© Eloisa Alquati | Audrey García | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Eloisa Alquati: «Siempre me meto adonde veo que puedo expandir mis limites»

AUDREY GARCÍA mirando a  ELOISA ALQUATI

Eloisa Alquati, nacida en Italia en 1979, es una artista polifacética, cuya formación viene tanto desde la ingeniería como desde el mimo corporal y la danza butoh. Está siempre buscando nuevas maneras de expresarse y eso la llevó a experimentar con varias disciplinas artísticas, como el teatro y la danza.

© Eloisa Alquati | Audrey García | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Arte e Pazzia. Fotografía de Donatella Alquati.

¿Cuándo empezaste a dibujar? ¿Y cuándo decidiste dedicarte al arte?

Dibujo desde muy pequeña, desde que tengo memoria. El dibujo ha sido mi primera forma de expresarme y me ha acompañado a lo largo de la vida. No podía evitar de hacer garabatos sobre cualquier superficie dibujable. He tenido suerte de tener una familia que nunca ha intentado ahogar mis inclinaciones artísticas, aunque no me haya apoyado siempre en mis decisiones y locuras creativas.

Era una niña muy sensible y tenía ideas alternativas que parecían muy raras a los ojos de los demás. Soñaba con ser una artista callejera y de mayor me imaginaba poder viajar por el mundo viviendo de mi arte, sin muchas pretensiones, adaptándome a una vida sencilla pero que me permitiera ser libre. Era mi sueño bohemio. Ahora soy un poquito menos ingenua y romántica pero tampoco he cambiado mucho. Nunca me he imaginado viviendo una vida normativa.

En algún momento quise probarlo igualmente pero no lo aguanté, no era lo mío así que preferí seguir buscando y creando mi camino, escapándome siempre de todo lo que me parecía socialmente esperado y pre-establecido. Ahora, sigo teniendo trabajos ocasionales que me dan lo mínimo necesario para vivir pero estoy feliz, porque tengo tiempo para seguir investigando y experimentando sobre mi misma y sobre la vida.

Diría que nunca decidí dedicarme al arte, sino que simplemente no puedo vivir sin ellA (Arte en italiano es femenino y me cuesta percibir esta palabra de otra forma), sin crear y sin sorprenderme cada día.

© Eloisa Alquati | Audrey García | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Mis Jardines n.6. 2014 Mis Jardines n.3. 2014

En 2013 empezaste la serie erótica “Bees and Butteerflies”, a la vez muy “naive” y muy cruda, que describes en tu Instagram como “Innocent erotic drawings with a twist. Beyond taboos, prohibitions and judgment. Just LOVE as an adults’ game!”. Además de la temática añadiste el reto de trabajar con tu mano izquierda, aunque no estés zurda. ¿Cómo se te ocurrió la idea? A fecha de hoy sigues con el proyecto y creo que has tenido exposiciones incluso. ¡Cuéntanos más!

En 2013 estaba frecuentando un curso de Ilustración en la Escola de la Dona, en Barcelona. El ilustrador Ignasi Blanch era el profesor y un día nos dio como tarea la de ilustrar una obra literaria erótica de nuestra elección. Yo elegí ‘Mallorca’, un cuento de Anais Nin, una mujer que siempre ha sido inspiradora para mí.

© Eloisa Alquati | Audrey García | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Mallorca. 2013.

La temática erótica me atraía, de hecho en mis dibujos a menudo aparecían formas orgánicas y simbólicas de naturaleza sexual o genital, pero me estaba costando encontrar la forma de plasmar esa escena, el descubrimiento del sexo por parte de la protagonista, la pérdida de su inocencia. Todo lo que dibujaba me parecía ya visto y no reflejaba lo que quería expresar.

Mis tentativas me parecían miradas de mirón, en algunos momentos llegaban a ser casi pornográficos, mientras en otros se iban al extremo opuesto, demasiado purificados, castos e idílicos. En ese momento, me vino la idea de probar algo diferente y empecé a dibujar con la mano izquierda y lo que vi me intrigó. Sentí que podía dibujar esa escena quitándome de encima el pudor y el juicio y al mismo tiempo la irregularidad del trazo le hacía parecer a un dibujo infantil, imperfecto pero vivo, verdadero.

