Bea Sánchez. Mamá está en el estudio



Natividad Guil Grund MIRANDO a Bea Sánchez

 
Cuando me quedé embarazada tuve sentimientos encontrados. Por un lado era una experiencia excitante pero a la vez aterradora. Estaba muy enfocada en mi carrera profesional con un trabajo que me encantaba y tenía miedo de que después de todo el trabajo duro, la maternidad me alejara de todo eso. Teniendo en cuenta que todavía en España la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 23,25% O que solo un 22% ocupa puestos de dirección en Museos y Centros de Arte, parecen miedos razonables,

Pero entonces mi hijo vino y esa preocupación se disolvió, porque la maternidad ni cambió mi identidad, ni me restó ambición, sino que la reforzó. Por supuesto, ser madre te plantea obstáculos, pero también me hizo más eficiente con mi tiempo, y más motivada.

Entonces ¿De qué manera puede influir en la carrera de una artista convertirse en madre? He encontrado reflexiones muy interesantes en el trabajo de la de la artista Bea Sánchez (Jaen, 1986) que han seguido una línea de investigación precisamente enfocada en qué ocurre cuando una mujer en la actualidad es madre y decide continuar su perfil profesional como artista.

© Bea Sánchez | Nati Guil | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

A real artist, 2015 © Bea Sánchez. Óleo sobre lienzo.

En el caso personal de la artista, comenta que si bien ser mujer no le ha supuesto un obstáculo en su carrera profesional, la maternidad en cambio si lo fue. Aunque ha sido una elección que en última instancia ha enriquecido su vida y carrera, no lo vivo como un obstáculo, sino como circunstancias que me ayudan a priorizar: no puedo supeditar la vida de mi familia a una beca de artista en el extranjero, no puedo dedicar un gran desembolso a un proyecto reduciendo la economía familiar, no puedo tener la misma movilidad para visitar ferias, exposiciones o conferencias. Esta realidad no me atemoriza: temporalmente, mi logística es otra y desde aquí decido dónde quiero entrar y de qué quiero formar parte. Evidentemente no tengo la misma flexibilidad que un artista soltero e independiente. Pero mi vida es plena y por ende puedo aportar conceptos que otro tipo de vida no podría.

Conocí a Bea Sánchez a través de su serie La artista capaz en la que la artista expone con acidez situaciones a las que se enfrentan día a día las artistas emergentes y su papel en el mundo contemporáneo. Para ello utiliza el imaginario de las “cheerleaders” norteamericanas, con las que además establece paralelismos.

© Bea Sánchez | Nati Guil | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

Mamá quiero ser artista. © Bea Sánchez. Óleo sobre tabla.

Su trabajo es principalmente pictóricos, sobre todo con óleo, aunque acostumbra a utilizar también rotuladores y lápices de colores. Además de la pintura y el dibujo trabaja la fotografía intervenida. Mucha de la producción de Bea tiene una clara influencia del arte pop estadounidense que no es inocente, en el que el uso de la imagen y texto da sentido a la obra. En su trabajo hay una investigación sobre tipografía y diseño de los textos, cuyo resultado son imágenes fácilmente reconocibles, cargadas de mensajes agudos a  modo de slogan, que nos llevan a la reflexión.

© Bea Sánchez | Nati Guil | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

Hello Curators. © Bea Sánchez. Lápiz color.

En el caso de la serie Mom is in the studio, un cojín de lactancia bordado se convierte en una pieza artística y un sujetador de lactancia descubriéndose reivindica una imagen más real de la artista. Esta serie surge como una continuación lógica de la serie descrita anteriormente. Si al principio su obra se dirige a empoderar a aquellas artistas que deciden seguir su vocación, ahora lo pasa por un filtro personal, dándole una voz real a ese perfil de mujer artista. “En el ínterin de esta producción, me quedé embarazada por segunda vez, lo que hizo que mi dirección se clarificara y comenzara a trabajar en qué ocurre cuando una mujer está en el arte contemporáneo y además decide continuar su perfil profesional como artista”.

