Claudia Casarino: “Mi trabajo es siempre instintivo”



Mila Abadía MIRANDO a Claudia Casarino


 

Aunque conocía la obra de Claudia Casarino hace tiempo, no ha sido hasta hace poco, a raíz de su exposición en el CAAM cuando me detuve en ella con calma.

Casarino desarrolla su obra en torno a temas de género e identidad, usa su cuerpo como espacio de representación con el textil como objeto y sujeto omnipresente. La fotografía, y la fotoperformance son las primeras herramientas que utiliza, aunque será la instalación la que se convertirá en su principal vía de expresión. Y es precisamente con ese medio, con el que mejor consigue interpretar el universo de la mujer como transformadora social.

© Claudia Casarino | Mila Abadía | Entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

Después de vos, 2008

Utilizar la vestimenta como sustituto del cuerpo la lleva, no solo a metaforizar el uso del cuerpo, sino también a descubrir las imposiciones con las que convivimos las mujeres, el papel que se nos atribuye o la imagen que se pretende representemos socialmente.

Claudia Casarino nos enfrenta a la violencia sobre la mujer, no solo la física, sino a los diversos tipos a los que es sometida, violencia económica, violencia institucional, violencia normativa… La migración y concretamente la mujer migrante, doblemente oprimida y explotada es otra de esas realidades, en este sentido, su obra conlleva una parte biográfica que no se puede pasar por alto, la práctica totalidad de las mujeres de su familia han sido migrantes a lo largo de las últimas décadas.

© Claudia Casarino | Mila Abadía | Entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

Puente Kyha, 2013

Tu trabajo creativo tiene mucho que ver con tus orígenes, el contexto en el que creciste, la historia de migración de las mujeres de tu familia… ¿cómo has integrado todas esas circunstancias en tu obra?

Aunque resulte un tanto sorprendente, mi trabajo es siempre instintivo. Las imágenes se van formando, las voy dibujando al leer (por ello la mayoría de mis libros contienen los bocetos de mis obras), lo cual solo implica que lo que he vivido, leído, reflexionado sale a la superficie una vez terminada la pieza. No me planteo: bueno, ahora quiero trabajar sobre tal tema y voy a desarrollarlo de manera objetual, sino que los temas de los cuales hablo están tan íntimamente ligados a quien soy, que es de lo que puedo hablar.

¿Qué te lleva a desarrollar tu creación a través del vestido? ¿cómo llegas de la fotoperformance de tus inicios al textil?

En realidad, lo primero que hice fue fotoperformance, en el año 98. Fue mi primera obra, en la cual me presentaba desnuda y con tres metros de altura. Necesité la ropa para silenciar ese primer grito. Para seguir hablando del cuerpo desde otro lugar, porque esa primera experiencia resultó demasiado desgarradora. Visceral, me lancé a un lenguaje que no pude sostener porque mi coyuntura emocional no me lo permitió. Encontré que a través de la ropa podía hablar con elocuencia de las mujeres y de muchos otros temas que me convocan.

© Claudia Casarino | Mila Abadía | Entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

Pynandi (Ni puta ni diosa ni reina), 2010

¿Cómo es tu proceso creativo? ¿partes del concepto para llegar a la práctica creativa o se impone la materia y luego llega el discurso?

Como te mencionaba, las imágenes aparecen en cualquier momento. No hago trabajo de gabinete. No me siento a dibujar buscando ideas. De lo que quiero hablar está muy claro para mi y es sobre lo cual reflexiono, leo y discuto todo el día. Tampoco hago trabajo de taller o estudio. La obra aparece en un semáforo, en el supermercado o mirando un partido de fútbol de los niños. Es siempre desde mi cotidianeidad.

Una vez que la pieza cobra forma le voy restando. Le quito elementos, le quito materia, la limpio hasta llegar a una forma económica, pero clara.

Utilizas materiales tan significativos como el tul ¿hay alguno en especial que te genere más creatividad o una mayor explosión de sentimientos? ¿en qué te basas para elegir uno u otro?

