© Ana Frechilla | Andrea Martín | Mujeres Mirando Mujeres | VMMM

Ana Frechilla: “La parte vital de mi proceso creativo es investigar”

ANDREA MARTÍN mirando a ANA FRECHILLA

Para Ana Frechilla, creadora y gestora cultural, la fotografía es una herramienta para la transmisión de ideas. Y en su obra queda reflejado.

A través de la imagen, lanza distintos mensajes al público para que éste, de manera crítica, configure su propia idea a través de la mirada y la observación. En sus proyectos se observa un interés por la reflexión y el análisis de su entorno, de las relaciones de poder, la competitividad, el triunfo y el fracaso, el cuerpo y la mente, el diálogo entre la ciudad, sus equipamientos y su población o el consumo de productos mediáticos.

Me gustaría, en este punto, destacar su proyecto “F-22 Raptor”, en el que analiza el concepto de competición, tan arraigado en nuestro imaginario colectivo y asociado a la masculinidad y el poder, a través del deporte. En este caso, el entrenamiento de la gimnasia deportiva es vinculado al entrenamiento militar donde las niñas pasan a ser objetos dirigidos a un fin concreto: el poder y prestigio nacional.

Actualmente se encuentra en pleno desarrollo de su proyecto “Niebla”, ganador de la Beca de Creación Artística de la Fundación Villalar en 2018, en el que indaga en el pasado y el presente de la capital palentina, a través de la fábrica de armas de la ciudad y del universo generado en torno a la misma.

Como compañera en Las que Habitan, no podía dejar pasar la oportunidad de conocerla un poco más y difundir su fantástico trabajo. Hablo con ella sobre su proceso creativo y su obra, pero también sobre otros temas como la precarización del trabajo creativo o la situación de las mujeres en la cultura.

Te inicias en la cultura desde la Historia del arte, para luego ampliar hacia la creación y la gestión cultural ¿Cómo te inclinas en la creación fotográfica como medio de expresión? ¿Qué te hace ampliar conocimientos en torno a la gestión cultural?

Más bien fue al revés, me gradué en fotografía muy jovencita, en la escuela superior de arte Pablo Picasso de A Coruña, después fui a Madrid a seguir estudiando foto. Fue en esta ciudad donde empecé a conocer a muchos y muchas artistas que trabajaban desde diferentes disciplinas. Mi interés por el Arte Contemporáneo y por la Historia del Arte, comenzó aquí. Más tarde, ya acabada la carrera me decidí por un máster de economía de la cultura. Es la otra cara de la moneda y es interesante observar desde ahí.

© Ana Frechilla | Andrea Martín | Mujeres Mirando Mujeres | VMMM

@ Cráneo Perforado I_Niebla ​(work in progress)


Centrándonos en tu perfil más creativo, la fotografía es un medio de gran eficacia para 
explicar nuestro tiempo, entorno y vivencias. Las imágenes en sí mismas son 
de gran importancia en la construcción identitaria y social. ¿Qué supone la fotografía 
para ti?

Supone una herramienta muy útil que yo manejo; y que además se sirve de la luz, cuestión que nunca deja de sorprenderme. Sin embargo, son las ideas y la investigación lo que crea los proyectos, la cámara es solamente un medio.

Se observa en tu obra una importancia en la conceptualización ¿Qué te mueve a crear?¿Cómo definirías tu proceso creativo y conceptual?

Creo que es bueno que las personas definan su posición en el mundo, no a través de etiquetas, si no de actitudes. Yo intento hacerlo a través de lo que creo. No es tanto el concepto aislado como la idea con la que quieres trabajar. Si quieres poder aportar algo, hay que investigar y no quedarse en la superficie. La parte vital de mi proceso creativo es eso, investigar. Y además, lo más divertido.

Las obras fotográficas, como el resto de artes visuales, son obras creadas desde una mirada concreta y destinadas exponerse ante la mirada de otras personas. ¿En el planteamiento de una obra, eres consciente de tu mirada y de la mirada de otro al
observar la obra?

Yo tengo la responsabilidad sobre el mensaje que lanzo con mi obra. Sin embargo, el espectador se supone libre pensador, así que puede interpretar la obra como quiera. Yo siempre hablo desde una posición muy concreta, distinta a la de los otros/otras, así que lógica y afortunadamente, la obra es interpretada por cada persona de manera diferente.

© Ana Frechilla | Andrea Martín | Mujeres Mirando Mujeres | VMMM

© ​Caminos Del Monte El Viejo_1949_Niebla

¿Qué importancia tiene el análisis de la masculinidad y feminidad en tu obra?