A partir de esa primera ilustración “zurda”, me animé a seguir con el experimento y saqué una serie de 40 ilustraciones eróticas, sólo por el gusto de hacerlo. Eran dibujos de vario tipo, donde aparecían escenas de sexo de diferentes géneros, situaciones en solitario, parejas, grupos… La llamé “Love is…” en homenaje a los dibujos de la serie “Love is…” de los años 70, de la artista neozelandesa Kim Groove. Los protagonistas de sus dibujos eran una pareja heterosexual de hippie nudistas, a pesar de ir siempre desnudos las situaciones eran muy castas y se convirtieron en el símbolo del romanticismo, de la felicidad en la monogamia, del deseo de construir un futuro juntos, rodeándose de hijos.

Eran la antítesis de lo que yo sentía y que veía expresado en mis ilustraciones, así que elegí a propósito ese nombre para marcar con ironía la diferencia de perspectiva.  En febrero del 2013 organicé con esa serie mi primera exposición erótica, justo en el día de San Valentín.

Después de entonces, tuve altibajos. Durante tres años quise dedicarme totalmente al teatro y tuve que dejar de lado la ilustración por falta de tiempo y energía. Llevé igualmente mis dibujos eróticos en locales underground de Barcelona, organicé eventos y exposiciones pero estuve dibujando relativamente poco. Aun así, ese proyecto pulsaba, me pedía seguir y crecer. Sentía que era necesario mostrar otras facetas del sexo y del amor, ir más allá de lo convencional, de los estándares, de las imágenes que ofrecía la pornografía y los medias, aunque fueran socialmente aceptadas.

A principio del 2017 decidí retomar el proyecto e ir en serio. Y así creé “Bees and Butterflies”. Mis ilustraciones crecieron y siguen todavía creciendo conmigo. Me interesaba el infinito universo de la sexualidad y de las relaciones, quería profundizar, conocerme y conocer más, para poder ser un medio a través de mis dibujos.

La temática estrictamente sexual del principio se ha ido expandiendo y he empezado a explorar las cuestiones sobre el sexo biológico, la identidad de género, la orientación sexual y la sexualidad. Los protagonistas de mis ilustraciones son seres libres, seres que a veces es imposible poder identificar de forma binaria como hombres o mujeres, o ponerles etiquetas. Represento sobretodo escenas de amor y/o sexo (solos, dúos, tríos, grupos) en relaciones horizontales, libres del sufrimiento del romanticismo, sin tabúes ni machismo.

En el centro están los cuidados (el auto-cuidado y el cuidado de los demás), el cariño, el juego, el respeto mutuo y una comunicación sin violencia. Nos muestran el sexo con naturalidad, como un juego de niños mayores, y nos recuerdan que el mundo está lleno de afectos, que hay un universo que va más allá del mito de la media naranja, aunque el amor de pareja pueda ser igualmente maravilloso. Cada uno tiene la libertad de vivir lo que prefiere y necesita, en cada momento de su vida.

Siento que la creciente necesidad de tener una mayor conciencia y educación sexual es un camino hacia el empoderamiento (para cualquiera, no sólo las mujeres). Romper el tabú sexual, construir nuestra propia sexualidad, conocernos de verdad, es un acto de rebeldía al sistema, en búsqueda de la libertad personal.

He expuesto en diferentes lugares de Barcelona, en varios contextos, underground y más institucionales, hasta en el último Salón Erótico de Barcelona. Fue un verdadero honor poder aportar mi grano de arena y llevar mi visión de la sexualidad en un contexto tan genitalizado, todavía bastante retrógrado y machista.

© Eloisa Alquati | Audrey García | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Genderless Doll. 2017.

Participas en el Prostíbulo Poético, ¿nos puedes comentar un poco de que se trata? ¿Qué importancia tiene el teatro en tu vida?