El tul me resulta extremadamente elocuente. Es un tejido usado para tantos ritos en occidente, que sus interpretaciones pueden ser diversas, pero contundentes.

© Claudia Casarino | Mila Abadía | Entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

Apyte Ao, 2011

Tu obra está marcada por el compromiso respecto a temas sociales ¿Cuándo y cómo llegas a posicionarte como artista política?

No fue una opción. Siempre fui política. Cuando niña decía que quería estudiar Ciencias Políticas y era un tema que hablaba siempre con mi padre. Él desde chica me mostró la obra de Rafael Barret. Un intelectual anarquista español que se exilió en Paraguay a principios del Siglo XX. La forma en que Barret describió la realidad del hombre paraguayo me movilizó desde siempre. Además de que cuando fue el golpe de estado a la dictadura yo tenía 14 años y es algo que me marcó profundamente.

Ironías del destino. La familia de mi marido es la actual propietaria de la casa donde Barret vivió a su llegada al Paraguay.

En tu creación reflejas tu postura ante la sociedad y lo haces desde una posición crítica ¿crees que el o la artista tiene una especial responsabilidad en lo tocante a la crítica social? ¿Debe ser siempre el arte generador de pensamiento crítico?

Personalmente si. Es mi postura como artista. Pero quiero hacer énfasis en “personalmente”. No creo que todo artista deba ser político, solo que yo no encuentro otra forma de hacerlo. Es para lo que lo hago.

© Claudia Casarino | Mila Abadía | Entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

Uniforme, 2008

Es evidente que seguimos viviendo en una cultura patriarcal en la que se continúa devaluando y ninguneando a las artistas, aún cuando últimamente parece que hay un cierto renacer de la lucha feminista ¿cómo estás viviendo tu este cambio en la postura de muchas mujeres dentro y fuera del mundo del arte?

No me ha tocado vivir en el campo del arte ningún tipo de discriminación de género. Tampoco he sufrido de acoso. Paraguay no es el panorama ideal para las artes visuales, pero es probablemente uno de los pocos espacios donde en una sociedad absolutamente machista, no he conocido hechos de violencia o acoso. Puede que los haya, pero yo no los he oído ni vivido.

En otros ámbitos Paraguay está aplazado, atrasado, desbordado. Es uno de los pocos países que no ha suscrito a la ley contra todo tipo de discriminación, con un altísimo índice de femicidios y violencia contra niñas y mujeres. La participación de la mujer en política es también exigua.

© Claudia Casarino | Mila Abadía | Entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

Cariátides (Con Apyte Ao:Sin Apyte Ao), 2013


© Claudia Casarino | Mila Abadía | Entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

Cariátides (Con Apyte Ao:Sin Apyte Ao), 2013

¿En qué situación crees que se encuentra la mujer dentro del sistema del arte a nivel internacional?

A nivel internacional bordea lo vergonzoso, con una muy menor participación de mujeres en relación a los hombres en colecciones, bienales, exposiciones de gran escala y puestos directivos en instituciones publicas y privadas.

Y para terminar, cuéntanos ¿qué mujeres artistas han sido referentes en tu creación?

El primer nombre que me viene en mente es el de la fotógrafa y antropóloga mexicana Luz María Gordillo. Fui su asistente en la ciudad de Nueva York, en mi segundo año de universidad y ella guio mis primeras lecturas hacia cuestiones de género y política.

Mujeres cuya obra es parámetro para mi son Doris Salcedo, Shirin Neshat, Graciela Sacco, Cindy Sherman, Ana Mendieta y Liliana Porter.

© Claudia Casarino | Mila Abadía | Entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

Trastornos del sueño, 2011

© Claudia Casarino | Mila Abadía | Entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

La isla, 2017

© Claudia Casarino | Mila Abadía | Entrevistas | Mujeres Mirando Mujeres | MMM18

El abrazo., 2017

Claudia Casarino. Web
Mila Abadía. Web