No es un tema que yo trate ex profeso en mi obra, sí que me centro en algunos casos concretos como la comunidad de Kabarnet donde intento visibilizar un problema global, como es la violencia contra la mujer, especialmente contra la mujer negra. Mi postura respecto a la masculinidad y la feminidad es que solamente la definición de género es algo discriminatorio. Una persona puede sentirse mujer siendo hombre o viceversa. Cada ser humano es de una manera pero crece condicionado por construcciones sociales repletas de etiquetas relativas al color de la piel, identidad, orientación sexual o género, siempre intentando definir lo que es o no es normal, identificando normal con bueno. Y esto no me gusta. No es lo que yo identifico con ser libre y creo que esas categorizaciones tienen que ver con muchos de los problemas de violencia e injusticia que hay actualmente.

© Ana Frechilla | Andrea Martín | Mujeres Mirando Mujeres | VMMM

En tu último proyecto “Niebla”, becado por la Fundación Villalar, investigas el pasado y presente de la capital palentina, a través de la fábrica de armas de la ciudad y del universo generado en torno a la misma. ¿Cómo está siendo el proceso de creación e investigación? ¿Qué tipo de lenguaje o narración empleas y por qué?

Ha sido un año muy interesante para mí porque se me ha permitido investigar en cuestiones que tenía en la mente desde hacía años pero nunca había desarrollado. La metodología que estoy usando tiene que ver con los testimonios de la gente y los testimonios gráficos que se tomaron en su día y que para mí son tesoros.

Para articular el proyecto utilizo una serie de pies de foto pertenecientes a un álbum realizado por el fotógrafo oficial de Franco, Campúa. En este reportaje se narra todo el proceso de producción de la munición, un día cualquiera del año 38. Mi proyecto arranca con la última imagen de Campúa: las balas dispuestas en cajas para ir a parar a los parques del frente. La fábrica de armas se trasladó a Palencia por motivo de la Guerra Civil, fue una fábrica activa durante ese periodo. Aún así, es la fábrica más querida de la ciudad y sigue activa hoy en día. Creo que esto es algo digno de reflexión.

En otro de tus proyectos, “F-22 RAPTOR”, desarrollas conceptos de poder a través de la relación visual entre los “cuerpos” de aviación militar y las gimnastas femeninas que a través de la violencia y sufrimiento del cuerpo y mente consiguen triunfos a costa de su propia derrota. Cuerpos educados en la rivalidad, el esfuerzo intenso y la competitividad como valores del Estado-nación (el deporte como continuación de la guerra y de la política). ¿Cómo ha sido la realización de este proyecto?

Cuando comencé a visitar sesiones de entrenamiento de distintos deportes de competición, lo que más me llamó la atención fue la férrea disciplina de las niñas de gimnasia rítmica. Les exigen un exagerado control de su cuerpo desde muy pequeñas, me impresionó mucho su posición ante la cámara. Los niños, afortunadamente, son indisciplinados por naturaleza y lo raro es que actúen de forma tan ortodoxa delante de una desconocida que les toma fotos. Era maravilloso ver cómo ellas mismas configuraban mi foto, pero a la vez, me asustaba. Su rendimiento, su triunfo o su fracaso no es para ellas sino para la bandera a la que representan. Su cuerpo y su mente son usados para competir en una lucha de poderes, una lucha simbólica y “pacífica” entre naciones. De la misma forma, las exhibiciones aéreas militares aúnan también una exaltación de fuerza ya que muestran la capacidad militar de dicho estado.

© Ana Frechilla | Andrea Martín | Mujeres Mirando Mujeres | VMMM

© ​SinTítulo_F 22 Raptor (2015)

Hace unos años, en un viaje a Kenya aprovechaste para realizar una serie de
fotografías donde muestras otra cultura más allá de la occidental así el papel de la
mujer y los nuevos movimientos feministas en el país. ¿Qué quieres trasmitir con el
proyecto “God bless you!”?

God Bless You! es el resultado de un viaje que fue importante para mí. Fue un viaje físico, muy largo y duro en ocasiones, pero también fue un viaje mental en el que aprendí muchas cosas. Fui con mi amiga Eva, las dos solas, mochila a la espalda, de una forma casi ingenua. Kenya es un país complejo, tiene una naturaleza salvaje que te enamora pero también tiene muchos problemas sociales, entre ellos una inseguridad tremenda para las mujeres. Acoso, violaciones, golpes, VIH… complicado de resumir en pocas líneas. Cuando nos instalamos en la comunidad, en lo alto del Rift Valley, rápido me di cuenta de que allí quien gestionaba todo, eran ellas. Por gestionar me refiero a criar a los niños, propios y huérfanos, atenderlos, ir a por leña, coser para ganar dinero para comprar comida, reparto de cosecha, gestionar ventas de prendas confeccionadas con tela swahili para el extranjero…todo! Sobra decir que allí la vida no es fácil, no hay lavadora, no hay pañales, no hay duchas, no hay cocina eléctrica, ni tan siquiera de gas. Esas mujeres heroicas luchan contra viento y marea para levantar una comunidad y educar a unos niños en la igualdad. Sin embargo, siguen siendo violadas, apaleadas y esquilmadas cada vez que toca. Eso se me grabó a fuego.