El Prostíbulo Poético es un burdel de fantasía en el que participo. Es hijo del original ‘Poetry Brothel’ de Nueva York. Nació en Barcelona en el 2011 y está dirigido por la actriz Sonia Barba, “Madame” de este burdel imaginario. Se trata de un colectivo multidisciplinario compuesto por poetas, músicos y artistas. Bajo la apariencia de un burdel del principio del siglo pasado, los espectáculos del Prostíbulo Poético son en realidad performance íntimas entre los artistas (que se presentan como putas y putos) y los clientes.

Los privados de este burdel especial no son de naturaleza sexual, son momentos únicos entre cada artista y su cliente. Todos participamos con un alter ego. Yo me llamo E (絵, es una palabra japonesa que significa “dibujo”), visto un kimono y tengo cara pintada de blanco, como una especie de geisha rara, con un pasado tormentoso. Soy ‘puta dibujante’ y en mis privados, con mi mano izquierda trazo sobre el papel las fantasías, sueños o recuerdos eróticos que me confían mis clientes. Son momentos muy especiales que a veces llegan a convertirse en verdaderos actos psicomágicos.

© Eloisa Alquati | Audrey García | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

E pintando a Shhh (Prostíbulo Poético) Fotografía de Blue Tomato Photos 2017
E Fotografía de Carles Mercader

El ‘Libro Rojo’ es la publicación anual del Prostíbulo Poético donde se recogen los mejores poemas de cada participante y donde se publican también algunas de mis ilustraciones eróticas ‘Bees and Butterflies’.

© Eloisa Alcuati | Audrey García | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Bees and Butterflies en el Libro Rojo vol.

Me encanta disfrazarme, cambiar de piel y poder dar espacio a otras facetas de mí. Será porque tengo cuatro nombres, pero me he sentido siempre con ganas y necesidad de vivir más vidas a la vez. El teatro me da la oportunidad de jugar a transformarme, me ofrece este espacio donde poder crear con todo mi ser y sacar a la luz los personajes que llevo dentro. Igualmente, no ha sido fácil atreverme a subir a un escenario. Conviven al mismo tiempo en mí la necesidad muy fuerte de ser vista y jugar sin juicio y el miedo a que se me vea, una vergüenza ancestral que me ha ahogado y bloqueado en varios momentos de mi vida.

Puedo tener el don de la invisibilidad y desaparecer, si me concentro lo suficiente en eso. Pero siempre me meto adonde veo que puedo expandir mis limites, así que el teatro ha sido a la vez una pasión, una terapia y un reto, un enorme reto que me ha ayudado en creer más en mi misma, a lograr callar los pensamientos negativos y falsas creencias sobre mí y ganarle a la vergüenza.

Querer brillar y vivir plenamente como mujer y – antes de todo – como ser humano libre, me ha llevado a transitar entre mis limitaciones, y a darme cuenta de que algunas no eran mías sino herencia de mi género, de madre en madre, de mujer a mujer.

© Eloisa Alquati | Audrey García | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Anna Cappelli. Fotografía de Davide Perollo. 2016

Una de las piezas que he creado en estos años, por ejemplo, se llama ‘Costuras’. Es una obra íntima y poética, nacida desde la necesidad de dar voz a un malestar personal con respeto a la expectativa y a la presión social sobre la cuestión de la maternidad. Nunca me he imaginado con barriga, siempre me ha parecido antinatural que eso pudiera pasar a mi cuerpo.

Elijo no ser madre, pero parece que gran parte del mundo quiera convencerme que eso no esté bien, que no sea natural y que algún día me vaya a arrepentir de no haberlo vivido. ¿Me quedaré sola y triste, sin nadie que me visite? No creo. Aun así, que sea lo que sea, estoy preparada para eso… y sigo queriendo elegir ser madre de mi misma. La única madre que quiero, necesito y puedo ser ahora.

Lanzaste igualmente el proyecto “Labios de papel”, un colectivo de artistas en femenino que lanzaste en marzo 2018. Sabemos que para ti ahora es un proyecto muy importante, así que nos gustaría que lo describas más detallamente.

