© Marina Vargas | Laura Pinillos | Mujeres Mirando Mujeres | Presentación | MmiraM19

Marina Vargas: Subvertir modelos heredados a través de lo simbólico

LAURA PINILLOS mirando a MARINA VARGAS

¿Sabéis cuando, por casualidad, os topáis con la obra de un artista e inmediatamente queréis saberlo todo sobre su trabajo? Es lo que me ocurrió a mí hará poco más de un año, cuando vi por primera vez una fotografía de La Bacante de Marina Vargas. Me pareció una imagen cautivadora, de esas que atrapan la mirada y tienen un “no sé qué que qué sé yo” que hace que quieras saber más sobre ella. En seguida busqué otras obras de la artista y fue al ver La Piedad Invertida cuando realmente sentí una sacudida. Me pareció una imagen de una fuerza y una potencia indescriptibles, de esas que te hacen darte cuenta del verdadero poder del arte, cuando logra que algo se te remueva por dentro.

La obra de Marina Vargas (Granada, 1980) resulta ser de una gran complejidad. Entre su amplia producción encontramos trabajos de muy diversos formatos, desde el video, la instalación, la escultura, la fotografía, el dibujo o la pintura, con múltiples capas superpuestas de contenido.

Habla del cuerpo, del interior y del exterior, de subvertir los modelos heredados, del poder y la violencia, de lo animal y lo salvaje, de la religión y la religiosidad, de la filosofía, del orden y del caos, de la mística y de lo mágico. Y trata toda esta amplitud de temas desde un punto de vista común: el del mundo de los símbolos. Símbolos que toma prestados de la cultura popular mexicana, la brujería africana, la tradición católica, los mitos grecorromanos, las representaciones prehistóricas, la imaginería hindú o los signos arcanos de la santería y la magia. Toma toda esta simbología para reinterpretarla y cuestionarla creando así una identidad propia, como si de una religión particular se tratara: el arte.

© Marina Vargas | Laura Pinillos | Mujeres Mirando Mujeres | Presentación | MmiraM19

Psicoideo-Máscara, 2007

Tal es la importancia que otorga a lo simbólico, que crea un modelo propio con los colores más representativos de su obra y les otorga un significado: el rojo es la sangre, el color de la agresión y la contradicción; el negro es el color del duelo y lo misterioso; el blanco el color de la renovación; el dorado irradia energía, el color de las deidades; y el plateado el del inconsciente.

El trazo es otro factor común a todos sus trabajos, presente de una forma u otra, concentrado muchas veces en lo que la artista ha venido a llamar entrañas: un continuo ir y venir de líneas que convergen y se separan, que la artista lleva a cabo de forma automática e inconsciente, casi como un mantra, como una representación externa de las vísceras corporales, que otorgan volumen y movimiento.

© Marina Vargas | Laura Pinillos | Mujeres Mirando Mujeres | Presentación | MmiraM19

Entrañas en un detalle de Revólver Astra III, 2012

Todas estas características comunes son visibles en los proyectos que a continuación se exponen, tratándose sólo éstos de una simple selección de entre un trabajo mucho más extenso y profundo.

La Piedad Invertida. -Lo vivo y lo muerto-

En sus Piedades, Marina Vargas invierte los papeles tradicionales de la cultura cristiana, siendo, en este caso, el hijo el que sostiene a su madre muerta, humanizando la historia, puesto que lo natural es que sean los hijos los que vean morir a sus padres. Muerta la madre, no existe el hijo: reivindica así el papel de la mujer dentro de la religión.

De la Piedad Invertida existen 6 versiones, realizadas entre el 2013 y la actualidad (la última aún en proceso) con una carga simbólica muy fuerte, otra vez potenciada por los colores y los objetos o características propias de cada una. Todas ellas están recorridas por entrañas u otros dibujos hechos a mano por la artista, en cuya realización puede llegar a invertir más de un mes, lo que hace que se cree una intensa relación energética entre las obras y su autora.

La simbología cristiana es evidente, pero también encontramos otras referencias, como en la llamada Piedad Negra: En la mitología mexicana este color estaba tradicionalmente asociado al dios Tezcatlipoca y fue utilizado por los colonizadores para que estos pueblos se adaptaran más fácilmente durante la evangelización. En el caso de las Vírgenes Negras, éstas solían estar asociadas a las diosas de la tierra en los cultos antiguos.

