Berta Delgado. La disciplina artística como extensión del propio cuerpo



Teresa Miquel Sellés MIRANDO a Berta Delgado


 

Hace ya bastantes años que sigo el trabajo de Berta Delgado. Al principio me llamó mucho la atención lo que hacía con LRM Performance. Era (es) una mezcla de muchas disciplinas que me encantan y que combina a la perfección. Después he seguido otros de sus proyectos.

Mi admiración se confirmó al conocerla en persona hace unos años, en Madrid. Como las personas grandes de verdad, es cercana y dispuesta a colaborar siempre.

Una de mis ilusiones es poder ver su trabajo en mi islita. Espero que esta ilusión se cumpla pronto.

En tu vida artística incluyes varias y variadas disciplinas. ¿Puedes hablarnos un poco de todas ellas?

Que me interesen tantas disciplinas tiene que ver con mi ambiente familiar. Mi padre, Alfredo Delgado, tuvo una agencia de publicidad propia durante 25 años y he aprendido mucho viéndole trabajar; era sorprendente todo lo que podía hacer: diseño gráfico, packaging, fotografía, dibujo, diseño web, diseño de stands, de mobiliario, diseño de marcas, edición… y lo que necesitara para un trabajo y no supiera lo aprendía de manera autodidacta. Él ha sido siempre interdisciplinar, antes de que la palabra de pusiera de moda.

Yo ahora veo cada disciplina como una extensión de un mismo cuerpo, o un cuerpo con distintas facetas.

He trabajado en muchas áreas: dibujo, pintura, fotografía, escenografía, escultura, videoarte y diseño de vestuario, incluso actriz. En general cuando necesito hacer algo en un área que desconozco me pongo a probar y a estudiar.

El dibujo siempre ha estado presente, he dibujado muchísimo durante años y ahora también lo utilizo. Para mi, además de su valor por sí mismo, tiene una función muy importante para entender la forma y las proporciones, siempre he pensado que hasta que no dibujas no entiendes realmente lo que tienes delante. Ocurre, de manera contradictoria, que no siempre todo lo que dibujas funciona después en la realidad, porque el dibujo tiene sus propios códigos: puedes dibujar una forma que construida con un material no será igual que el boceto original, te acabará dando siempre otra sensación. Ese es el problema que veo en arquitectura, por ejemplo.

El volumen es sólido, y el material con que se construye es determinante para el acabado.  Qué te deja hacer y que no, cómo incide la luz sobre él, y cómo y en qué contexto lo presentas. La escultura quizás es el área que me resulta más compleja.

La escenografía, el videoarte y el diseño de vestuario (o de prótesis, máscaras, etc. ) son las facetas que más desarrollo con LRM Locus, siempre trabajando en equipo con David Aladro, y aunque él o yo realicemos funciones concretas, ambos tomamos decisiones sobre todos los aspectos del proyecto. Cada video, proyección, estructura o traje están en consonancia con la iluminación, la música y el movimiento en cada escena. El resultado final depende de cómo están encajados todos esos elementos.

© Berta Delgado | Teresa Siluar | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17
La fotografía también es una disciplina que desarrollo en LRM y fuera del colectivo. En ella creo que lo fundamental es especialmente entender cómo funciona la luz y el tiempo, conocer la cámara con la que trabajas. Para mi requiere cierta velocidad e intuición, al menos de la manera en la que trabajo yo. A veces no sé exactamente qué estoy fotografiando, es una composición de formas, de color, de luz… pero sé que hay algo que funciona en ese momento. Luego hay más horas de trabajo detrás en analizar todo lo que has hecho, qué eliges y qué descartas, y la edición de la imagen, si es que la necesita.

Vemos que la fotografía es parte importante en tu vida. No hay muchas mujeres fotógrafas conocidas. ¿De dónde viene tu pasión por este arte?

Como decía antes, dentro de todas las cosas que ha trabajado mi padre está – y destaca especialmente– el hecho de ser fotógrafo. Toda la vida la he visto con diferentes cámaras y he podido ver cómo trabajaba tanto al hacernos fotos familiares como en su agencia. Creo que aprendí viendo sus fotos y probando por mi cuenta.