Organicé el primer espectáculo ‘Labios de Papel’ en Marzo 2018 como evento inaugural de una exposición de mis dibujos ‘Bees and Butterflies’ en la Asociación Cultural RAI, en Barcelona. La propuesta tuvo tanto éxito que nos motivamos a seguir juntas por este camino, con gran entusiasmo. ‘Labios de Papel’ ahora es un grupo, abierto, multidisciplinario y multicultural, de mujeres artistas procedentes de diferentes disciplinas y de varios lugares del mundo.

Somos poetas, actrices, músicas y una ilustradora (que soy yo). Juntas creamos recitales de performance e inmersivos de poemas propios, nacidos desde la esencia femenina, con acompañamiento musical en vivo y dibujo erótico en directo. Todo en femenino. Algunos textos son más eróticos, otros más sensuales, otros sobre lo que vive, siente y desea una mujer.

© Eloisa Alcuati | Audrey García | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Dibujando durante un evento de Labios de Papel. Fotografía de David del Campo. 2018

Nuestros eventos son cambiantes, plasmamos cada espectáculo según el espacio que nos acoge, las posibilidades creativas que nos ofrezca y también escuchando como nos sentimos en ese momento, según el estado de ánimo del grupo, para que cada espectáculo sea siempre nuevo, sincero y lo más íntimo y cercano al público presente.

Nos dirigimos a un público mixto y no necesariamente heterosexual. Para acercarnos aún más a nuestro público, introducimos cada evento creando un momento multisensorial donde nos mezclamos entre la gente y interactuamos con las personas a través de los sentidos. En nuestros espectáculos buscamos un encuentro entre teatro, arte visual y recital poético.

Me gusta definir nuestros eventos como ‘actos íntimos’. Siento que estamos perdiendo los momentos de intimidad verdaderos, estando siempre conectados y alejándonos del disfrute del momento presente, dejando que invaden nuestras vidas y permitiendo que haya siempre una presencia ajena espiándonos.

En nuestros eventos, el público se olvida de lo de afuera y se deja envolver, como en un cálido hechizo, entra en la penumbra de la cueva y vuelve a disfrutar del momento presente, olvidándose de todo lo demás.

Podría definirme como directora y coordinadora del grupo, me ocupo de organizar los eventos, seleccionar los textos, crear una estructura y encontrar un hilo conductor de cada espectáculo, mientras en los ensayos construimos la dramaturgia sonora alrededor de las palabras y del gesto. Aun así, el éxito de ‘Labios de Papel’ reside en la participación de todas, en el deseo de crear juntas, sin que ninguna destaque más de las otras, sino que cada una aporta para el éxito del grupo.

Veo en este proyecto un ejemplo de sororidad femenina, de apoyo y cooperación sincera entre mujeres, además que una herramienta de empoderamiento. Por eso, siento que es tan importante.

© Eloisa Alquati | Audrey García | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Labios de Papel. Fotografía de David del Campo. 2018

Como mujer y como artista, ¿llegaste a sentirte excluida y/o discriminada por ser mujer?

No tengo recuerdos de haber sufrido duros momentos de discriminación evidente en ámbito artístico, pero también soy consciente de haberme movido hasta ahora en ámbitos seguros. Lo cierto es que la educación recibida siendo mujer me ha marcado mucho la autoestima, también a nivel artístico. Me han dicho en varias ocasiones que si ya era guapa no podía pretender también ser buena en algo.

Me han hecho creer que lo que crean las mujeres tiene menor valor artístico, porque está más cercano a la artesanía que al arte verdadero. También me han enseñado que las mujeres tienen menos que decir, ya que sus vidas son menos interesantes y ellas menos atrevidas. El trabajo para creer en mi misma es constante y diario, para atreverme, sentirme capaz, merecedora de éxito, permitirme poder brillar con mis dones y poder seguir viviendo la vida que quiero.

© Eloisa Alquati | Audrey García | Mujeres Mirando Mujeres | MmiraM19

Costuras. Fotografia de Ulises Fontana. 2015

¡Muchas gracias Eloisa!

Audrey García.WebBio en MMM
© Eloisa Alquati. WebBio en MMM

Dejar una respuesta