Maia Marinelli. Sin cobijo


La artista multidisciplinar Maia Marinelli (Ginebra, Suiza) creció en un barco de vela y tiene su hogar desde hace algunos años en la hawaiana isla de Maui. Marinelli cursó el máster de NYU en Telecomunicación Interactiva además de estudiar Diseño de Escenarios para Teatro y Cine en la academia de Bellas Artes de Florencia. Su obra ha sido expuesta en Los Angeles County Museum of Art, en el Museo de Arte Contemporáneo de Génova, Italia; en la University of British Colombia en Vancouver, en el International Studio & Curatorial Program de Nueva York, en el Museo Pecci de Arte Contemporáneo y en la Bienal de Artistas Mediterráneos entre otros lugares.

@ Maia Martinelli

Statement

I” want my work to be like the Arctic.
Of an honesty, power and beauty that just is; without the “I”.

He crecido en un barco de vela, y por ello soy una ávida marinera aunque también me he hecho a mi misma una artista comprometida. Mi trabajo fluctúa incesantemente entre la vastedad irresistible del océano y la concreta intensidad de la jungla. Trato de encontrar lazos culturales entre los paisajes urbanos y naturales navegando entre prácticas de activismo e instalaciones interactivas que obligan al visitante a interactuar con sus alrededores.

Los marineros tienen la capacidad de observar en sus alrededores los elementos efímeros cambiantes que a menudo son invisibles para los ojos comunes. Así es como dibujan el sendero, posicionándose a si mismos entre el entorno y su propio barco. Del mismo modo, yo como artista quiero usar mi trabajo para crear una interfaz pública de diálogo que medie con el entorno. 
Comencé en la línea que separa la instalación y la performance.

Con “Me the body” y “Space as a Body” combiné foto periodismo con mi deseo de navegar los océanos documentando las realidades que me encontraba en mi camino marítimo. Finalmente, inspirada por lo que viví en el mar, comencé a transformar fenómenos invisibles como las leyes de la física, la presión atmosférica o las corrientes del océano en experiencias físicas inmersivas e interactivas.

“Mocean” es el principio de estas investigaciones. Inspirada por la experiencia de perder la mirada en el océano nocturno creé esta instalación de sonido interactiva. La instalación usa las olas y las mareas para crear sonidos a través de unos tubos antiguos de órgano. La audiencia está invitada a interactuar creando sonidos con agua y explorar la relación entre sonido y movimiento.

Mocean #1 (close-up) New York University

Monad Pavilion y Soundstorm usan la presión barométrica como elemento escultural. Evocando a un isóbata, la instalación se construye con módulos de cuerda y poleas que se expanden y contraen según valores barométricos. Monad Pavilion cambia su forma a merced de los movimientos de globos metereológicos que ejercen tensión en las cuerdas. La instalación SoundStorm se controla mediante un hardware y software conectado a las fuentes de datos meteorológicos locales.

Soundstorm LAB Gallery

Mis nuevos trabajos se basan en lo vivido mientras navegaba el Ártico. El Ártico es honesto, violento y de una belleza que va más allá de intelectualizaciones humanas. Incuestionablemente vivo aun pero tan vulnerable. Su silencio expone la vibración más pequeña de vida cambiando la percepción de la mera existencia. “Occupy North” es una serie de performances que critican el fenómenos del “Arctic land rush” en el que corporaciones y países ocupan y se apropian de los terrenos del Ártico. 

© MAIA mARINELLI

La exposición al Ártico me hizo olvidar todo vestigio de individualismo pero irónicamente “Occupy North” se centra en el yo, como una especie de llamada de atención. El Ártico rompió algo en mi interior. Un trozo de hielo invitándome a romper con todo tipo de pensamiento conceptual, invitándome a sentir mi cuerpo. Desnuda en el hielo, concentrándome en respirar, escuchando el tintineo y el rumor de los glaciares quebrándose en la lejanía. Finalmente pude reencontrarme conmigo misma; concentrada, vulnerable y honesta.