© Ana Frechilla | Andrea Martín | Mujeres Mirando Mujeres | VMMM

© ​SinTítulo_God Bless You! (2014)

¿Quiénes han sido tus referentes? ¿Y qué fotógrafas actuales nos recomiendas seguir la pista?

Referentes hay muchos y muchas, hay un aprendizaje continuo o por lo menos, siempre debe haberlo. Alguien a quien siempre tengo presente es a Francisco de Goya, su obra siempre me ayuda. El romanticismo alemán o la pintura holandesa de marina del siglo XVII también me fascina. La obra de Jean-Michel Basquiat me resulta muy importante por la forma en que sacude la Historia del Arte. O las fotografías de Tina Modotti, prístinas y honestas. No sé, podría decir decenas.

Para seguir la pista, Florencia Rojas y Mar Martín, fotógrafas de mi generación con un trabajo constante y muy coherente que ya está dando que hablar.

En la historia del arte la mujer ha sido invisibilizada de forma sistemática, no se nos ha nombrado, no se nos ha valorado. ¿Y actualmente? ¿Cómo ves la situación de la
mujer en la cultura?

A pesar de que las cosas están cambiando, la mujer siempre, como tú bien has dicho, ha estado y sigue estando excluida. Creo que desde pequeñitas se nos asignan roles y el de la creatividad parece reservado para los hombres mientras que a nosotras se nos asignan tareas enfocadas a la protección o al cuidado del resto. Obviamente, padecemos y padeceremos los problemas que no se soluciones de raíz. El feminismo debería estar en los programas educativos desde la guardería.

© Ana Frechilla | Andrea Martín | Mujeres Mirando Mujeres | VMMM

© ​SinTítulo_La Elocuencia Del Poder (work in progress)

Para iniciar el cambio de rumbo, para que las mujeres recuperemos nuestro lugar en el mundo de la cultura… ¿crees que es necesaria la incorporación de la perspectiva de género en el desarrollo de proyectos artísticos o culturales?

Creo que sobre todo debería enfocarse en la educación de los y las más pequeñas. La cultura debería ser mucho más libre sin necesidad de centrarse en cuestiones de cuotas. Sin embargo, como no existe esa igualdad y los proyectos educativos no se centran en ello, los proyectos culturales deben procurar cubrir esa desigualdad teniendo en cuenta una perspectiva de género.

¿Crees que nuestra responsabilidad en la gestión y la creación es utilizar el arte como otra herramienta más para lograr el cambio?

Creo que el arte es una herramienta muy útil para hablar sobre estas cuestiones pero el cambio debe venir desde la educación.

© Ana Frechilla | Andrea Martín | Mujeres Mirando Mujeres | VMMM

© ​SinTítulo_F 22Raptor (2015)

Remedios Zafra refleja en su libro “El Entusiasmo” la precariedad profesional y
económica existente en los trabajos creativos y culturales, así como esa
 autoexplotación a la que nos exponemos en la era digital. ¿Cómo es tu caso? ¿Vives
de la creación y la cultura?

La figura del artista en España es inexistente a nivel laboral. Es un trabajo totalmente precario del que pocos pueden vivir. La consecuencia es que para poder hacer arte tienes que hacer otras cosas y esto provoca que no puedas centrarte en lo que de verdad te interesa. Yo hago muchas más cosas de las que debería hacer pero no me queda otro remedio¿De dónde saco el tiempo? de la hora de dormir, de la hora de comer, de la hora de divertirme..

Para terminar… ¿dónde podemos ver tus fotografías y cuáles son tus próximos
proyectos?

En mi web www.anafrechilla.com se pueden ver mis proyectos. De momento, continúo trabajando en Niebla.

Muchas gracias Ana por acompañarme en esta V Edición de Mujeres Mirando
 Mujeres, gracias por tu energía y creación.

Andrea Martín. WebBio en MMM
© Ana Frechilla. WebBio en MMM

Imagen descatada: © ​Hermanos_Niebla ​(work in progress)

Dejar una respuesta