Cristiana Gasparotto o la poesía de la soledad


Nuria Carbó MIRANDO A Cristiana Gasparotto

 

En medio del océano de estímulos ruidosos en el que transcurre la vida cotidiana de muchas de nosotras (o al menos, la mía) encontrar un espacio lento y silencioso donde “ser sin estar” es todo menos fácil.

Pero Cristiana Gasparotto hace fotos en algún lugar donde el tiempo se detiene y te regala chocolatinas. En medio del silencio y así, como si nada, los rincones insignificantes se llenan de luz, y todo cobra sentido.

 

Cristiana, ¿de dónde viene tu vocación artística?

Viene de la maternidad. Cuando nacieron mis hijos, decidí dejar el trabajo temporalmente para estar con ellos y conmigo misma. Me adentré en un espacio nuevo en el que el tiempo empezó a tener aroma. Aprendí a respirar despacio y a observar mi alrededor con otra mirada.

© Cristiana Gasparotto

¿Cuáles son tus referentes?

Mis referentes son más literarios y filosóficos que puramente artísticos. Leo mucha literatura y en los últimos años me he ido interesando cada vez más por autores orientales. La aproximación a un pensamiento tan diferente del racionalismo clásico occidental en el que he sido educada a pensar me ha planteado nuevas posibilidades de reflexión y elaboración.

¿Qué peso específico tiene en tu obra el hecho de ser mujer?

Tanto ser mujer como ser hija y madre definen, indudablemente, mi manera de estar en el mundo y de interpretarlo. Luego está mi biografía personal, que genera mis necesidades interiores y alimenta mi inquietud creativa.

¿Es fácil ganarse la vida como artista? ¿Influye el hecho de ser mujer?

No es fácil. Yo no vivo del arte ni lo pretendo. Veo más viable para un creador -se trate de un hombre o de una mujer- compaginar su vida artística con actividades profesionales relacionadas y complementarias.

© Cristiana Gasparotto © Cristiana Gasparotto

Si te pido una lista de los 5 retos de la sociedad para superar “la cuestión del género” en los que el papel del arte y de los artistas sea fundamental…. ¿qué me dirías?

Te diría que seguirá existiendo una cuestión mientras sintamos la necesidad de validar nuestra igualdad y de exigir pares oportunidades. El gran reto que puede llegar a englobar todos los demás, desde el arte y desde otros ámbitos de expresión y comunicación, es defender las incuestionables diferencias que nos caracterizan y que pueden y deben aportan valor a una comunidad equilibrada.

Háblanos de tu último proyecto.

El año pasado concebí y realicé “Lì per me” (Allí por/para mí), un trabajo fotográfico en el que a través de mi madre hablo mucho de mi. Me encontraba en un momento vital muy cargado simbólicamente y sentí la urgencia de expresarlo en imágenes. Quise explorar el lenguaje de la abstracción para despojarme de todo detalle figurativo que me distrajera de mi búsqueda de la esencia y reduje mi lenguaje a formas y memorias.

Recientemente he escrito un texto que representa el punto de partida de mi próximo proyecto y del que ya tengo todas las imágenes en mi cabeza. Lo ejecutaré este verano cuando viaje a Italia.

Gracias a Cristiana por sus palabras y, sobre todo, por la belleza de sus imágenes.

© Cristiana Gasparotto © Cristiana Gasparotto © Cristiana Gasparotto

 

Imágenes: © Cristiana Gasparotto | Web

Entrevista: Nuria Carbó | Web