Texto: Maia Marinelli
Traducción y edición: Ana Sanfrutos 

© Maia Marinelli | sleepoo

Sleepoo

 

Ana Sanfrutos MIRANDO A Maia Marinelli

 

Iba a ayudar a Maia a montar una instalación urbana interventiva en algún punto a decidir de Berlín así que quedamos por la mañana para buscar localizaciones. Encontramos el sitio perfecto para “Communication Design” en unas sillas altas de madera que sirven para observar los pájaros de un pequeño santuario artificial creado en medio del parque berlinés, Tempelhof. Un parque que aprovecha las pistas de aterrizaje de un antiguo aeropuerto construido por Hitler. Creo que fue el día de más sol y bochorno que he vivido en los muchos veranos berlineses que llevo a cuestas y hasta mis hombros andaluces sucumbieron y se me torraron. No había ni un maldito árbol en este el aeropuerto que echara una poquita de sombra para cobijarse debajo. “Communication Design” consistía en unir estas sillas altas de observación y ensimismamiento con latas y cordeles, un sistema rústico que los niños de generaciones pre tecnológica recordaremos: unir un cordel a dos vasitos de yogures vacíos para hacer un teléfono. Una maravilla de la ciencia pre whatsapp. El objetivo de esta instalación urbana era invitar a los observadores de pájaros a tomar las latas y comentar lo observado con el vecino, invitarlos a conocer a la persona desconocida en tu cercanía. Un bonito canal de chat rudimentario y presencial. 

© Maia Marinelli | Communication design

Communication design

Maia Marinelli Ana Sanfrutos 2
Durante estas horas atando latas de garbanzos con cordeles conversé incesantemente con Maia y descubrí a una artista polifacética, hiperactiva, multidisciplinar, inclasificable y profundamente original.

Maia ha navegado todos los océanos y varias veces. Se la ve fuerte y sabe hacer todos los nudos mientras yo a su lado me mareo haciendo una lazada simple. Me habla de sus instalaciones que toman elementos invisibles de navegación para crear piezas interactivas. Pero Maia no solo se interesa por el mar. Me cuenta sus ideas sobre porno activismo y de un proyecto social que tiene en mente: utilizando las redes sociales conectadas a un complejo sistema de sensores que se anclan a juguetes sexuales modificados, quiere invitar al público a provocarle placer o dolor. Los participantes, que son todos los que tengan una conexión a Internet, pueden enzarzarse con ella o neutralizar los envíos. Sin duda un interesante experimento social postmoderno.

Global orgasm project

Global orgasm project

Global orgasm project

Global orgasm project

Poco después fui a ver a Maia a los Open Studios de la la residencia de Artistas GlogauAir, también en Berlín. Había creado una instalación con cuerdas y poleas que emulaba las fuerzas atmosféricas de los océanos que por los visto son especialmente retorcidas en las cercanías del ecuador. Me fui llena de extrañamiento y bastante impresionada, la instalación que Maia llamaba “Dimensional Homogeneity”, era un poco como ella: fuerte y sencilla pero con un fondo complejo y llena de belleza natural. 

© Maia Marinelli | Glogauair

Glogauair

© MAIA mARINELLI | Dimensional Homogeneity GlogauAIR Berlin MAIA mARINELLI

Dimensional Homogeneity Glogau

Me despedí de Maia porque se iba a La Antártica durante un mes con la Artic Circle Exploratory Residency. No se me ocurre candidata mejor para unirse a este equipo: un aplauso para el comité de selección de este proyecto. Después de la Antártica Maia se volvia a Maui, que es donde tiene su base y desde donde idea sus proyectos rodeada del sol y la jungla hawaiana. Desde allí me envió un email con material y fotos de su trabajo en el hielo. Entre ellos, un delicado vídeo meditativo de ella desnuda, acostada sobre una cama hecha de glacial primigenio. Un trabajo que con un trasfondo parecido a los famosos hielos que Olafur Eliasson puso en una plaza parisina, pero con un acercamiento menos radical e invasivo. Un acercamiento más femenino al fin y al cabo. La obra de Maia es dispar, es intermitente y absolutamente acomercial y por eso yo a Maia voy a mirarla muchas veces, porque cada visita es una sorpresa y es un descubrimiento. Y a veces pienso que el arte va un poco de eso.

Meditation Part 2

Imágenes: © Maia Marinelli | Web

Texto: Ana Sanfrutos | Web