Sara Torres Sifón presenta Woman Art House


Woman Art House:
Reivindicando el papel de la mujer artista

 

Aún queda mucho trabajo por hacer para que una mujer artista sea la estrella de la colección de un museo, ya sea nacional o internacional. Lejos de esta utopía, ni siquiera encontramos en los principales museos españoles un espacio expositivo suficiente dedicado a mujeres creadoras. En muchas ocasiones, a pesar de contar con piezas disponibles de creadoras de máxima calidad, muy pocas están expuestas de manera permanente, quedando relegadas a los almacenes y con suerte siendo exhibidas en alguna exposición temporal.

La ocultación de las mujeres artistas sigue dominando, a la poca representación en museos, ferias de arte… se suma la nula presencia en los manuales con los que mi generación estudió Historia del Arte… y la inexistente alusión a sus nombres en las aulas… Ni siquiera esta situación mejora en la cuna del movimiento feminista en el arte. En EEUU se realizó un experimento a las puertas del Museo Whitney y del Museo de Arte Moderno de San Francisco donde se preguntaba a los visitantes por el nombre de tres artistas mujeres. ¡Sorpresa! Nadie era capaz de nombrar a ninguna, miento a alguien le sonaba una tal Frida. El problema como expuso Lynn Hershman Leeson es que “No estamos hablando de una parte de la historia que ha sido borrada, sino de una de la que ni siquiera se ha escrito”

Sara Torres Sifón | Woman Art House | Proyectos Invitados |Mujeres Mirando Mujeres

Vista de sala Guerrilla Girls Matadero. Imagen de Mari Fuentes

Emma Trinidad explica: “La Historia del Arte tiene mucha responsabilidad en cómo se ha venido representando a las mujeres en la cultura visual, al fin y al cabo transmisora de conocimiento, imponiendo unos roles pasivos, sumisos, decorativos, cosificados.

Mujeres violadas, secuestradas y asesinadas; mujeres sometidas y violentadas; mujeres fatales. Cándidas madonnas o mujeres fatales. Nunca creadoras. La mujer en la historia del arte ha sido (re)presentada por otros y muy excepcionalmente por nosotras mismas. Las feministas (activistas, artistas, comisarias, historiadoras) de los 70s del siglo XX empezaron a poner en peligro ese canon y por tanto el discurso dominante. Desde entonces viene siendo pertinente repensar críticamente en estas cuestiones desde una metodología feminista.

Por su parte Isabel González cuenta: “Siempre me pregunté porqué no había mujeres artistas, o al menos porqué no se enseñaban en los institutos ni en las facultades, incluso llegué a pensar que no habían existido artistas a lo largo de la Historia. No fue hasta los últimos años de carrera cuando empecé a repensar e indagar con perspectiva de género en cómo se había construido la Historia del Arte y a darme cuenta del porqué de la falta de mujeres en el relato canónico. Desde entonces, me interesé por descubrir la otra parte de la historia que todavía quedaba por contar, y fue así cómo descubrí una infinidad de nombres que no habían sido incluidos dentro de la nómina de artistas y por las que, desde luego, había que hacer algo.” Naiara Valdano añade: “¿Cómo era posible que algunos de los manuales más destacables y usados durante la carrera hablaran tan poco de las mujeres artistas? ¿Cómo podía ser que el trabajo de estas fuera tan marginado, relegado y olvidado?

No nos engañemos: la marginación de las mujeres artistas a lo largo de la historia no es una cuestión de calidad. La razón ha sido la cantidad de obstáculos con la que estas se han encontrado a lo largo de su carrera: galerías de arte que apartan la cara, jurados que dan más premios a nombres masculinos o museos que exhiben sobre todo el trabajo de ellos.

Aunque existe un gran número de mujeres que conquistan las facultades y estudian Bellas Artes, estas sufren un techo de cristal que parece impedir que sean reconocidas.” Isabel González argumenta que: “Ahora es el momento de re-construir una genealogía de artistas, y devolverles el lugar que merecen en la historiografía del arte.” Ya que como concluye Emma Trinidad: “Nunca en la historia hubo tantas mujeres hablando de mujeres como ahora mismo. Como historiadoras del arte, críticas de arte o curadoras tenemos la responsabilidad de escribir una historia en la que estemos incluidas. No se trata de visibilidad, sino de sororidad.”

Logo del proyecto Woman Art House

Logo del proyecto Woman Art House

Ante la necesidad de poner en valor el trabajo de las artistas silenciadas, olvidadas, escondidas por una sociedad que condena a las mujeres solo por el hecho de serlo, pusimos en marcha el proyecto “Woman Art House”. El pasado mes de octubre nos unimos Emma Trinidad, Isabel González, Naiara Valdano y yo misma (Sara Torres) para sacar adelante una iniciativa en la que cada semana se pone de relieve y se da protagonismo a una de estas mujeres. Cada lunes una de nosotras presenta a una artista que, desde nuestras diferentes perspectivas, nos parece especialmente interesante y/o nos ha  nfluido de alguna manera.

Es importante remarcar que reivindicamos el papel de la creadora, basándonos en su formación y trayectoria artística y alejándonos de sus relaciones personales. Nosotras no presentamos musas, mostramos a artistas totales. La manera en la que lo hacemos es inusual, el camino comienza en Twitter, donde cada lunes lanzamos un hilo en el que una artista es protagonista. Lo hacemos de esta manera para acercarnos a todo usuario de la red social que quiera leernos, no cerramos puertas a nadie, y estamos abiertas a dialogar y a reflexionar juntos. Para unirte al debate puedes buscar el hashtag #womanarthouse y seguir el proyecto. ¡Te esperamos!

Si estáis interesadas en las artistas de las que ya hemos hablado podéis encontrar el contenido a manera de recopilatorio en la web del proyecto Woman Art House y en la revista digital PAC Plataforma de Arte Contemporáneo.