarte a ti misma en las obras, ¿es por comodidad como modelo, por una parte más personal, o porque no serías capaz de mostrarnos lo que nos cuentas a través de otra persona?

Un poco de todo. Empieza siendo por comodidad y termina siendo una necesidad. Vamos a ser sinceros ¿Qué hay más egocéntrico que una artista? [Núria ríe tras formular esta pregunta]. No, ahora enserio. El gran lema feminista de los 60 y 70, fue “lo personal es político” y creo que debe ser así sobre todo para las artistas. Hablando de ti misma puedes hacer que personas que andan por ahí pensando que son errores de la sociedad se sientan identificadas y un poco más queridas.

Explica el proceso artístico desde el momento en el que surge la idea de una obra hasta que la materializas. ¿Sueles anotar ideas, comienzas la obra antes de saber hasta dónde quieres llegar?

El proceso es francamente raro, nunca, o casi nunca, sigo el mismo proceso. A veces me dedico a leer mucho sobre un tema que pueda apasionarme y entonces baso todas mis pinturas en ese concepto, otras veces tengo una sensación y me dedico a describirla en una libreta un montón de veces hasta que me viene la imagen a la cabeza y la pinto. Otras veces tengo la sensación de que quiero hablar de algo, pero no sé exactamente cómo y entonces me dedico a hacer fotos hasta que más o menos sale algo que me gusta.
En todos los casos, la parte de desarrollo del concepto es la más compleja, una vez tengo la idea o hago bocetos a lápiz de más o menos lo que quiero y luego tomo fotografías en el estudio para usarlas de referencia o hago las fotos directamente y experimentos delante de la cámara, una vez tengo las fotos las retoco, recorto, recuadro, retodo y cuando tengo lo que quiero lo pinto.

© Núria Farré Abejón | Sofía Martínez Hernández | entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

¿Crees que actualmente existe una discriminación positiva con artistas catalogadas como feministas?

En los medios sí, en las galerías no te sé decir, francamente. Pero los medios buscan artistas en Instagram, así que bueno, las artistas buenas de verdad, las que llevan décadas trabajando y realmente son relevantes, están muchas veces en el anonimato. No sé, es que este tema me genera sentimientos encontrados. Una mujer por ser mujer y ser artista no es automáticamente feminista, pero los medios así lo venden. Parece que ser mujer te da el carnet de feminista y nos olvidamos que es una opción política… La realidad es que, en los medios, la palabra “feminista” vende, quiero pensar que a la larga será para bien.

¿Qué factores crees que debe aportar el artista a la sociedad? ¿Crees que el artista debería pensar en el espectador a la hora de realizar sus obras, o ser fiel a lo que quiere crear? ¿Debería utilizarse el Arte únicamente como desahogo emocional para el artista?

Creo que una artista tiene que ser sincera y aportar honestidad, que nos hace mucha falta. Por otro lado, no creo que el artista tenga que pensar en el espectador. Creo que, sí tiene que pensar en que el mensaje pueda entenderse, pero no en que vaya a “gustarle” a espectador, eso es lo de menos. El otro día escuchaba a Jaume Plensa por la radio y venía a decir que hay que redefinir el arte, que todos reconocemos un libro cuando lo vemos, pero sin embargo no sucede lo mismo con el arte, hay cosas que a la gente le cuesta mucho decir “eso es arte”, en ese aspecto estoy de acuerdo con él, hay que repensar la idea de lo que entendemos como arte para que todas puedan acceder a él. Un arte demasiado elitista es excluyente, pero tampoco tenemos que pensar en el espectador como un analfabeto visual y tratarlo de tonto, sencillamente facilitarle la comprensión del mensaje que estás mandando. Tenemos que encontrar un equilibrio en ese aspecto, el arte debería ser poesía, ni más ni menos.

El arte, tal y como yo lo veo, no es un desahogo para el artista. A veces puede serlo, pero a mi entender, el arte es más bien un enorme esfuerzo para el artista y creo que cuanto más se le retuerza el estómago haciéndolo, más bueno, emocionante, sincero y verdadero será.

© Núria Farré Abejón | Sofía Martínez Hernández | entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

¿Tu fin es vivir únicamente del Arte? ¿Crees que es posible en la actualidad?

Sí y sí. Creo que es difícil, creo que no nos vamos a hacer ricas, que vamos a tardar muchos años en poder tener eso que llaman “un sueldo digno” pero también creo que merece la pena el “sacrificio” (si quieres verlo como un sacrificio, porque yo soy más feliz ahora que cuando tenía “un trabajo normal” y ganaba algo más).

¿Tienes una paleta propia con la idea de que la gente identifique tus obras como tuyas directamente sólo con ver la gama cromática de éstas?

No, al revés, quisiera que mi paleta fuera cambiando con los años y de hecho lo está haciendo constantemente. Creo que creer que tu identidad está ligada a un color, a un estilo o algo así es un gravísimo error. Esa idea no te permitirá nunca evolucionar. Es más, creo que mi futuro irá mucho más allá de la pintura. ¿Tal vez video? ¿Tal vez instalación? Tal vez no, quien sabe, pero hay que estar abierto a todo. Creo que si eres sincera con lo que haces tu personalidad marcará profundamente todo lo que toques.