Otro ejemplo de estas obras son dos de las Piedades que se complementan, pues una sostiene en su mano el corazón que a la otra le falta, y hace más evidente la presencia de este órgano, precisamente a través de su ausencia.

© Marina Vargas | Laura Pinillos | Mujeres Mirando Mujeres | Presentación | MmiraM19


Detalles e imagen de las diferentes versiones de la Piedad Invertida, 2013-Actualidad

© Marina Vargas | Laura Pinillos | Mujeres Mirando Mujeres | Presentación | MmiraM19


Detalles e imagen de las diferentes versiones de la Piedad Invertida, 2013-Actualidad

© Marina Vargas | Laura Pinillos | Mujeres Mirando Mujeres | Presentación | MmiraM19


Detalles e imagen de las diferentes versiones de la Piedad Invertida, 2013-Actualidad

Ni animal ni tampoco ángel. -El orden y el caos-

Esta serie, expuesta en su totalidad en el CAC de Málaga en 2016, se compone de 13 esculturas y una fotografía. Marina Vargas se apropia de obras de la tradición artística occidental representativas de los cánones de belleza, y las manipula como ya hizo con La Piedad Invertida. A estos cuerpos pulidos de perfectas proporciones les crecen (o son engullidos por) una serie de protuberancias externas, formas orgánicas que se asemejan a intestinos que se desbordan en un intento por humanizarlos.

Con estas obras, Marina Vargas, cuestiona la herencia simbólica en un intento de generar nuevas visiones confrontando la perfección de los modelos al caos, tanto formal como procesual, que supone la utilización de un material como el poliuretano, difícil de controlar en su crecimiento.

En la fotografía con la que cierra la serie, El modelo y la artista, representa una bellísima imagen de la artista, abrazada en su desnudez a la clásica escultura de El torso de Belvedere como acto de reconciliación, en una clara inversión de los roles de género tradicionales entre el sujeto activo y el objeto pasivo. Es, como las esculturas, una imagen llena de contrastes, entre la calidez del cuerpo humano y el frío mármol, lo perecedero y lo eterno, lo humano y lo divino.

© Marina Vargas | Laura Pinillos | Mujeres Mirando Mujeres | Presentación | MmiraM19

La Bacante, 2015 El modelo y la artista, 2015

Las líneas del destino. -Lo simbólico y lo místico-

Denominado éste por Marina Vargas como un “proyecto de vida”, elabora estas obras, representaciones y reinterpretaciones la baraja del Tarot de Marsella, a partir de tiradas de cartas reales. Por lo tanto, es el azar el que va confeccionando la obra, como lo fue la echada de 9 cartas que dio lugar a las 9 obras que formaban la exposición llevada a cabo en el 2016 en el Museo ABC. A partir de estas tiradas, Marina reinterpreta los naipes en clave personal, con una simbología propia, donde volvemos a ver elementos recurrentes en todo su trabajo: cuerpos femeninos, calaveras, fuego, guirnaldas, entrañas…

Su interés por el tarot radica en el poder de sus imágenes, y su carga semántica, y compara su observación a la de una obra de arte y su poder para hacernos evocar emociones. Su intención es conectar con el espectador a través de estas obras, que poseen una cualidad comunicativa doblemente reforzada, al tratarse a la vez de obras de arte y cartas del tarot.

La carga simbólica de estas obras es aún mayor, si cabe, que en el resto de sus trabajos. Por ejemplo, el uso del color no viene dado por la propia decisión de la artista, sino que funciona acorde a la propia simbología de las cartas.

© Marina Vargas | Laura Pinillos | Mujeres Mirando Mujeres | Presentación | MmiraM19

Siete de oros, 2016

© Marina Vargas | Laura Pinillos | Mujeres Mirando Mujeres | Presentación | MmiraM19

As de copas. 2016

A todos aquellos que no conocieran la obra de Marina Vargas, les animo a profundizar en su trabajo, pues lo aquí descrito es sólo un pequeño acercamiento a un universo mucho más complejo, sofisticado, y cargado de dobles lecturas que nos deja boquiabiertos por la cantidad de referencias culturales dominadas por esta artista multidisciplinar.

© Marina Vargas.Web. Bio en MMM
Laura PInillos Vlllanueva. Web. Bio en MMM

Dejar una respuesta