Siempre me ha gustado la fotografía y estudié la especialidad en Bellas Artes. Allí me influyó mucho Cristina García Rodero, ella fue mi profesora en segundo de carrera y me encantó su forma de pensar y de trabajar. Es una persona muy profesional pero a la vez humilde. Ella tiene claro que la técnica está para servir a un fin concreto y que el encuadre es lo más importante; y que también se pueden hacer buenas fotografías con cámaras sencillas y móviles, ¿por qué no?

No sé si soy “fotógrafa pura” al igual que no soy escenógrafa o diseñadora o lo que sea “pura”; ahí siempre he notado susceptibilidades de fotógrafos con mi trabajo, quizá por corporativismo, al no dedicarme en exclusiva a ello. Tampoco me interesa ser una fotógrafa especialmente “técnica”: si tengo que hacer algo concreto sé cómo hacerlo o lo averiguo, pero no me obsesionan los millones de tipos de cámaras que existen porque al final lo importante es el resultado.

© Berta Delgado | Teresa Siluar | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

Formas parte de Locus-LRM Performance. Hacéis una obra muy poco convencional, mezclando disciplinas como la música, la danza, el teatro, tecnología…  ¿Cómo se os ocurre formar LRM y de dónde sacáis la ideas para vuestros trabajos?

David y yo nos conocimos hace 16 años en el Teatro Albéniz, un lugar especial porque tenían una programación muy abierta, un día veías un concierto de jazz, al día siguiente veías danza contemporánea, otro día una compañía de teatro de la India… esta variedad a la larga ha influido mucho en nuestro trabajo.

En ese momento David estrenaba piezas de música contemporánea y yo estaba terminando la carrera, ambos estábamos un poco cansados de los tópicos de nuestras disciplinas, que tienden a ser muy cerradas (las artes plásticas se interesan poco por la música y viceversa). Comenzamos a trabajar conjuntamente haciendo pequeñas piezas de videoarte e improvisaciones de electroacústica y dibujo con paleta gráfica. Después de presentar “Lugar, Roce, Momento” (de ahí “LRM”) en Matadero Madrid en 2007 –una obra que incluía pantallas de proyección, iluminación, movimientos y sombras – nos decidimos a pensar aún más en el espacio, a integrar más elementos de movimiento y estructuras, e intérpretes de movimiento adicionales. Poco a poco se fueron haciendo más complejos los proyectos.

© Berta Delgado | Teresa Siluar | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

La manera que tenemos de trabajar es muy formal y abstracta: a veces creamos estructuras y prótesis y vemos cómo funcionan con la música y la iluminación, y qué movimientos nuestros sugieren –o al revés, partimos de la música, o de la luz. Grabamos las pruebas (del último trabajo Kowloon tenemos más de 600 clips grabados durante año y medio). De ahí elegimos lo que más nos interesa y vamos definiendo cada escena. Es un trabajo muy largo porque además de decidir qué incluimos y qué descartamos, hay que pensar técnicamente cómo diseñar las estructuras, qué materiales se utilizan para construirlas y cómo organizar su aparición/desaparición durante el tiempo en el que se desarrolla la performance. Y después hacemos meses de ensayos para conseguir que las escenas se mezclen y fluyan.

 En cada trabajo hay un compendio de muchas referencias, aunque nunca explícitas. Vemos mucho cine de autor, especialmente de directores asiáticos (Tsai Ming-Liang, Koji Morimoto, Apichatpong Weerasethakul) y europeos (Tarkovski, Bela Tarr o Roy Andersson), de ahí y de otros elementos de cultura oriental y occidental tomamos referencias que mezclamos con detalles de nuestro día a día, como por ejemplo el sonido de los pájaros que se escuchan en Usera, las puertas de metal de nuestro estudio o la lluvia en el patio de nuestra casa. Otro ejemplo son los trajes, que mezclan de elementos de armaduras japonesas con los trajes de protección contra el Ébola o con los de apicultores. Buscamos que ninguna de esas referencias sea explícita y que el compendio de todas ellas lleve al espectador a otro lugar.