¿Ha influido a nivel de seguidores en redes sociales el hecho de ser tan clara con tus creencias personales?

Pues antes de que cambiaran el algoritmo de instagram te hubiera dicho que sí, ahora creo que las redes sociales son para otra cosa. Creo que las han dirigido a la venta de productos online y por eso la plataforma te bombardea con mensajes para que promociones tus publicaciones. Ahora a los artistas nos cuesta mucho más llegar a la gente, pero por otro lado la mayoría de seguidoras que tengo son otras artistas, coleccionistas, galerías o personas que estudian arte, así que creo que mi claridad es algo que valoran.

¿Qué papel juegan las redes sociales en tu trabajo?

Bueno, son un medio para mostrar mi trabajo a los demás, pero intento no guiarme por lo que los demás piensan sobre mi trabajo, porque si no estaría perdida. ¿Te imaginas a Picasso decidiendo qué pintar preguntándole a la gente si le gustan sus cuadros? No tendríamos todo el legado que nos dejó ni de broma, hubiera sido muy mediocre.

¿Te consideras educadora a través de tus ideales y tu reivindicación social a través de redes sociales?

Sinceramente, he sido muy cañera en las redes durante una temporada y suertudamente me ha aportado más beneficios que perjuicios, pero le he cogido miedo a decir lo que pienso en las redes. De hecho, me borré Twitter hace meses y Facebook me genera mucha reticencia últimamente.

© Núria Farré Abejón | Sofía Martínez Hernández | entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

¿Qué es lo que te mueve para crear?

La duda, la inseguridad, la incertidumbre… Las cosas que no sé y que me gustaría saber. Y si algún día encuentro una respuesta, ésta siempre me genera otra pregunta, así que es un bucle que me tiene atrapada y me encanta.

¿Crees que por fin se ha entendido el feminismo? ¿Te consideras una persona comprometida con este movimiento social?

Creo que el feminismo está más confundido que nunca, pero vivimos en una época de profunda confusión y cinismo así que no me extraña. Sí que me considero comprometida, sí, sobretodo en mi vida personal.

Apenas aparecen hombres en tus obras, ¿cuál es el motivo?

Soy una mujer y todo el rato estoy hablando de mis cosas desde mi punto de vista. Cuando pinto mujeres suelo estar hablando de mí misma, aunque la modelo no sea yo; sin embargo, si pinto a un hombre estoy pintando a otra persona, a alguien a quien quiero la mayoría de veces, a mi padre, a mi hermano, a mi pareja… A mí me han enseñado a ver los hombres como “otros” y a las mujeres como “nosotras”. Aprendí a ser una mujer no comportándome como un hombre, creo yo.

A nivel técnico, ¿te cuesta decidir cuándo una obra está terminada por completo? ¿Te consideras una persona exigente con tu trabajo?

Me considero ultra exigente con mi trabajo, pero últimamente me cuesta mucho menos terminar las pinturas, muchas cosas las dejo a medias y me centro en trabajar más los elementos más importantes de la pintura o aquellos que marcarán mejor la composición. Creo que esa combinación de elementos más “frescos” y otros más acabados da mucho juego y resulta en pinturas mucho más amables.

¿Crees que has encontrado tu sello propio?

No lo sé, la verdad, creo que cuando lo encuentre mi vida dejará de tener sentido. Como te he comentado antes el arte en general es una búsqueda, todas las respuestas que encuentres generan nuevas preguntas y sucede lo mismo con todo. Si encuentras un estilo y te dedicas toda la vida a pintar “a tu manera”, tu trabajo acabará siendo manierista y efectista y la verdad es que no me gusta nada eso. Prefiero que la vida me sorprenda a seguir haciendo cada vez los mismos trucos de magia.

¿Cómo imaginas el mundo del Arte para las mujeres artistas dentro de 10 años?

No lo sé, creo que sí que es cierto que poco a poco iremos teniendo más protagonismo. La mayoría de estudiantes de Bellas Artes son mujeres, supongo que eso repercutirá en la cantidad de artistas mujeres que haya en el futuro. Espero que sí, vamos.

Como profesora de pintura en tu taller, ¿te ha cambiado la percepción del arte con tus alumnos? ¿Continuarías compaginando siempre la docencia con la pintura personal, o te gustaría dedicarte solamente a la pintura?

Mis alumnos me dan la oportunidad de volver a cuando empecé a descubrir la pintura. Yo nunca he ido a una académica, soy bastante autodidacta, así que nunca he tenido muy claro cómo he llegado hasta aquí. Es como que he ido dando tumbos, chocando contra un montón de cosas que me han ido llevando a donde estoy. Ellos me dan la oportunidad de ver cómo se aprende y me convierten en mejor profesora cada día. 
La verdad es que me alegra mucho su presencia en el taller y me agrada mucho enseñar, pero no nos engañemos, si pudiera vivir cien por cien de la pintura no tendría alumnos. ¡Tiempo al tiempo! [se sonríe].

© Nuria Farré.Web. Bio en MMM
Sofía Martínez Hernández. Web. Bio en MMM

Dejar una respuesta