© Irene González | Vanessa H. Sánchez | Mujeres Mirando Mujeres | Presentaciones | MmiraM19

Irene González. La quietud como revuelta

VANESSA H. SÁNCHEZ mirando a IRENE GONZÁLEZ

En estos cinco años que conozco la obra de Irene González (Granada 1988), he oido mucho hablar de ella y he leído textos que resurgen de cada una de las series, que en este tiempo, la artista ha ido produciendo. Una unión de palabras y frases en búsqueda de ahondar cual es la naturaleza de su dibujo, donde reside su imaginario tan característico, ese círculo de repetición donde Irene González acude una y otra vez. Pero lo más curioso de todo es que ella nunca ha desvelado esa intimidad si no, todo lo contrario, nos habla de el tema mas notorio, el de las niñas, como un elemento que no tiene que ver con su infancia ni con la infancia en general, si no como soporte a una sensación o intimidad o un silencio, donde necesita la presencia física de una figura pero buscando la neutralidad de esta, menos cargada de experiencias donde la información que representa es mas universal.

© Irene González | Vanessa H. Sánchez | Mujeres Mirando Mujeres | Presentaciones | MmiraM19

No dirige su dibujo hacia una narración concreta, las historias que se crean con ellas son vistas desde el observador, por su propio reflejo, más bien Irene González libera en sus palabras todo rasgo de cerrar obras que cada vez se ven más en un devenir, en un proceso abierto.

La obra de Irene González engancha a primera vista, la perfección de su dibujo hace que quedes asombrada con sus trazos, sus escalas de grises y sus motivos, pero siempre me lleva mucho más allá. Ella en su obra nos hace percibir una rebelión con la sociedad actual a favor de los tiempos lentos, unos tiempos totalmente en contradicción con la rapidez que se crean y se consumen las imágenes, donde su proceso creativo, tiene mucho que ver con ello.

Un consumo de imágenes diario creando su propio archivo que lo llama “Cita”, este le ayuda para crear esas nuevas falsas realidades, donde a modo de collage construye espacios y personajes que no existen, pero que semejan existir. Tal como George Steiner dice, “toda documentación es cita, ¿qué otros medios de remembranza tenemos?” Irene González conecta la “cita” con el recuerdo, como variaciones de momentos pasados por el filtro de la memoria. Una manera de identificarse con el otro, pero en partes, no con una totalidad.

© Irene González | Vanessa H. Sánchez | Mujeres Mirando Mujeres | Presentaciones | MmiraM19

En su obra hay un amor por el material. Siempre el papel como soporte y el lápiz graso como herramienta, una economía de medios que reivindica, donde la restricción de los materiales le da posibilidades creativas mas amplias, una vuelta a lo esencial y a la inmediatez del dibujo, conectada con el pensamiento a forma de pulsión física, aunque lejos de haber nada inmediato en su obra. Los dibujos de la artista muestran la perfección en el dibujo, y tal como diría en palabras del escritor japonés Jun’ichiro Tanizaki “Basta con que la parte visible esté impecable para que tenga una opinión favorable de lo que no se ve”, donde Irene nos lleva a ese espacio que no se ve, o que deja en penumbra ,con un registro magistral de la luz y las sombras, que juegan un papel fundamental en su trabajo y que introducen elementos temporales que no son evidentes, pero coexisten en cada una de sus obras, donde el tiempo nos configura una narración visual.

© Irene González | Vanessa H. Sánchez | Mujeres Mirando Mujeres | Presentaciones | MmiraM19

Me gustaría destacar proyectos como “Espacios afectivos, zona de ruinas” (2016), donde los encuadres y los negros llegan a un alto nivel de misterio y iniciando su fascinación por la fotografía antigua y el cine, y ese último mucho más evidente en la serie “(des)encuentros” (2017) donde a modo de frame cada uno de los dibujos se disponen en formato fílmico. La última serie que ha presentado “Perserveraciones en la propia memoria”(2018) donde aparece la luz como único elemento, esta vinculada al tiempo y hay una fascinación por la obra de Andrei Tarkovsky, de la que ella a menudo se refiere, donde utiliza esos elemento recurrentes, no como símbolos, si no elementos que son presentes tanto en su vida como en su trabajo, al igual que el cineasta.

No se puede hacer otra cosa que admirar el trabajo de Irene González una lección de tenacidad, compromiso y continuo avance a la investigación, donde el formalismo es uno de sus pilares, situando su dibujo en la contemporaneidad y sus contradicciones. Un alud de referencias que hacen que su obra vaya mucho mas allá de lo estético y ahonde en el pensamiento.

© Irene Gonzáez. WebBio en MMM
Vanessa H. Sánchez. Web. Bio en MMM

Dejar una respuesta