© Berta Delgado | Teresa Siluar | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

Realmente eres un ejemplo de mujer gran artista y gran trabajadora. ¿Ves tu trabajo bien reconocido y valorado?

Muchas gracias. Por un lado sí veo ese reconocimiento, como es el caso de esta entrevista y de muchos de los artículos de historiadores, críticos y gestores culturales que han venido a ver el trabajo al estudio y han escrito de manera desinteresada sobre nuestro trabajo, o personas que han venido a vernos en un centro de arte o teatro y se acercan a comentar sus impresiones. En ese sentido hay mucha gente que valora lo que hacemos y estamos muy agradecidos.

Donde no siento que esté reconocido es a nivel profesional, es decir, cuando tenemos que tratar con instituciones o programadores. Después de 16 años de trayectoria con LRM y mucha obra realizada nos miran como si acabaramos de empezar, se permiten dudar de nuestra capacidad de trabajo o calidad y pretenden que trabajemos sin una remuneración mínimamente justa o incluso gratis. Y no me refiero a personas que organizan un festival o un comisariado con pocos medios, que suelen ser respetuosos, hablo de esos responsables de museos o centros de arte que cobran mucho por su gestión y mueven mucho dinero público. Por esa razón hemos decidido no presentar el trabajo en condiciones que no sean justas. Consideramos que es lo mejor para nosotros y para toda la profesión. Es una decisión complicada, porque te da mucha menos visibilidad y para los artistas siempre hay mucha presión con “estar presente” en los sitios, pero nos da sensación de honestidad y una independencia muy valiosa. 

© Berta Delgado | Teresa Siluar | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

En particular en España no se valora el trabajo en artes de los profesionales de aquí, siempre ha sido así por desgracia. Crear es algo complejo, tienes que manejar muchos elementos, conocer lo que se ha hecho ya y lo que se está haciendo para encontrar un hueco y aportar algo nuevo. Eso aquí no cuenta, sólo hay reconocimiento cuando te marchas fuera del país; entonces te hacen un poco más de caso, pero a veces ni eso. 

Demostrando que eres una gran trabajadora, también formas parte del equipo de la revista YAN Magazine. Háblanos un poco sobre ella.

En los últimos años me ha interesado el mundo del trabajo en general, no sólo en el entorno cultural, sino en otras profesiones. Se dedica mucho tiempo al trabajo pero realmente nadie habla de él: qué es lo que te lleva a decidirte por una profesión u otra, qué decisiones has tomado en tu vida y qué has cambiado para estar en este momento, dónde quieres ir… 

Comencé a hacer entrevistas y fotografías sobre este tema a diferentes profesionales como contenido para el blog de un cliente, que unos meses después decidió que no quería continuar. Yo creía en la idea, y además tenía pendiente publicar dos entrevistas y para respetar el compromiso que tenía con esas personas decidí abrir la revista. Por otro lado tenía la necesidad de dar difusión a la trayectoria de personas que no son conocidas pero que llevan muchos años trabajando muy bien. Hay algo de buscar cierta justicia social en ello porque en los medios de comunicación -especialmente los grandes- siempre se ve a la misma gente. Ahora en mayo vamos a cumplir dos años y estoy sorprendida de la gran cantidad de gente interesante que está pasando por YanMag, estoy muy contenta. 

© Berta Delgado | Teresa Siluar | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

¿Cómo ves, en general, el presente de la mujer en el Arte? ¿Futuro optimista o pesimista?

Tengo mis dudas sobre las acciones que se están llevando, leo y pienso bastante sobre ello y todavía no encuentro una solución, quizás pasa por atacar cuestiones de fondo, más que superficiales o cosméticas y también por la integración.