© Bea Sánchez | Nati Guil | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

No se como puedes con todo. © Bea Sánchez

En esta serie hay una reflexión sobre la maternidad, la creatividad y los estereotipos que tenemos en el imaginario de que es un artista. Se espera de las artistas que nuestra producción decrezca o reduzca su impacto creativo  una vez traigamos hijos al mundo. Indefectiblemente, crear una tribu requiere de competencias de organización y logística que reducen tu tiempo eterno y sin compromiso en el taller de antaño, pero tu fuerza ahora es otra y tu capacidad de visualizar lo esencial, aumenta.

Entonces cabría preguntarnos ¿por qué, entonces, este mito de que tener hijos arruina la carrera de una artista femenina, sigue todavía presente? Por ejemplo la artista Marina Abramović, declaró  al diario alemán Der Tagesspiegel: “En mi opinión [tener hijos es] la razón por la cual las mujeres no son tan exitosas como los hombres en el mundo del arte. Hay un montón de mujeres con talento. ¿Por qué los hombres ocupan los puestos importantes? Es sencillo. Amor, familia, hijos, una mujer no quiere sacrificar todo eso”. Estas declaraciones provocaron ira y acalorados debates. Pero ella no es la única artista que ha hecho declaraciones similares. No podemos olvidar a la artista Tracey Emin.

© Bea Sánchez | Nati Guil | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

I have super powers. © Bea Sánchez. Óleo sobre lienzo.

Bien, la idea de que las mujeres deben sacrificar la maternidad por el bien de una “carrera”, es un pensamiento del pasado. Creo que Abramović ha optado por trabajar en un mundo del arte que, donde las jerarquías masculinas determinan que es “éxito” y que es lo que vale o no y que deberíamos ya haber superado. Ese mismo mundo del arte en el que las obras de los artistas masculinos se venden con precios mucho más altos que la obra de las mujeres.

Actualmente Bea está trabajando en la exposición GIRLS JUST WANT TO HAVE ART, El proyecto toma como base el título de la famosa canción de Cyndi Lauper, de 1983, considerada como uno de los himnos feministas. En esta serie las obras tienen un gran contenido tipográfico con letras de canciones de los 70, 80 y 90.  Sigue la línea que la serie Mom is in the studio y aúna música y pintura a través del texto.

Ella lo concibe como un encuentro inspirador para aquellas mujeres que no toman su embarazo como una incapacitación, ni sus hijos como un lastre. Todo ello a ritmo de canciones positivas y mensajes proactivos y motivadores. La exposición surge de la Beca de Creación Daniel Vázquez Díaz y se presentará en la Diputación de Huelva el 3 de mayo de 2017.  Como bonus podéis ver en exclusiva una de la obras de esta serie, que la artista me ha facilitado.

© Bea Sánchez | Nati Guil | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

I Want it All, 2017 © Bea Sánchez. Oleo sobre Lienzo

Según Abramović, ¿hubieran tenido artistas como Bea Sánchez más éxito si hubieran abandonado la vida familiar y se hubieran enfocado sólo en su carrera como artista?, ¿o está perpetuando otro estereotipo del artista como ente solitario, que sufre por la creatividad? Y sin embargo, mientras que los artistas masculinos pueden mantener esa ilusión del solitario creativo y ser al mismo tiempo padres. ¿Por qué a la mujer se le pone a diario en la tesitura de tener que hacer esa elección?. En este sentido me parece muy importante el trabajo y las reflexiones de artistas como Bea Sánchez.

© Bea Sánchez | Nati Guil | Mujeres Mirando Mujeres | MMM17

Don´t stop me Now. © Bea Sánchez. Òleo sobre Lienzo.

© Bea Sánchez | Web

Natividad Guil Grund | Web

 

 

1 – http://www.expansion.com/economia/2017/02/20/58aafb61e2704e33078b464d.html
2 – http://elpais.com/elpais/2013/11/15/media/1384533261_104236.html