Para ser sincera creo que se están creando guetos de mujeres artistas. Y por un lado lo entiendo, porque como no nos dejan entrar en el mundo del arte (las cifras de presencia de mujeres artistas en ARCO son ridículas), nos organizamos por nuestra cuenta: haciendo asociaciones, festivales, conferencias, etc donde sólo aparecen mujeres y ahí es donde ves la gran cantidad de artistas mujeres. Éste es un trabajo muy importante, es un lugar desde el que hacer una presión, tiene un gran valor, pero no llegaremos a ningún lado si no hay hombres vinculados a esta causa. Corremos el riesgo de que lo que cuente para estar ahí sea simplemente ser mujer, y no la calidad del trabajo –éste es el criterio que debería prevalecer siempre seas mujer u hombre–  así que creo que tampoco es una buena solución.

Además tengo la impresión de que las instituciones, museos, ferias o galerías a las que queremos acceder están encantadas de que directamente nos marginemos y nos situemos en otro espacio físico, porque por lo que se ve nos les afecta lo más mínimo. Esta presión no ha cambiado en nada su manera de actuar (véanse esas cifras de ARCO o la escasísima presencia de mujeres artistas en museos). Hay que seguir buscando cómo acceder a esos lugares porque también nos pertenecen como ciudadanas. 

© Berta Delgado | Teresa Siluar | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

También veo estos otros problemas.  Respeto la temática de muchas de las obras de mujeres artistas pero, ¿por qué los medios sólo se fijan en las artistas que tratan problemas de género? Cuando hacen obras de otras temáticas y estilos se busca siempre una relación con el hecho de ser mujer. Parece que la temática de la obra de un hombre puede ser universal, pero la de una mujer siempre hablará sólo sobre nuestro género (como las lecturas que se hacen del trabajo de Cindy Sherman por ejemplo); la simbología (¿por qué todo lo relacionado con las mujeres tiene ese color rosa, la maternidad, lo delicado, el cuerpo femenino…?  reforzamos constantemente los tópicos); el “ombliguismo” del que se peca, al igual que en otros colectivos reivindicativos: ese “sólo me interesa lo que me afecta a mi” – esto es, protestan porque no hay  mujeres artistas pero no se plantean por qué no hay pluralidad en más aspectos: artistas de otras razas (hay muy pocos negros o asiáticos  en arte contemporáneo), de otras edades o de otros estilos; las mujeres que ignoran y explotan a otras mujeres en el mundo del arte –hay muchísimas–  o como decía, las que refuerzan los tópicos y los roles de género. Y eso es justo lo que muchos hombres piensan: que esta lucha, como otras, no va con ellos. 

Pero soy optimista, la presencia de la mujer en todos los ámbitos está siendo reivindicada con fuerza últimamente, hay mucha indignación, surgen debates constantemente y eso significa que algo se está moviendo. 

¿Mejor el ámbito internacional que el nacional?

España está muy estancada, o esa es mi impresión, aunque busca cambiar. Hay un problema generacional y de clases sociales que son las que siguen controlando los recursos y los espacios. Hay una manera de hacer en muchos ámbitos que tiene que cambiar, no se elige al mejor preparado, sino al que viene por contacto familiar o por amistad y por desgracia también se contagia a los nuevos partidos políticos que lo criticaban, eso es muy incoherente y me indigna. Parece que es un bucle del que no sabemos salir o quizás, en el fondo, no se quiere salir.

 Europa creo que no está mucho mejor, es muy reaccionaria y cuando quiere ser crítica con la situación se vuelve cínica, todo son meta-discursos conceptuales, las cosas de las que habla ya no son las que pensábamos, son una reinterpretación rebuscada y aséptica que viene del poder…. y transmite una falta de esperanza tremenda. Veo más frescura y ganas de mejorar en las ideas que surgen en gente joven en la India, Thailandia,  o en Taiwan. 

Muchas gracias Berta por tu tiempo y tu participación en MMM!!

Gracias a vosotras por todo vuestro esfuerzo y darnos espacio!

© Berta Delgado | Teresa Siluar | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17 © Berta Delgado | Teresa Siluar | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

© Berta Delgado | Web

Teresa Miquel | Web

Créditos: Berta Delgado/LRM Locus